¿Interesa el cine español?

¿Interesa el cine español?
4 de febrero, 2009

La gala del cine español en la que se entregan los Goya reúnen cada año a lo mejor del celuloíde de nuestro país. Una gran ocasión para tirar balones fuera y echar la culpa de los problemas de nuestro cine a las descargas en Internet. Tanto la directora de la Academia de Cine como el Ministro de Cultura aseguraron que la red de redes se está convirtiendo en uno de los principales enemigos del cine español.

 

Tenemos que seguir peleando para que las descargas ilegales no nos hagan desaparecer, para que nuestros administradores comprendan que en el negocio de la red no pueden ganar sólo las operadoras de ADSL, mientras quienes proporcionamos los contenidos, perdemos“, dijo la presidenta de la Academia de Cine, Ángeles Gónzales-Sinde durante la entrega de Premios Goya, según recoge Soitu. Sin embargo, ¿es Internet el verdadero problema del cine español?.

 

 

Ir al cine y encontrar una película made in Spain de buena calidad es un lujo con el que, desgraciadamente, no nos encontramos todos los días. Sin embargo, a las personalidades del cine español les faltó tiempo para, durante la Gala de los Goya del pasado domingo, criticar las descargas de películas en Internet. Tanto la presidenta de la Academia de Cine como el Ministro de Cultura, César Antonio Molina, hicieron referencia a la piratería que, según ellos, ha generado la crisis del cine español. Sin embargo, existen muchas más razones por las que el cine español no está atravesando su mejor momento.

 

En primer lugar su calidad cada día es más cuestionable. Ni siquiera las películas de reconocido prestigio del cine español  se pueden comparar con el cine norteamericano que, dicho sea de paso, también hace filmes dignos de cualquier vertedero. Sin embargo, salvo raras excepciones en el panorama actual del cine español no hay una película digna de alabar. Puede que por ello los ciudadanos prefieran gastar el dinero en otras actividades.

 

Pero no es la única razón. El precio de una entrada de cine es tan sumamente alto que ir a ver una película se ha convertido en un ejercicio de ricos. Pagar más de 6 euros por ver un largometraje es un precio suficientemente elevado como para que el usuario se cuestione qué tipo de película va a ir a ver. En consecuencia, no es de extrañar que muchas personas decidan descargarse una película antes que pagar semejante barbaridad.

 

¿Existen soluciones?

 

La solución a este problema puede estar justamente donde la presidenta de la Academia de Cine y el Ministro de Cultura ven ese mismo problema, en Internet.  Es verdad que descargarse una película es una acción muy recurrente y habitual en nuestro país a diferencia de EEUU, la cuna de la industria audiovisual. Sin embargo, en el país norteamericano hay proyectos y servicios web -como veremos a continuación- que ayudan a que el cine se sostenga.

 

Uno de los ejemplos con más éxito es Netflix, un videoclub on-line, en el que se pueden visualizar más de 12.000 películas en streaming. Además, existen otros canales como Apple TV o Hulu que tienen publicidad pero, a cambio, ofrecen largometrajes y series de calidad. Estas webs ofrecen sus contenidos de manera gratuita o por un precio razonable (tres o cuatro dólares) lo que hace que sea más cómodo pagar la cuota que esperar a que se descargue la película del Emule. Iniciativas como la de Filmax demuestran que realizar proyectos similares en nuestro país no es tan complicado.

 

  • Share This