Cómo calibrar tu televisor LCD

Cómo calibrar tu televisor LCD
7 de abril, 2009

Cuando estamos viendo una película en nuestro televisor LCD, en ocasiones notamos que la iluminación no es la adecuada, que las sombras se funden unas con otras o los colores no se muestran bien. Podemos solucionarlo calibrando nuestro televisor paso a paso para ajustarlo a las condiciones del lugar donde está instalado. Modificaremos los parámetros de brillo y contraste y ajustando el color para que la pantalla pueda ofrecer la máxima calidad.

 

Un televisor LCD está configurado de fábrica para las condiciones más habituales de una estancia y suele venir preconfigurado para mostrar altos niveles de brillo, lo que da una falsa apariencia de colores vivos y buena calidad. Sin embargo con el tiempo podemos notar algunos defectos, como colores que no se muestran correctamente, sombras empastadas o un brillo irreal en escenas al aire libre. No cambies todavía de televisor, una buena calibración puede hacer milagros.

 

 

La iluminación 

 

Lo primero que tenemos que tener en cuenta a la hora de ajustar los parámetros de imagen de nuestro televisor LCD es la iluminación de la estancia. En lo posible tenemos que evitar que en la pantalla incida directamente la luz del sol o de focos. Si la mayor parte del uso del televisor va a ser bajo iluminación artificial, lo mejor es disponer de bombillas del tipo “luz de día”.

 

 

 

Estas lámparas tienen una temperatura de color de 6.500K. Es la iluminación que se toma como referencia para trabajar con contenidos audiovisuales. Antes de empezar a trabajar ajustaremos pues la iluminación a las condiciones en las que vamos a ver las películas o programas de televisión. 

 

Herramientas de calibración

 

Para realizar los ajustes que vamos a describir a continuación, podemos utilizar distintas películas o retransmisiones deportivas, pero lo ideal es utilizar discos específicos que permiten la calibración perfecta del televisor. Existen discos que contienen imágenes para la calibración que además ofrecen instrucciones detalladas como los que podemos encontrar en la web de Joe Kane.

 

 

 

Sin embargo es posible utilizar también una herramienta de calibración que suele encontrarse en algunas películas certificadas con THX. Dentro de los menús de la película encontraremos uno específico llamado THX que permite calibrar varios aspectos del equipo de cine en casa, y entre ellos los parámetros de la pantalla. Con esta herramienta estamos listos para trabajar.

 

Calibración del LCD

 

Nuestro televisor LCD dispone de distintos menús que permiten calibrar ciertos parámetros de la imagen. En muchos casos se ofrecen configuraciones preestablecidas para ciertos contenidos, como películas o retransmisiones deportivas. No suele ser conveniente acudir a estas configuraciones, ya que suelen llevar al extremo ciertos parámetros en vez de mostrar una calibración equilibrada. Para las tareas de calibración anularemos todas estas configuraciones predefinidas.

 

 

 

Si disponemos de  un menú llamado backklight, que controla la intensidad de la iluminación fluorescente tras la matriz LCD del televisor, probablemente esté ajustado al brillo máximo. Es conveniente bajar este valor como mínimo a la mitad o al nivel normal. Si la estancia no está muy iluminada, podemos incluso probar con el nivel mínimo de iluminación trasera.

 

Otro ajuste que está presente solamente en televisores de alta gama es el de la temperatura de color. Si existe la configuración debería estar lo más próxima posible a la intensidad de la luz del día. Suele presentarse como la opcíon normal o warm. Si se puede acceder a la configuración de mantenimiento técnico, se suele utilizar una imagen de muestra un 80% blanco y buscar un color gris lo más neutro posible cambiando los parámetros del televisor.

 

Ajustar brillo y contraste

 

Quizás uno de los elementos de la imagen más complejos de representar correctamente, sobre todo en pantallas LCD, son las zonas en negro. Es un ajuste que realizaremos acudiendo al menú de imagen y eligiendo la opción Brillo o Brightness. Para ajustar el brillo o el nivel de negro podemos utilizar los patrones del disco de calibración (por ejemplo en las opciones de THX) o utilizar una película con escenas oscuras y reduciendo la pantalla para que se muestren zonas negras arriba y abajo.

 

 

 

Luego modificaremos el valor del brillo hasta que las zonas negras de la película tengan la misma intensidad que las partes negras del patrón o de la parte superior o inferior de la imagen recortada. Luego subiremos mínimamente el brillo para permitir que  se distingan distintos niveles de negro, dentro de las sombras por ejemplo.

 

 

Si antes hemos ajustado el nivel de negro gracias al brillo, toca el turno de ajustar el nivel de blanco con el contraste. Para hacerlo elegiremos un patrón o una imagen estática que muestre una gran zona en blanco pero sobre la cual haya ciertos detalles, como una escena nevada con pequeños objetos o personas sobre ella. Subiremos el contraste al máximo hasta que los detalles más oscuros desaparazcan dentro del color blanco. Luego ajustaremos el contraste para que esos detalles no se pierdan dentro de la zona blanca. Normalmente el ajuste perfecto será un término medio.

 

Ajuste del color

 

Una vez ajustados los blancos y los negros, le toca el turno al color. En los menús de ajuste del televisor encontraremos estos parámetros bajo Color o Saturación de color. Se trata de un ajuste delicado que puede marcar una diferencia de calidad importante en la imagen. Subir la saturación puede dar resultados espectaculares pero irreales y falsear el color de algunos objetos.

 

 

 

La mejor forma de austar la saturación es primero utilizar escenas con colores vivos que conocemos. Ajustaremos el rojo con un deportivo, el verde con una escena en el bosque… Luego para el ajuste fino usaremos imágenes con tonos naturales, como personajes con tonos de piel delicados. En los discos con patrones, seguiremos las instrucciones de ajuste, pero es conveniente siempre realizar el ajuste fino con los tonos de piel. 

 

Con estos consejos la imagen del televisor debería mejorar. Es el momento de guardar como ajuste predefinido los cambios que hemos realizado o anotarlos. Hay que tener en cuenta que algunos elementos del televisor se irán deteriorando con el tiempo. Es el caso de las lámparas de iluminación trasera. Si notamos que pasados unos meses la imagen empeora, tendremos que realizar una nueva calibración.

 

  • Share This