Francia desata iras en Internet

Francia desata iras en Internet
12 de mayo, 2009

Hace unos días la Asamblea Nacional Francesa desestimó el primer intento para aprobar la polémica ley HADOPI, pero hoy se ha vuelto a votar con un resultado desastroso: la ley finalmente se ha aprobado, con unas consecuencias que podrían ser terribles para la libertad y privacidad de los usuarios de Internet. La industria discográfica y del cine ha ganado una importante batalla en el país galo para controlar sus contenidos. 

 

Como indican en diversos medios, la ley acaba de aprobarse en la Cámara Baja francesa con un resultado de 296 votos a favor por 233 en contra, lo que pone en marcha un proyecto impulsado por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para el control de las descargas en Internet de los usuarios franceses. De hecho, la votación -que resultó negativa hace unos días– ha resultado algo subjetiva teniendo en cuenta que el partido de Sarkozy tiene una mayoría sustancial en la asamblea francesa.

 

 

La polémica ley HADOPI de la que hablamos recientemente tiene como consecuencia más directa -y más famosa- la entrada en vigor del sistema de los tres avisos, mediante los cuales los ISPs comunicarán a los usuarios que se está detectando que realizan actividades de descarga de contenidos audiovisuales de forma ilegal. El tercer aviso conllevará la desconexión del usuario, que no podrá navegar por la Red de redes aun habiendo pagado su cuota mensual, algo realmente absurdo.

 

Ahora queda la aprobación en la Casa Alta, el Senado, que teóricmente la aceptará mañana miércoles. Según el principal representante de esta ley en la Asamblea Francesa, Franck Riester, las primeras multas y actuaciones legales podrían tener lugar el próximo año. Sin embargo, algunos oponentes creen que obligar a poner en marcha este sistema será difícil, si no imposible.

 

Las consecuencias de la puesta en marcha de esta ley son impredecibles, y es que aparte de las dificultades técnicas que puede suponer esa monitorización, también hay que tener en cuenta que hace poco el Parlamento Europeo aprobó una enmienda hace unos días según la cual la intervención del juez es necesaria para la suspensión de los servicios de Internet a los usuarios, algo que entra en conflicto con la recién aprobada ley francesa.

 

  • Share This