Microsoft, Google y el monopolio

Microsoft, Google y el monopolio
9 de mayo, 2009

“Promover la competencia de navegadores web en Windows significa reforzar el dominio mundial de Google en el mercado de las búsquedas y la publicidad”. Este será unos de los principales argumentos de defensa de Microsoft en el caso que investiga la Comisión Europea por conducta anticompetitiva del gigante del software con el navegador web Internet Explorer. “Google es el diablo, son tan malos como nosotros”, parece querer decir Microsoft para defenderse de las acusaciones de monopolio.

 

Microsoft mostrará ante la Comisión Europea los efectos perjudiciales que a su juicio tendrá en toda la industria la inclusión en sistemas Windows de los navegadores web Firefox y Chrome, según han señalado a The New York Times fuentes cercanas a los responsables jurídicos de Microsoft. 

 

 

La defensa de Microsoft insistirá que la presencia de Chrome en los equipos con Windows fortalecería su dominio en el mercado de las búsquedas. Lo mismo sucedería al incluir Firefox, cuyo desarrollador Mozilla está financiado en una gran parte por Google y su tráfico lo dirige hacia su motor de búsqueda. El gigante del software intentará probar los riesgos que implica Google, que compite en correo electrónico, publicidad en línea, búsquedas y ahora con un sistema operativo –Android- para equipos portátiles y teléfonos inteligentes.

 

Además, Microsoft, explicará que Internet Explorer forma parte inseparable de los sistemas Windows y no puede desinstalarse completamente, destacando que los usuarios pueden descargar y utilizar cualquier otro navegador web existente. También indicará la pérdida progresiva de cuota de mercado de Internet Explorer frente a la competencia.

 

Está claro que Google camina en su propio interés, que el avance de Chrome o Firefox potenciaría sus aplicaciones ofimáticas Web y que comienza a ser preocupante su cuota de mercado en búsquedas y publicidad, pero aún así está por ver si los argumentos de Microsoft convencen a las autoridades antimonopolio de la U.E.

 

No obstante, resulta curioso que una compañía que mantiene el 90% de cuota de mercado en sistemas operativos, intente defender su posición con el presunto monopolio de otros, aunque puede ser un enfoque inteligente, teniendo en cuenta que la cuota de Google en otras áreas también ha sido objeto de investigación y ha impedido, por ejemplo, los acuerdos con Yahoo!.

 

Veremos cómo termina el caso. En junio comienzan a puerta cerrada la exposición de las argumentaciones, tanto de Microsoft como la de las demás partes interesadas, incluyendo a Opera, Mozilla, Google o el comité europeo de sistemas interoperables.

 

En todo caso y sea cual sea el dictamen de la Comisión Europea, Microsoft debe hacer algo más que defenderse acusando a sus rivales para mantener la cuota de mercado de IE, que pierde implantación tanto a nivel doméstico como corporativo, con Firefox en una tendencia ascendente como clara alternativa.

 

  • Share This