Apple no quiere a la competencia

Apple no quiere a la competencia
18 de febrero, 2009

La empresa liderada por Steve Jobs es una de las mas valoradas en todo el mundo por el diseño y acabado de sus productos hardware y software, pero muchos están comenzándole a ver las orejas al lobo. A Apple le gusta controlarlo todo, y lo demuestra un intento de criminalizar el proceso de jailbreaking de sus iPhones. Los máximos responsables de Mozilla, Opera o Skype confirman esa peligrosa y negativa actitud de Apple.

 

Como muchos sabréis, el proceso de jailbreaking de un iPhone o un iPhone touch hace que estos dispositivos puedan ejecutar aplicaciones de terceras partes y desarrolladores independientes que abren un mundo de posibilidades que va más allá de la App Store. En realidad muchos consideran este proceso como la antesala de la liberación de los iPhone por software -se puede ver también así- pero el propósito inicial del jailbreaking es el de poder acceder a nuevas aplicaciones.

 

 

Parece que Apple no ve el proceso con buenos ojos, algo que es normal dada su particular forma de tratar de controlar la plataforma. La empresa de Cupertino ha denunciado el proceso ante la Oficina de Copyright de los Estados Unidos, y eso podría hacer que se aplicase la Digital Millenium Copyright Act de forma que Apple consiguiese lo que se propone: que se considere el jailbreaking como un delito.

 

Mozilla se ha opuesto a esta medida, como comentan en un excelente artículo en ComputerWorld, y de hecho apoya la aparición de una exención para  que la propuesta de Apple no se haga realidad, y lo ha hecho de forma tácita con declaraciones de su máximo responsable, John Lilly, que no obstante no ve la actitud de Mozilla como un ataque a Apple. “Esto no es una crítica a Apple”, afirmaba “pero es la base de todo. Las opciones son buenas para los usuarios, y la libertad de elección no debería ser criminalizada. Internet es demasiado importante para todos nosotros como para que eso ocurra“.

 

 

Obviamente Apple está tratando una vez más de proteger su plataforma al máximo, algo que ha hecho durante toda su historia -con todo tipo de infecciones DRM, por ejemplo, que solo ha eliminado en su iTunes Store ante un posible desastre comercial- y que ha vuelto a hacerse patente en el iPhone. Apple quiere controlar el mercado de aplicaciones disponibles para el iPhone, del que se lleva un 30% de beneficio por el mero hecho de poner a disposición de desarrolladores y usuarios ese canal de venta y distribución de software para los iPhone e iPod touch.

 

Harvey Anderson, consejero general de Mozilla, mandó precisamente una serie de comentarios (PDFpara evitar esa actuación de Apple en los que señalaba que “al controlar el software que puede ser instalado en estos teléfonos móviles, estas empresas pueden limitar el tipo de programas y funcionalidades que están disponibles para los usuarios en sus dispositivos“.

 

 

Un ejemplo claro de este comportamiento de Apple es la inclusión de Safari como navegador nativo y predeterminado en sus iPhone e iPod touch. En el pasado hemos visto casos que han demostrado que Apple rechaza todo tipo de programas y aplicaciones con el argumento de que duplican funcionalidades de su propio software, algo que no está admitido según la licencia de uso del SDK. Obviamente, no hay ningún rival para Safari en toda la App Store.

 

John Lilly comentaba esa situación afirmando que “el SDK es muy claro, Flash, Firefox y otros entornos de ejecución no son bienvenidos en el iPhone. Teniendo esa posibilidad, ¿deberíamos trabajar en una plataforma en la cual la única empresa que la controla nos hace sentirnos no bienvenidos, o deberíamos trabajar en una plataforma, como Linux, en la que sí somos bienvenidos? La respuesta es sencilla para nosotros“. El comentario se refería, cómo no, a Fennec, el navegador para dispositivos móviles que Mozilla está desarrollando y que pronto podría hacer su aparición definitiva en dispositivos Windows Mobile, Linux y Android.

 

 

Los responsables de Mozilla no son los únicos en opinar así. El CEO de Opera, Jon von Tetzchner, valoró la posibilidad de desarrollar una versión de su navegador Opera para el iPhone pero pronto llegó a la conclusión de que lo mejor era abandonar la idea tras comprobar los términos de uso del SDK del iPhone. Lo mismo ocurrió con Skype, la empresa subsidiaria de eBay que es conocida por su software de Voz sobre IP y que también ha apoyado la petición de Mozilla a la Oficina de Copyright de EE.UU. “La ley de derechos de autor no debería interferir con un usuario que utiliza su teléfono para ejecutar Skype y así se beneficia de las llamadas de larga distancia gratuitas o de bajo coste“, afirmaba un representante de la empresa.

 

También coincide con esta línea de opinión Jay Freeman, desarrollador de Cydia, la aplicación que precisamente sirve para acceder a una inmensa cantidad de aplicaciones independientes tras el proceso de jailbreak del iPhone o del iPod touch. Freeman también ha mandado sus propios comentarios (PDF) y no se anda con chiquitas a la hora de hablar de la actitud de Apple: “han erradicado la posibilidad de la existencia de competitividad en aplicaciones de mail, de cámaras o de sistemas de cartografía. También tienen un control que ejercen sin problemas sobre lo que creen que es o no es un contenido aceptable, para luego permitir aplicacione que curiosamente se convierten en las aplicaciones más populares de la tienda App Store“.  Freeman tenía mucha razón al concluir diciendo que “estos nichos verticales no facilitan la innovación, y la difusión de tecnología lleva mucho, mucho más tiempo si es que se produce finalmente“.

 

  • Share This