Samsung S8300 UltraTOUCH

Samsung S8300 UltraTOUCH
27 de abril, 2009

Samsung ha dado el siguiente paso en la carrera hacia el móvil perfecto con el modelo UltraTOUCH S8300 en el que la interfaz TouchWIZ ha sido mejorada para proporcionar una experiencia táctil más ágil y precisa. Además, la pantalla AMOLED se ve muy bien incluso con luz ambiente, y hace que las fotos y los vídeos luzcan como nunca.

Tras unos días con el teléfono en nuestro banco de pruebas nuestra impresión global es que, a pesar del esfuerzo, el Samsung S8300 UltraTOUCH aún no consigue su propósito de perfección. Eso sí, se acerca bastante en aspectos como la pantalla, que con su tecnología AMOLED mejora la visibilidad en situaciones de luz exigentes, como a pleno día o con iluminación directa. Los negros son intensos y los colores vivos y saturados, todo un avance para este tipo de dispositivos.

Alrededor de la pantalla AMOLED gira la interfaz táctil propietaria de Samsung, TouchWIZ, que en este terminal se muestra bastante ágil, pero sin llegar a alcanzar las cotas de rapidez de respuesta de los modelos táctiles de Apple. Cumple con su función, y la respuesta "háptica" es útil para saber cuándo se ha realizado una pulsación sobre la pantalla reconocida por la interfaz, pero manejar correctamente los widgets propios de TouchWIZ con la limitada resolución de la pantalla es una tarea a veces complicada.

Samsung S8300 UltraTOUCH frontal

El teclado alfanumérico es deslizante, aunque Samsung S8300 UltraTOUCH dispone de un teclado en pantalla alternativo.

El Samsung S8300 UltraTOUCH se maneja bien en las aplicaciones habituales que debe afrontar un teléfono a medio camino entre los terminales avanzados y los smartphones. La radio y la reproducción de música están bien resueltas, y pueden seguir sonando incluso cuando se sale del reproductor multimedia para buscar contactos o trabajar con mensajes. Precisamente, el trabajo con mensajes y la escritura de texto es una de las cosas mejorables de este terminal, aunque al integrar un teclado alfanumérico es complicado conseguir mejores resultados.

El tamaño del terminal y su grosor se mantienen dentro de unos límites más que aceptables, con una buena resistencia en la pantalla y una carcasa que se muestra robusta y con formas suaves y redondeadas que invitan a guardar el terminal en cualquier bolsillo. Tanto la calidad de construcción como los materiales son de sobresaliente.

Samsung S8300 pantalla

Los widgets son la esencia de TouchWIZ, aunque se agradecería una resolución de pantalla algo más elevada para que "cupieran" con más espacio para interactuar con ellos.

La cámara de fotos es más que correcta, con una rapidez notable en el enfoque y puesta en marcha, así como completas funciones fotográficas con resultados sorprendentes en condiciones de luz complejas.

Sigue sin ser una alternativa para cámaras dedicadas, pero sirve perfectamente para conservar un momento, una cara o tomar notas rápidamente haciendo una foto a una dirección o un mensaje de texto en vez de copiarlo. El modo panorámico es una manera sencilla de conseguir fotos espectaculares de paisajes y espacios urbanos, donde sólo hay que ir moviendo la cámara para registrar las imágenes de la panorámica final.

El GPS permite geoetiquetar las fotos, aunque en algunas de las pruebas realizadas no pudimos obtener la información EXIF acerca de las coordenadas. Google Maps funciona bien, pero está más enfocado para la orientación cuando vamos a pie que como un GPS "tradicional".

Samsung S8300 UltraTouch camara

La cámara de 8 Mpx permite obtener fotos con una calidad aceptable. Es rápida y en caso de que no haya luz, disponde de sendos LED para iluminar la escena, o al menos el primer plano.

En cuanto a conectividad, carece de WiFi, de modo que se depende sólo de la conexión de datos 3G para acceder a Internet. De todos formas, la navegación habitual a través de páginas web será complicada salvo para actuaciones puntuales, tales como consultar nuestro correo o seguir noticias por RSS. El A-GPS sí que demandará de un acceso a datos continuado, y la aplicación Google Maps también hará uso del acceso a Internet para descargar mapas y así poder ubicarnos. Es casi oblicado, por tanto, contratar una tarifa de datos plana si no queremos sorpresas desagradables a fin de mes.

Los widgets y aplicaciones Java como esta de Google Maps son el método habitual de extender las habilidades del teléfono. Los juegos son también un componente integrado en el terminal, así como la reproducción de vídeos, aunque la batería se resentirá si se está mucho tiempo "tirando" de procesador y pantalla. Hay un widget dedicado a Facebook (cómo no) y otros para comprobar es estado del tiempo meteorológico, crear notas rápidas o grabar voz, entre otros.

La mayoría de usuarios no echarán nada de menos, pero los acostumbrados a sistemas operativos móviles más completos como Windows Mobile o Symbian sí que echarán en falta alguna funcionalidad concreta.

Samsung S8300 ultraTouch perfil

El grosor del terminal Samsung UltraTOUCH es reducido y las formas redondeadas facilitan que se guarde en cualquier bolsillo sin molestar.

Conclusiones

Samsung S8300 UltraTOUCH es un terminal más que correcto que, sin llegar a ser un smartphone, integra suficientes funcionalidades como para satisfacer a los usuarios que buscan un teléfono con unas dimensiones "normales" y con capacidades de imagen y multimedia solventes, pero al mismo tiempo necesitan navegar en Internet, usar aplicaciones de geolocalización o disponer de juegos bien hechos y gráficamente muy atractivos.

La telefonía está bien resuelta, y a partir de ahí, las posibilidades son muchas y lucirán como nunca con la pantalla AMOLED. Nokia fue la primera en incluir una pantalla de este tipo en un terminal, pero la ejecución de Samsung es excelente en este teléfono.

El Samsung Ultra TOUCH puede adquirirse con Movistar por un precio de entre 0 y 149 euros con portabilidad desde otra compañía y por un precio de entre 0 y 179 euros para los clientes que se pasen de prepago a contrato. El precio exacto depende del consumo mínimo de voz, entre 9 y 90 euros, y de la tarifa de datos, de 10 o 15 euros. Con Vodafone partimos de los 69 euros hasta los 309, dependiendo de la opción y contrato elegidos (en este caso podemos comprarlo sin tarifa de datos asociado).

  • Share This