El primer navegador web gráfico

El primer navegador web gráfico
4 de marzo, 2009

Seguramente muchos sepáis que Mosaic fue el navegador que permitió que se iniciase la explosiva revolución de la red de redes, pero un año antes de su aparición cuatro finlandeses desconocidos ya habían creado un navegador web. Se trataba de Erwise, un desarrollo que iniciaron como parte de un proyecto académico y que ya tenían funcionando en abril de 1992, mucho antes que ninguna de las soluciones que estaban en desarrollo.

 

La revista Xconomy nos ha desvelado una de esas pequeñas sorpresas que parecen reservadas a quedar ocultas para la mayoría de los mortales. Hasta ahora la creencia popular hacía los honores a Mosaic como el navegador web que permitió que los primeros internautas pudieran disfrutar de la experiencia de navegar por la red de redes y aprovechar el concepto de los hiperenlaces que Tim Berners-Lee había desvelado durante sus trabajos en el CERN.

 

Fuente: Xconomy

 

Pues bien, aquel navegador (ni ninguno de los que se debaten como precursores de la telaraña mundial) no fue el primero: cuatro jóvenes estudiantes finlandeses desarrollaron en abril de 1992 un navegador web que aunque limitado ya era capaz de realizar las funciones propias de este tipo de aplicaciones. Todo comenzó a raíz de una visita que el propio Berners-Lee y su colega Caillau -aunque la presencia de Berners-Lee no ha quedado del todo clara- hicieron a la Universidad de Helsinki, Finlandia, en la que estudiaban estos jóvenes.

 

Esa conferencia que trató precisamente sobre los conceptos que había ideado Berners-Lee para la creación de una red de redes basada en hiperenlaces causó honda impresión en uno de los profesores de la institución, Ari lemmke, que sugirió a los chicos que comenzaran a trabajar en un desarrollo que pudiese aprovechar ese concepto.

 

Fuente: Xconomy

 

Así fue como Kim Nyberg, Kari Sydänmaanlakka, Teemu Rantanen y Kati Suominen (el único que no está en la foto) comenzaron a trabajar en un proyecto llamado Erwise que les llevó apenas unos meses u un par de miles de líneas de código. Demostraron que el navegador funcionaba -en aquella época había 12 sitios web disponibles, tal y como recuerdan estos treintañeros, así que las pruebas eran limitadas- y el profesor les dio la nota más alta.

 

Sin embargo, su proyecto no pudo ir más allá. En esa época Finlandia se encontraba en una dura recesión económica, y no había posibilidad de sacar adelante un proyecto que les hubiera supuesto mucho más trabajo, tal y como demostraron otras soluciones como ViolaWWW o Midas. De hecho también lo hizo el propio Mosaic de Marc Andreessen, considerado por muchos como el detonante real de la revoluciónd e Internet. Andreessen posteriormente fundaría Mosaic Communications, y esa empresa cambiaría su nombre muy pronto a Netscape. El resto, como suele decirse, es historia.

 

Los desarrolladores de aquel navegador lograron solucionar problemas que por ejemplo Mosaic no había logrado atajar un año después, pero la falta de fondos hizo que tuvieran que buscarse trabajos “convencionales”. Más tarde acabarían trabajando en otra empresa de telecomunicaciones, Tekla, pero quién sabe qué podría haber pasado si hubieran continuado con aquel desarrollo.

 

  • Share This