Teclado Logitech G19

Teclado Logitech G19
16 de abril, 2009

Desde que asistimos a su presentación oficial teníamos ganas de probar en primera persona el Logitech G19. Hace ya unos días que lo tenemos en nuestro laboratorio técnico y hemos analizarlo probarlo a fondo. El nuevo teclado de Logitech está diseñado especialmente para gamers, cuenta con una pantalla LCD y multitud de funciones avanzadas que permiten disfrutar más de los videojuegos.

El teclado que tenemos entre manos es la evolución lógica de un periférico muy conocido en el mundo gamer, el Logitech G15 (que tuvo dos versiones diferentes). Este Logitech G19 mejora todo lo visto en aquel modelo y añade novedades interesantes. Lo primero que llama la atención es la incorporación de una pantalla LCD a color con una resolución de 320 x 240 píxeles, pero lo último de Logitech tiene mucho más que ofrecer.

El cuidado embalaje y la impecable presentación indica desde el primer momento que estamos ante un producto de calidad. El kit incluye, además del teclado, un CD con drivers para Windows Vista y XP, un manual de instrucciones en castellano y un adaptador a corriente, necesario dado el alto consumo del periférico. También veremos un amplio reposamuñecas que se inserta de forma muy sencilla en el cuerpo del dispositivo.

Sobre el Logitech G19, además de un teclado QWERTY completo, encontramos 12 teclas programables en tres memorias diferentes, obteniendo un total de 36 macros posibles. Sin duda, más que suficiente hasta para los videojuegos más complejos.

12 teclas programables y 3 memorias, nada menos que 36 macros disponibles.

Además, en la esquina superior derecha encontraremos algunas teclas dedicadas al apartado multimedia. Tenemos controles para controlar la reproducción (adelante, atrás, reproducir y parar) junto a un botón que cancela todos los sonidos y una práctica rueda que controla el volumen del sistema.

Justo a la izquierda de los anteriores encontraremos un botón de tamaño medio que permite activar y desactivar la retroiluminación del teclado y la pantalla LCD. A su lado están la cruceta de control, el botón de menú y el de cancelación con los que controlaremos todas las funciones del dispositivo.

Con estos controles se configura el teclado y se cambia entre los modos de visualización.

El software propio de Logitech (incluido para Windows y descargable para Mac) permite realizar la mayoría de las operaciones desde el ordenador, de una manera mucho más cómoda que con el teclado así que, en la mayoría de ocasiones, la cruceta servirá únicamente para navegar entre los archivos a reproducir o para cambiar los modos de visualización.

Cabe destacar que en este modelo Logitech ha conseguido solucionar una de las pegas que vimos en el G15. Dispone de un alimentador externo que, además de proporcionar la energía necesaria para que funcione la pantalla LCD, hace que podamos aprovechar los dos puertos USB 2.0 que incorpora para conectar cualquier tipo de periférico sin problemas.

La pantalla LCD se puede inclinar y cuenta con varios modos de uso. La calidad de visualización es francamente buena. Aunque por su pequeño tamaño no es lo más apropiado para visualizar un vídeo, sí que resulta de ayuda como monitor auxiliar, tanto para jugar como para controlar un reproductor multimedia, ver pases de fotografías, comprobar el estado de nuestro PC, etc.

Hay una gran cantidad de juegos compatibles (más de 60 títulos en este momento) con el dispositivo incluyendo el omnipresente World of Warcarft. Mientras jugamos la pantalla muestra distintas informaciones según sea el título que estemos ejecutando: mapas, munición, siguente objetivo… incluso podemos reproducir música o vídeos en la pantalla mientras jugamos.

El tacto del teclado es magnífico. La respuesta de las teclas es inmediata (tanto que requieren un periodo de adaptación si también lo usamos para tareas ofimáticas) y su resistencia a prueba de los jugones más exigentes. La retroiluminación funciona genial y es totalmente personalizable. Admite la pulsación de hasta cinco teclas simultáneamente, así que constituye un periférico perfecto para todo tipo de títulos.

También nos ha encantado el sistema de macros: pulsamos un botón de memoria, ejecutamos la combinación de teclas que queramos y pulsamos en la tecla de grabar. Hay multitud de perfiles ya creados y Logitech ha lanzado un SDK con el que los desarrolladores podrán ampliar las funcionalidades del dispositivo (como ya ocurrió con el G15).

Una parte fundamental para el buen rendimiento de este tipo de dispositivos es el software. Logitech dispone de drivers para Windows y Mac (aunque en este último algunas funciones de la pantalla LCD no están habilitadas). Se integran perfectamente con el sistema operativo, són fáciles de configurar y se actualizan frecuentemente vía Internet.

En cuanto instalamos los drivers aparece un menú que incluye un completo tutorial con vídeos en flash que da un repaso por todas las funcionalidades del dispositivo. Cuidado y muy instructivo, permite aprovechar el Logitech G19 desde las primeras horas de uso. Un excelente trabajo de Logitech en este punto.

Conclusiones

El Logitech G19 es un teclado magnífico, construido con materiales de alta calidad y la mejor dotación tecnológica que podemos encontrar hoy día. La nueva pantalla LCD es un añadido práctico y, en general, el dispositivo ha mejorado notablemente desde el Logitech G15.

Su precio es de 179 euros, ciertamente elevado tratándose de un teclado pero razonable, si tenemos en la calidad global del producto. Está dirigido a un público objetivo amante del mejor hardware, y sin duda el Logitech G19 es un complemento perfecto para cualquier equipo destinado a jugar.

En definitiva un dispositivo sobresaliente que confirma el liderazgo de Logitech cuando hablamos de periféricos de calidad.

  • Share This