Probamos el Toshiba mini NB200

Probamos el Toshiba mini NB200
23 de abril, 2009

Toshiba llegó tarde al mercado emergente de los netbooks y su primer producto lo acusó. Sin embargo la compañía japonesa ha hecho los deberes y presentó en Hamburgo un nuevo netbook de diseño espectacular y repleto de novedades interesantes. MuyComputer asistió al evento y pudimos ver y probar, en primera persona el Toshiba mini NB200, un mini portátil que destaca por su autonomía, ligereza y un teclado fantástico.

El netbook (o mini portátil, como la compañía prefiere llamar a estos dispositivos) presentado por Emmanuel Gueritte (responsable de marketing para Europa de la compañía) en el día de ayer sorprendió a la audiencia por su cuidado diseño y ligereza. Aunque tras el anuncio del Toshiba Dynabook UX en Japón muchos sospechábamos que veríamos un nuevo netbook, el producto – idéntico al presentado en Japón – gana muchísimo en vivo y fue toda una oportunidad probarlo en primera persona.

Emmanuel Gueritte con el nuevo Toshiba mini NB200.

Radicalmente diferente a su antecesor, el Toshiba mini NB200 es un producto espectacular que atrae miradas con facilidad. Es más práctico a la hora de trabajar gracias al aumento de pantalla (con tecnología de retroiluminación LED) hasta las 10,1 pulgadas (aunque la resolución de la misma se mantiene en 1024 x 600 píxeles). El nivel de brillo es excelente y los ángulos de visualización correctos, aunque echamos de menos algo más de contraste (por otra parte mal común de todos los netbooks).

El modelo en negro tiene un teclado diferente y será el último en llegar.

El incremento de tamaño también ha permitido a la compañía rediseñar por completo el teclado del dispositivo que ahora aprovecha la casi totalidad de la base del equipo. Las teclas están ahora separadas individualmente (como vemos en algunos Sony Vaio o en los productos de Apple) y la respuesta del trackpad también ha mejorado considerablemente.

El tacto es fantástico y el retorno de las teclas es rápido, permitiendo escribir con precisión y velocidad. Lo único que no nos terminó de convencer fue el pequeño tamaño de la barra espaciadora, aunque es comprensible dado el escaso espacio disponible. Durante el evento usamos varios modelos y os aseguramos que el nuevo teclado es de lo mejor que hemos visto en este tipo de dispositivos. El modelo en color negro (que tardará algo más en llegar) tiene un teclado más convencional, pero también muy efectivo y con unas teclas ligeramente mayores al resto de opciones.

En la configuración del hardware interno no hay grandes novedades. El Toshiba mini NB200 está basado en el procesador Intel Atom N270 a 1,6 GHz. cuenta con un gigabyte de memoria RAM (ampliables a dos de forma muy sencilla) y un disco duro de 160 Gbytes. Es muy probable que algunos modelos que lleguen a las tiendas integren el Intel Atom N280 (es el que montaba el portátil que probamos a fondo). En las próximas semanas la compañía facilitará las configuraciones definitivas al detalle.

Los gráficos vendrán potenciados por el conocido chipset 945GSE, que puede hasta 224 megabytes con la memoria principal del sistema y cuenta con potencia más que suficiente para mover con soltura Windows XP (el sistema operativo instalado por defecto), las aplicaciones más habituales y los contenidos multimedia.

En cuanto a conectividad tendremos acceso a redes WiFi 802.11 b/g y , en algunos modelos, soporte para Bluetooh 2.1. El equipo incluye tres puertos USB 2.0 (uno con capacidad para recargar dispositivos incluso con el ordenador apagado), lector para tarjetas SD, Ethernet y una salida VGA para conectar un monitor o un proyector.

La experiencia de uso es muy similar a la que encontramos en cualquier otro netbook si hablamos de rendimiento (no en vano la casi totalidad de componentes son indénticos en todos ellos) aunque, tras unos minutos con el dispositivo, se nota el aumento de tamaño de la pantalla, el nuevo teclado y la mejora en la precisión del trackpad.

El botón luminoso central sirve para apagar y enceder el dispositivo y, como ocurría con el Toshiba NB-100 la forma de la batería que sobresale del chasis permite sujetarlo con una mano mientras trabajamos con otra. Los indicadores luminosos de estado ahora estan sobre el frontal derecho en lugar de sobre el trackpad, un lugar más apropiado y práctico.

El sistema operativo elegido es Windows XP Home SP3 aunque Toshiba no descarta ofrecer una versión alguna distribución de Linux (probablemente Ubuntu) o soluciones personalizadas para el mercado educativo o de la empresa. Los datos que mostraron vuelven a confirmar el escaso interés de los consumidores en netbooks con Linux como sistema operativo de serie, siendo Windows XP la opción mayoritaria.

El lanzamiento está previsto para el próximo verano. Según Toshiba el precio estará en torno a los 400 euros (según países, modelo y configuración) aunque nosotros pensamos que estará muy cerca de la segunda cifra. En cuanto a las opciones de conectividad 3G, Enrique Nistal, responsable de producto para España, nos aseguró que aunque no estarán disponibles en un primer momento si existirá esa opción en un futuro, ya sea libre o asociado a una tarifa de datos con alguna operadora.

La unidad externa es ligera y práctica.

Toshiba también anunció algunos accesorios que complementan a su nuevo equipo, como una unidad regrabadora de DVD externa muy ligera (382 gramos) y fina (18 mm. de grosor) que sólo necesita un puerto USB para funcionar y es compatible con discos de doble capa. No han facilitado el precio pero es probable que se mueva entre 100 y 150 euros.

Otro compllemento muy útil para profesionales es el nuevo proyector portátil LED F10, que con sólo 650 gramos de peso permite hacer presentaciones en pantallas de hasta 60". Tanto la fecha de lanzamiento como el precio están todavía por determinar.

Conclusiones

El Toshiba mini NB200 unas primeras impresiones muy positivas. A falta de un análisis más detallado (esperamos pronto una unidad para nuestro laboratorio técnico) el equipo nos parece un ordenador que destaca por su calidad de construcción, cuidado diseño y un teclado fantástico.

Habrá que ver hasta que punto la autonomía facilitada por la compañía (4 horas con la batería estándar y 9 con la extra) se ve reflejada en nuestras pruebas pero fuentes de la propia compañía nos aseguraron que se había visto sorprendidos por los excelentes resultados conseguidos en este aspecto.

En definitiva una evolución refinada del concepto original y una muy buena opción mientras seguimos a la espera de grandes cambios en este mercado con la llegada de nuevo hardware por un lado y de Windows 7 como sustituto del veterano XP por otro. Toshiba, en este segundo intento, ha conseguido un producto de calidad y muy competitivo que la sitúa en una posición de privilegio entre los fabricantes de netbooks.

  • Share This