¿Cómo funciona?

¿Cómo funciona?
30 de abril, 2009

El sistema está basado en una técnica conocida desde hace años, la estereoscopia, que consiste en mostrar una imagen ligeramente diferente para cada ojo, como ocurre cuando vemos la realidad, para inducir al cerebro a crear una sensación tridimensional espectacular.

El software 3D Vision renderiza las imágenes dos veces, una para el ojo derecho y otra para el izquierdo. El monitor las muestra simultáneamente y el receptor IR envía una señal a las gafas en tiempo real para que se sincronicen con la secuencia, bloqueando fotogramas para que cada ojo los perciba alternativamente. Gracias al uso de la última tecnología se ha logrado una precisión espectacular, y la imagen que consigue es tan nítida y estable como si no usáramos las gafas.

Funcionando a 120 Hz conseguimos una frecuencia de 60 Hz para cada ojo, más que suficiente para "engañar" a nuestros sentidos y proporcionar sensación de realidad. Además. gracias a esa velocidad de refreso disminuye considerablemente la fatiga visual y podemos usar el dispositivo durante bastante tiempo sin cansarnos (de todas formas, con o sin gafas 3D siempre es recomendable descansar unos minutos cada hora de juego).


Asistimos a su presentación oficial en España
y tuvimos la ocasión de probarlas durante unos minutos, dejándonos una muy buena primera impresión. La sensación es como si el monitor fuera una caja hueca y los objetos se representan en diferentes planos, ofreciendo una imagen de profundidad muy real, pero que permite jugar con precisión y sin cansancio visual, algo muy molesto con otras soluciones. Os animamos a que lo probéis si tenéis la oportunidad porque ni las imágenes ni los vídeos hacen justicia al resultado final.

La autonomía de las gafas es de 40 horas aproximadamente, y podemos regular la profundidad de campo (según las dimesiones del monitor) y activar o desactivar el modo 3D con solo pulsar un botón. Si apartamos la vista del juego seguimos viendo perfectamente, como si lleváramos unas gafas de sol puestas.

Uno de sus mayores inconvenientes es el hardware necesario para hacer funcionar el sistema de forma fluida y a una resolución de 1.680 x 1.050 píxeles. Tendremos que partir de un procesador Intel core 2 Duo o AMD X2 (o superiores), gráficas NVIDIA GeForce 9600GT y superiores y más de 1 Gbyte de RAM, aunque también es cierto que el público objetivo al que va dirigido este producto suele disponer de máquinas potentes capaces de ejecutar con soltura cualquier título. La otra pequeña pega que vemos es que sólo sea compatible con juegos de PC. Las consolas de última generación han sido todo un éxito de ventas y seguro que más de un jugón estaría encantado de hacerse con las NVIDIA 3D Vision y conectarlas a su máquina.

Las NVIDIA 3D Vision en conjunto con el Samsung Syncmaster 2233RZ constituyen un producto novedoso y consiguen crear una sensacion de tridimensionalidad real en casi todos los videojuegos actuales, llevando un paso más allá la inmersión del jugador en el entorno. El coste del conjunto supera los 450 euros, un precio interesante teniendo en cuenta que contamos con la última tecnología y es compatible con multitud de títulos actuales.

  • Share This