Los mejores productos al mejor precio

Los mejores productos al mejor precio
3 de abril, 2009

Pixmania lleva un año intentando llevar a sus seis millones de usuarios hacia otros mercados rentables. Para ello, su estrategia es asociarse con terceras empresas que se responsabilicen de la cadena de suministro eso sí, con las mismas garantías de entrega y servicio que ellos hacen gala.

 

 

 

Verónica Noseda cree que el potencial de los seis millones de clientes de Pixmania es la clave del crecimiento del portal en España. Por ello, desde hace un año les están ofreciendo todo tipo de productos afines a la venta electrónica -juguetes, instrumentos musicales,  salud y belleza, hogar…- con el mismo punto de vista: que sean muy competitivos en precio, que encajen en la cadena logística y que sean de empresas de garantía. Para este suministro de nuevos productos han creado un espacio, PixPlace, abierto a terceras compañías que, tras un proceso de homologación, son las que finalmente se encargan de tramitar estas ventas.

 

La experiencia por ahora es muy positiva. Normamente, el catálogo de productos no es muy amplio pero a cambio suele estar muy controlado y no hay problemas de stock. Por ejemplo en el catálogo de vinos, la oferta española es muy pobre pero a cambio está bien surtida de champagne. Según nos comenta Verónica este apartado lo van a potenciar muchísimo. “Venderemos hasta jamones serranos”.

 

 

La estrategia de producto de ocasión o las técnicas de venta en el últmo minuto -típicas de las subastas- también son muy utilizadas por Pixmania para llegar a esos usuarios en busca del chollo, que cada vez abundan más fruto de la crisis como afirmábamos en nuestro informe sobre el mercado de segunda mano.

 

En definitiva, como titulamos, Pixmania -sin decirlo- tiene claro que el modelo a seguir es el de Amazon. Convertirse en un proveedor total de ese consumidor que cree en la compra on-line siempre que le reporte ventajas, comodidad, garantías y precio. Por cierto, todavía no está en el mercado del libro pero… ¿por cuánto tiempo?

 

  • Share This