¿Qué navegador se actualiza más?

¿Qué navegador se actualiza más?
7 de mayo, 2009

Un informe desarrollado por el Instituto Tecnológico Federal de Suiza ha revelado que los usuarios de Google Chrome son los que se actualizan más rápidamente a nuevas versiones, por delante de Firefox, Safari y Opera. Internet Explorer no dispone de estas actualizaciones frecuentes, de modo que no está contemplado en el estudio, pero las conclusiones son evidentes. Las actualizaciones invisibles de Chrome dan su fruto. 

 

El informe realizado por este instituto ha contado con la colaboración de Google, que ha proporcionado los datos estadísticos que permitían conocer qué versiones de los navegadores se utilizaban para acceder a los servidores de Google, y por tanto, a todos sus servicios. Teniendo en cuenta la cantidad de tráfico que generan esos servidores, la muestra para el informe resulta ciertamente notable.

 

 

Según las conclusiones indicadas en el informe -que podéis consultar en su totalidad aquí– se ha detectado un dato especialmente peligroso: el 45,2% de los usuarios no usan la versión más reciente de su navegador web. Teniendo en cuenta que las vulnerabilidades en los navegadores web se encuentran entre las más explotadas entre los hackers, ese dato resulta especialmente relevante y muestra la relativa “dejadez” de muchos usuarios a la hora de mantener actualizadas sus aplicaciones.

 

Porcentaje de usuarios con la versión más actualizada de su navegador 21 días después de su publicación. Fuente: Techzoom.net

 

Un análisis más detallado de esos datos permitió conocer qué usuarios mantenían sus navegadores más actualizados. Para ello se estudió el porcentaje de usuarios de cada versión 21 después de la emisión de una nueva actualización, y las conclusiones fueron las siguientes: 

 

      1. Los usuarios de Google Chrome son los mejor actualizados, ya que 21 días después del lanzamiento de Chrome 1.0.154.48 el 97% de los usuarios de este navegador ya estaban utilizando la nueva versión.

 

      2. Los usuarios de Firefox son también sensibles a estos procesos, y tras 21 días de la publicación de Firefox 3.0.8 el 85% ya lo tenían instalado y funcionando.

 

      3. Tan sólo el 53% de los usuarios de Safari se actualizaron a la versión 3.1.1 21 después de su lanzamiento, pero la cosa fue peor para las versiones 3.2.0 y 3.2.1, que tan solo el 33% instaló en el periodo de 3 semanas de tiempo tras su aparición.

 

      4. Los peores fueron sin duda los usuarios de Opera, un navegador que obliga a instalar actualizaciones como si se tratara de nuevas instalaciones del navegador. Puede que ese sea el principal motivo de que tan sólo el 24% de los usuarios de Opera instalasen Opera 9.63 en los 21 días posteriores a su lanzamiento.

 

Lo que evidencian esos datos es otra conclusión importante: los métodos de actualización son críticos para mantener a los usuarios actualizados. El caso de Google Chrome es el más claro, ya que sus desarrolladores directamente instalan la actualización -aunque ese comportamiento se puede variar- sin preguntar al usuario, de forma transparente e invisible. A pesar de las posibles críticas que el método pueda implicar, el resultado es desde luego muy importante cuando de lo que se trata es de proteger a los usuarios manteniendo sus navegadores a punto.

 

Frecuencia y métodos de actualización de los navegadores. Fuente: Techzoom.net

 

El estudio no contempla Internet Explorer ya que Microsoft no utiliza ese sistema de pequeñas y frecuentes actualizaciones intermedias, pero en este sentido hay que señalar que Microsoft está tratando de imponer con más dureza la instalación de Internet Explorer 8 tanto en Windows XP como en Windows Vista, un comportamiento que va enfocado precisamente a ofrecer a los usuarios -hipotéticamente- la versión más segura de su desarrollo.

 

  • Share This