Europa podría multar a Intel

Europa podría multar a Intel
30 de abril, 2009

Los reguladores anti-monopolio de la Unión Europea llevan ya mucho tiempo analizando las prácticas empresariales de Intel en el viejo continente, y todo apunta a que el veredicto de la corte europea podría salirle muy caro a Intel. Se espera que a principios de mayo se produzca la sentencia que podría obligar a Intel a pagar la mayor multa jamás impuesta a una empresa por prácticas derivadas de una posición dominante.

 

La Unión Europea no suele andarse con chiquitas a la hora de luchar contra los casos de monopolio, y así lo atestiguan multas como la que impuso a Microsoft en marzo de 2004, y que ascendió a nada menos que 500 millones de euros. Esa cifra podría además quedarse pequeña según algunos analistas, que creen que la comisión de investigación que está llevando el caso contra Intel podría ser especialmente dura en su sentencia.

 

 

Así lo indican en The New York Times, donde nos recuerdan que todo este proceso de investigación lleva activo desde el año 2000, cuando Advanced Micro Devices (AMD) registró una demanda legal contra Intel por abusar de su posición dominante en el mercado europeo. Entre otras cosas, se acusaba a Intel de ofrecer grandes descuentos a los fabricantes de ordenadores por utilizar chips de Intel, además de pagar a esos fabricantes para retrasar o cancelar ciertas líneas de productos y de ofrecer procesadores para servidores a un precio inferior al de su coste real.

 

Robert Manetta, representante de Intel en Londres, trató de defender a su empresa comentando ayer miércoles que “en general la conducta de Intel es legítima, pro-competencia y beneficiosa para los usuarios y consumidores”. El gigante de la fabricación de semiconductores argumenta que no ha hecho nada malo y que los responsables de la investigación la han realizado de forma que peligra el derecho a la defensa legal de la compañía.

 

 

Howard Cartlidge, líder del grupo de competencia en la Unión Europea de la firma de abogados Olswang en Londres indicó que en el caso de Intel “no me sorprendería que la multa fuera tan alta o incluso más alta que la que se impuso en el caso contra Microsoft. Los mercados tecnológicos son en los que la Comisión Europea ha observado problemas relevantes dado a las empresas dominantes“. Algunos expertos creen que la multa podría alcanzar los 1.000 millones de euros.

 

  • Share This