¿Puede Sinde ser ministra?

¿Puede Sinde ser ministra?
22 de abril, 2009

La recién nombrada ministra de cultura, Ángeles Gónzalez-Sinde tendrá que hacer frente a una recusación de la Asociación de Internautas por la cual legalmente la ex presidenta de la academia no podría ser titular del ministerio. La ley no permite que ningún cargo político del ejecutivo tenga intereses empresariales en los dos años anteriores a su toma de posesión del cargo ¿Qué pasará con González-Sinde?

 

Pocos o casi ningún ciudadano había reparado en la Ley 5/2006, de 10 de abril, de regulación de los conflictos de intereses de los miembros del Gobierno y de los altos cargos de la Administración General del Estado. Bajo esta norma, que impide a miembros del ejecutivo tener o haber tenido empresas o sociedades, se ha escudado la Asociación de Internautas para pedir la dimisión de la ministra de cultura, según informa NeoTeo.

 

 

 

Esta ley dice textualmente en su artículo 4“hay conflicto de intereses cuando los altos cargos intervienen en las decisiones relacionadas con asuntos en los que confluyen a la vez intereses de su puesto público e intereses privados propios, de familiares directos, o intereses compartidos con terceras personas”.

 

Además de ser conocida por ser la presidenta de la AACCE, Ángeles González-Sinde también ha sido presidenta del sindicato de Autores Literarios de Medios Audiovisuales. Los parentescos con su padre, fundador de la Academia de Cine y ALMA y su tío, miembro en la actualidad de AACCE, no ayudan a la ministra a cumplir los requisitos de esta ley.

 

En el artículo 7 apartado 1 se añade que “quienes desempeñen un alto cargo vienen obligados a inhibirse del conocimiento de los asuntos en cuyo despacho hubieran intervenido o que interesen a empresas o sociedades en cuya dirección, asesoramiento o administración hubieran tenido alguna parte ellos, su cónyuge o persona con quien conviva en análoga relación de afectividad, o familiar dentro del segundo grado y en los dos años anteriores a su toma de posesión como cargo público”.  Un punto más negativo para Ángeles González-Sinde.

 

Si nos fijamos en la trayectoria profesional se puede advierte que Sinde ha sido presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España hasta la fecha de su nombramiento por lo que estaría incumpliendo el artículo de la ley que precisamente se hizo con el objeto de proteger la imparcialidad de los miembros del Gobierno.

 

La actual Ministra de Cultura también es administradora de dos empresas vinculadas al mundo cinematográfico. Todos estos datos, junto con su clara y manifiesta vinculación del cine y la protección de los derechos de autor no han ayudado a González-Sinde a tener de su parte a los internautas. En consecuencia,  lo más probable es que pronto veamos un debate real en las cortes sobre esta cuestión.

 

  • Share This