LG Flatron M2394D, todo en uno

LG Flatron M2394D, todo en uno
14 de febrero, 2009

LG quiere cubrir todos los nichos en el campo de los monitores. El modelo que analizamos destaca por su pluralidad de usos: desde una televisión TFT a la última hasta una pantalla panorámica de 23 pulgadas con resolución de 1.920 x 1.080. Todo empacado en un diseño atractivo y a un precio de lo más competitivo para una pantalla de gama alta que, además, es un televisor de útima hornada. Ocio y negocio unidos.

La verdad es que nos gusta el estilo coreano. Por MuyComputer han pasado ya un buen número de productos tanto de LG como de su competidor Samsung y ninguno nos ha defraudado. Por diseño y prestaciones. Y en el terreno de las pantallas mantienen una posición de privilegio. Por gama, versatilidad y precio.

El modelo que hemos analizado en nuestro laboratorio, el LG Flatron MD 2394 MD cumple todos esos requisitos. En verdad es una pantalla de televisión de un tamaño extraño, 23 pulgadas, y dotado a la última con todos los requisitos que exige la alta definición. Y por supuesto, acompañado de un buen mando a distancia y unos altavoces de 3 vatios. Pero también se comporta como un monitor profesional que ofrece una resolución de 1.920 x 1.080 puntos. Idónea para trabajar sin problemas con varios documentos a la vez. Y encima a un precio de calle de lo más competitivo: poco más de 300 euros.

Este modelo, el LG Flatron M2394D, es muy similar pero más grande que el que analizamos hace unos días (el LG FlatronW2271TC) con la particularidad de la integración de un decodificador TFT que convierte al dispositivo en toda una pantalla de televisión full HD. Pero ambos comparten el diseño negro brillante, elegante pero propenso a dejar marcadas todas las huellas y el polvo.

La pantalla está lista para su uso desde la caja. Tan sólo hay que enchufarla a la red eléctrica conectarla al ordenador a través de las múltiples opciones (VGA, DVI, HMDI…) y a trabajar. Si queremos disponer de la televisión hay que configurarla a través de una aplicación muy sencilla. Tan sólo hay que conectar la antena y escanear los canales. Todo se hace desde el mando a distancia o desde los controles, un pelín incómodos, escondidos en el lateral derecho. Porque en el frontal sólo aparece el logo y anagrama de LG.

Los menús de configuración son muy intuitivos y nos permiten controlar todas las funciones clásicas como brillo, contraste, tamaño… También permite realizar algunas funciones más avanzadas como pasar de formato panorámico al convencional, zoom

En el terreno de las conexiones, el LG Flatron 2394MD viene bien dotado: dos entradas HDMI, Entrada y salida VGA, vídeo compuesto, antena, dos euroconectores DVI-D, salida auriculares, entrada óptica… Vamos, que podemos enchufar cualquier dispositivo sin problemas.

Notable alto en nuestras pruebas

El nivel de brillo alcanzado en el panel es espectacular, de 300 cd/m2 con un contraste de 20.000:1. La resolución máxima, como hemos dicho, es de 1.920 x 1.080 y el tiempo de refresco es de 2 ms, apto para hacer frente a todo tipo de juegos y muy por encima de la mayoría de los monitores. Tras calibrar el color con la herramienta ColorSync, pudimos disfrutar con toda intensidad del LG Flatron 2394 MD.

LG integra, como en la mayoría de la gama Flatron, la tecnología DFC (Digital Fine Contrast Ratio) que ajusta el brillo y el contraste de forma automática en función de lo que estemos visualizando. DFC clasifica los colores oscuros y muestra negro perfecto a través del control automático, permitiendo una imagen clara en fondo oscuro.

También hemos visualizado películas, tanto en formato DVD como Blue Ray con un comportamiento notable para uso personal. Además, los dos altavoces incluyen una función SRS surround bastante eficaz. En el terreno de los ángulos de visión peca de los mismos problemas que su hermano pequeño también analizado por nosotros. Los 170 grados que nos dice el fabricante se quedan cortos.

En el terreno del consumo, el LG Flatron M2394D se comporta como un auténtico ahorrador siguiendo la tendencia actual. A pleno rendimiento consume 55 vatios -lo que una bombilla mediana- mientras que en reposo el gasto no llega al vatio. Un factor a tener en cuenta.

Conclusiones: una buena elección

Si buscas un todo en uno de calidad pero ajustado en precio, la alternativa de LG es digna de estudio. Por poco más de 300 euros podrás disfrutar de un panorámico profesional que te permitirá en tus ratos de ocio ver la televisión sin ningún problema. Todo, bien construido y con un diseño de lo más atractivo. Y con la garantía del fabricante coreano, cada vez más fuerte en nuestro país.

  • Share This