Samsung WB500

Samsung WB500
20 de abril, 2009

Una cámara todoterreno para los aficionados a la fotografía que busquen una herramienta compacta para cualquier ocasión que además permita grabar vídeo en alta definición. Aunque, evidentemente, la calidad estará por debajo de la obtenida con modelos réflex debido las limitaciones impuestas por el tamaño del sensor la Samsung WB500 ofrece prestaciones notables, facilidad de uso y un precio muy interesante.

Samsung ha conseguido introducirse en el elitista mundo de la fotografía con cámaras tanto compactas como réflex que poco a poco han captado la atención de los amantes de la fotografía. Si bien en el mundo SLR es más complicado asentarse, en el segmento de las cámaras digitales compactas Samsung está perfilando modelos muy completos y capaces con las últimas tecnologías tanto en lo que a la óptica se refiere como en la electrónica y la inteligencia para el procesamiento de las imágenes y los vídeos.

Samsung WB500 frontal

El aspecto de la cámara WB500 de Samsung es excepcional en cuanto a acabado y estética.

El modelo Samsung WB500 está enfocado a los usuarios "todoterreno" que buscan una cámara digital versátil. Con unos comedidos pero sensatos 10,2 Mpx, el tamaño de las imágenes (3.648 x 2.736 píxeles) es suficiente para la mayoría de usos domésticos. Eso sí, que nadie pretenda convertirse en un reportero gráfico con esta cámara. Que tenga una óptica polivalente que abarca desde los 24 mm. a los 240 mm gracias a la lente Schneider KREUZNACH no es sinónimo de excelencia en las imágenes y los vídeos capturados.

El motivo es su sensor, con tecnología CCD, que no resuelve bien las situaciones de luz complicadas, o al menos tan bien como para resistir una ampliación o una búsqueda de detalle más allá del necesario para imprimir las fotos en tamaños estándar o para verlas en un monitor o un marco de fotos digital. Tampoco incluye un modo RAW para preservar la información "pura" del sensor. Sencillamente, quien busque este tipo de habilidades deberá optar por otros modelos o pasar a una cámara réflex.

Samsung WB500 top

Los controles de la parte superior incluyen los habituales diales de selección de modo y control de zoom.

Hecha esta salvedad y una vez asumidas sus limitaciones, el modelo Samsung WB500 representa una muy buena elección para su integración en el día a día y para llevar siempre encima. No es la cámara más ligera ni compacta, pero sí lo suficiente, y con una tarjeta de memoria de 4 Gbytes u 8 Gbytes no será necesario descargar con asiduidad las fotos en un ordenador, e incluso puede resistir unas vacaciones sin él siempre y cuando no se abuse de los vídeos.

En un vídeo de 20 Mbytes caben unos 17 segundos de grabación con una calidad correcta aunque no comparable a la obtenida con una cámara dedicada o alguna de las nuevas SLR con capacidad para grabar secuencias de alta definición. El zoom se puede manejar mientras se graba, aunque se percibe el sonido del motor en la grabación. No es demasiado molesto, pero aún no se ha conseguido eliminar totalmente.

Samsung WB500 perspectiva

El arranque de la cámara es rápido y en pocos segundos se tiene la lente desplegada y lista para disparar con un funcionamiento suave y silencioso.

En el apartado de la calidad, los resultados son correctos. En condiciones de luz favorables las imágenes conseguidas son muy buenas, con colores saturados y un nivel de detalle elevado.

Lamentablemente, cuando se trabaje con poca luz, en interiores o con el flash, las fotografías empezarán a mostrar los efectos de un procesamiento severo por parte de la electrónica para reducir el nivel de ruido en las imágenes o para estabilizarlas en caso de que haya poca luz.

El estabilizador es óptico (O.I.S.), pero cuenta con un modo dual en el que también entran en juego tecnologías "electrónicas" como el aumento automático de la sensibilidad ISO. En cualquier caso, se trata de ayudas especialmente pensadas para quienes no tengan unos conocimientos fotográficos elevados, de modo que puedan centrarse en el momento y no en la máquina. Es conveniente tener en cuenta que a pesar de que haya opciones como el modo ISO 3.200 o las capturas a alta velocidad, los resultados en este tipo de modos "extremos" no siempre serán satisfactorios. Por ejemplo, en el modo ISO 3.200 el tamaño de las imágenes se reduce hasta 3Mpx, y en sensibilidades por encima de ISO 400 el ruido se hace patente de forma inexorable.

Recorte ISO 400 samsung WB500

En este recorte de una foto realizada con ISO 400 se aprecia cómo el sistema de reducción de ruido de imagen afecta al nivel de detalle. De todos modos, si no se buscan ampliaciones de partes concretas de las imágenes, el resultado global será agradable a la vista sin que se detecten estos problemas.

Los modos escena son abundantes y facilitan hacer fotos en situaciones "especiales" como contraluces o puestas de sol, aunque con el tiempo será más "divertido" controlar el modo P o el modo M para conseguir los mismos resultados pero de un modo proactivo, y de paso adentrarse en el mundo de la técnica fotográfica.

Para quienes no quieran complicarse la vida tienen en esta cámara una herramienta sencilla y muy capaz. La detección de caras, sonrisas u ojos cerrados no son novedades a estas alturas, pero son ya funcionalidades que deben estar presentes en cualquier cámara compacta que pretenda captar la atención de una audiencia mayoritaria.

Samsung WB500 pantalla

Samsung ha hecho un buen trabajo con la pantalla de 2,7 pulgadas que permite realizar encuadres con precisión y con una cantidad de información adicional de gran utilidad para llevar cuenta de todos los parámetros fotográficos.

La pantalla de 2,7 pulgadas es de gran calidad y la información que ofrece es completa y comprensible. Es destacable la presencia de un menú interactivo que se superpone sobre el LCD en el momento de hacer la foto para realizar ajustes sin perder de vista el encuadre. Este menú ofrece una complejidad variable dependiendo del modo de funcionamiento elegido. Así, en el modo P, se puede cambiar prácticamente todo, mientras que en el modo automático o en los modos escena los parámetros modificables son más limitados. A la hora de organizar y ver las fotos, la pantalla es un elemento clave que facilita la revisión y la búsqueda de imágenes gracias a la funcionalidad "Smart album".

Conclusiones

Samsung ha hecho un buen trabajo con el modelo WB500. Tiene todo lo que se puede pedir de una cámara compacta hoy en día, incluyendo una óptica versátil que abarca desde un excelente gran angular de 24 mm para fotos de paisajes, urbanos o grupos de muchas personas difíciles de fotografiar sin este tipo de ópticas, hasta los 240 mm de teleobjetivo para captar situaciones sin tener que interferir con ellas gracias a la posibilidad de hacer la foto desde la lejanía.

No servirá para un safari fotográfico en África, pero sí para captar momentos con niños, naturaleza, conciertos y otras situaciones donde se necesite estar "fuera" de la escena. El vídeo es correcto, y a pesar de lo limitado del códec empleado H.264 si se compara con el estándar AVCHD, permite capturar secuencias en movimiento con mucha dignidad.

  • Share This