Canon i-Sensys LBP5050n

Canon i-Sensys LBP5050n
30 de abril, 2009

Las impresoras láser específicas para el mercado residencial suponen una alternativa real y competitiva para la tecnología de inyección de tinta. Con el modelo i-Sensys LBP5050n Canon consigue un producto equilibrado y sensato. Tamaño compacto, inversión inicial comedida y un precio para los consumibles también controlado son sus bazas para ganarse la confianza de los consumidores en un mercado muy competitivo.

Los fabricantes son bastante reticentes a experimentar recetas demasiado novedosas en mercados tan conservadores como el de la impresión, donde aún está por llegar (y asimilarse) la revolución de la tinta electrónica. Mientras se espera ese momento, los jugadores en este negocio mueven sus bazas con cautela explotando hasta el último mililitro los beneficios obtenidos a partir de la venta de tinta de repuesto, o tóner para las impresoras láser.

 

En este escenario, ofrecer un producto láser específico para el hogar supone dar un paso un tanto atrevido que supone romper un poco las reglas establecidas: láser para la oficina y tinta para el hogar. No es sólo Canon quien ha dado este paso, Samsung o HP han presentado modelos en esta dirección.

 

caon isensys lbp5050n

 

 La estética de este modelo Canon i-Sensys LBP5050n es apropiada para el hogar, con un tamaño comedido y un buen rendimiento y características.

 

Canon LBP 5050n se diferencia de las impresoras láser convencionales en aspectos claves para el entorno doméstico: su tamaño es más reducido, el mantenimiento es muy sencillo y la estética está pensada para agradar a quienes no buscan un “muerto” aunque sea a cambio de impresiones con calidad láser.

 

La instalación es francamente sencilla en lo que a la conexión USB se refiere, aunque también integra una conexión de red Ethernet. No hay pantalla LCD alguna, de modo que ante complicaciones con el software encargado de detectar la impresora en la red, poco se podrá hacer para cambiar parámetros en la propia impresora. De todos modos, es una presencia útil para configuraciones domésticas “avanzadas” y un alivio para quienes no quieran estar al lado de esta impresora mientras trabaja, debido al elevado ruido que se origina cuando está en faena (48 db).

 

canon isensys lbp5050n front

 

En el frontal está la bandeja con capacidad para 150 hojas, y otra auxiliar para introducir papel manualmente de hoja en hoja.

 

El controlador en el equipo (CAPT) es el encargado de procesar las imágenes y los trabajos, de modo que la impresora sólo se encarga de recibir los trabajos y convertirlos en instrucciones para aplicar el tóner donde se necesita. De este modo se abaratan los costes de fabricación del hardware a costa de cargar más el sistema, sobre todo cuando se trata de trabajos muy pesados.

 

El controlador es bastante amigable, con opciones para imprimir en distintos modos y calidades. Es recomendable imprimir en modos borrador o monocromo para ahorrar la mayor cantidad de tóner como sea posible. El precio de los consumibles es de 60 euros para el cartucho negro para 2.300 hojas, y de 55 euros para los de color con capacidad para 1.500 hojas. Se trata de las estimaciones “oficiales”, pero permiten hacerse una idea del coste de las impresiones, que para negro estarán en torno a los 3 céntimos de euro y para color en torno a los 20 céntimos de euro por página. Precios sensatos con una calidad final correcta. El láser no es apropiado para imprimir fotos, pero sí es excelente para documentos míxtos que combinen texto y gráficos.

 

 

canon isensys driver

 

El controlador de impresión, a pesar de lo económico de la impresora y sus limitaciones para afrontar trabajos muy voluminosos, incluye opciones para ajustar con precisión el tipo de acabado y calidad. No tiene dúplex automático, pero para trabajos pequeños se puede sustituir por el manual.

 

Las cifras de rendimiento que proporciona el fabricante son bastante precisas, aunque depende del trabajo. Para archivos de foto grandes, por ejemplo, el tiempo de salida de la primera página y sucesivas puede superar el minuto y medio. Para un documento estándar fue de poco más de 30 segundos, y el dato ofrecido por Canon es de 28 segundos. 12 páginas por minuto en blanco y negro y 8 páginas por minuto en color son también valores realistas, aunque de nuevo al tratarse de un controlador software, depende del tipo de trabajo y del estado del equipo.

 

Conclusiones

 

Canon ha hecho un buen trabajo con esta impresora i-Sensys LBP5050n. Incluye conexión de red y USB, precios comedidos para los consumibles y una calidad y velocidad adecuadas para el uso en el hogar. Eso sí, para entornos profesionales se queda pequeña. A lo sumo se podría recomendar para un profesional liberal o autónomo, aunque con muchas precauciones y teniendo en cuenta sus limitaciones con grandes volúmenes de impresión. 
 

  • Share This