Microsoft y el downgrade

Microsoft y el downgrade
19 de febrero, 2009

Después de una sentencia ante la corte federal de Seattle por los derechos respecto all downgrade a XP, Microsoft ha anunciado que no gana un euro si un usuario decide cambiar del sistema operativo Windows Vista a XP. De hecho, la demanda interpuesta contra la compañía por una mujer aseguraba que había tenido que pagar un recargo de 59 dólares por este downgrade de un sistema operativo a otro.

Microsoft ha asegurado mediante un email de su portavoz David Bowermaster que "Microsoft no se abona ningun beneficio adicional si un cliente hace ejercio de su derecho a downgrade". De este modo responde a las acusaciones que se le han vertido por medio de una demanda en los Tribunales de Seattle.

Sin embargo, si un usuario pide hacer un downgrade de Windows Vista a XP se le cobra una cantidad de dinero. Por ejemplo, si te compras un portátil Dell y decides hacer un downgrade a XP se cobra unos 20 dólares, según se informa desde Computerworld. ¿Quién se queda con este beneficio monetario?

Este derecho a cambiar el sistema operativo es una licencia que permite Microsoft que, sobre todo, se hizo muy popular el año pasado a raíz del fracaso de Windows Vista. Sin embargo, pronto la corporación se percató de que muchos usuarios estaban haciendo uso de este derecho y restringió las posibilidades de downgrade.

En consecuencia, la posibilidad de hacer downgrade sólo está permitido para las versiones más caras: Vista Business y Vista Ultimate. El sistema operativo receptor sólo puede ser Windows XP Professional, también la versión menos económica de la gama XP. Con el resto de ediciones, Microsoft no ofrece la posibilidad de cambiar a un sistema más antiguo.

Para evitar que la demanda judicial interpuesta a Microsoft vaya más lejos, la empresa ha decido recompensar a la usuaria que ha protestado para de alguna manera callarla la boca. ¿No sería más sencillo abrir la veda a hacer downgrade con todos los sistemas o por el contrario restringirlo en todos? Sin embargo, es mejor ponernos la miel en los labios.

  • Share This