Canon EOS 500D

Canon EOS 500D
13 de mayo, 2009

Canon completa la renovación de su gama de cámaras réflex digitales con el modelo EOS 500D que, al igual que en el caso de la EOS 5D Mark II, permite grabar vídeo en alta definición y, como la EOS 50D,  integra un sensor CMOS de 15 Mpx. Canon encaja así esta cámara entre la EOS 450D y la EOS 50D en un ejercicio complicado a la hora de no canibalizar las ventas de la 50D.

Esta tarea, la de posicionar correctamente una cámara como Canon EOS 500D, no es sencilla. Sobre el papel, la 500D puede competir en especificaciones con el modelo superior, la Canon EOS 50D, e incluso comparte tecnología con el modelo EOS 5D Mark II, como la grabación de vídeo o la pantalla LCD de 3 pulgadas y 640 x 480 píxeles de resolución (todo ello sin pararnos a revisar modelos de la competencia).

 

De todos modos, las pruebas de laboratorio están precisamente para confrontar las especificaciones con el día a día y el uso cotidiano; precisamente este es el método de trabajo preferido por el Laboratorio de MuyComputer. Hemos disfrutado de la nueva réflex de Canon durante algunos días y hemos comprobado qué puede ofrecernos.

 

canon eos 500d front

El objetivo incluido en el kit es de tipo EF-S, como corresponde a las cámaras Canon con sensor APS-C. Son incompatibles con las cámaras con Full Frame, y el factor de multiplicación es de 1,6x, de modo que un angular 18 – 55 mm. pasa a ser 28,8 -88 mm (equivalente 35 mm.)

 

Desde los primeros minutos nos dimos cuenta que la Canon EOS 500D, a pesar de su repertorio de tecnologías, no es rival para cámaras con más entidad como las mencionadas anteriormente. La carcasa de plástico, el tamaño reducido y compacto o su ligereza son cualidades positivas en manos de quienes pasan de una cámara compacta a una réflex digital, pero son defectos en manos de fotógrafos que buscan algo más en sus herramientas de trabajo.

 

Simplemente instalar un flash de gama alta (en nuestro caso un Speedlite 580EX) o un objetivo “grande” como el 17-55 EF-S IS USM 2.8 se antoja complicado en extremo: sólo el objetivo pesa más que toda la cámara incluyendo las baterías. El agarre se hace complicado en un cuerpo tan pequeño y la postura es necesariamente forzada e incómoda. 

 

 canon eos 500d back


El tamaño de esta cámara es muy compacto y obliga a prescindir de más diales de selección o a hacer que los botones tengan distintas funciones.

 

Lo que sí se puede volver en contra del éxito comercial de esta cámara es su precio, un tanto elevado (839 sólo cuerpo) para pertenecer a una gama supuestamente económica, y cercano al de la EOS 50D. De hecho, puede haber quienes decidan prescindir del vídeo y apostar por una cámara semi profesional con carcasa de aleación de magnesio, mejor agarre y mayor velocidad (hasta 6,4 fps en ráfagas), así como una ergonomía mucho más estudiada, con doble dial de selección, pantalla LCD auxiliar o visor de pentaprisma.

 

 

 

Una réflex muy viajera

 

Lo cierto es que si se compara con una cámara compacta de tipo superzoom, la EOS 500D es sólo marginalmente más engorrosa de llevar encima si se usa la lente incluida en el kit. Se trata de una lente EF-S estabilizada con una focal de 18 -55 mm muy ligera y también compacta, de modo que el conjunto pesa poco y se puede llevar en un bolso o una mochila sin problemas.

 

La incorporación de la pantalla LCD Clear View de 3 pulgadas y una resolución de 920.000 píxeles (de nuevo tomada de la profesional EOS 5D Mark II) consigue un nivel de detalle sorprendente, permite comprobar de forma precisa el enfoque y da a los menús de la EOS una claridad excepcional. Cuenta con modos de ayuda para ángulos complejos, modo “Live View” con opciones basadas en contraste y autoenfoque con detección de rostros, todos con vista a ponérselo fácil a los usuarios que comienzan el en mundo de la fotografía SLR digital. De todas formas echamos de menos un LCD auxiliar donde consultar datos básicos de manera más rápida.

 

 

 

Afortunadamente y como cabía esperar las similitudes acaban ahí, y tras unas decenas de disparos EOS 500D comienza a hacer valer sus argumentos. Su sensor es excelente, con tecnología CMOS APS-C (22.3 x 14.9 mm) y que integra el exitoso procesador DIGIC 4. La firma japonesa ha aprovechado todo lo bueno de la gama EOS para crear una digna sucesora de la 450D.  Sin ir más lejos, con una ISO desde 100 hasta 12.800, las posibilidades de hacer fotos en condiciones de poca luz son infinitamente superiores a cualquier compacta avanzada y la mayoría de las réflex de gama de entrada o media.

 

Por encima de ISO 6400 el ruido se levanta de manera notable, pero aun así es menos invasivo y destruye menos detalle que en otras cámaras. Además, con el modo RAW se consigue conservar todo el detalle capturado en el sensor, así como asegurar unas posibilidades de tratamiento en el ordenador excelentes, sin pérdidas de información. El objetivo incluido es solvente, pero ni mucho menos consigue sacar todo el jugo al excelente sensor de la 500D.

 

/files/264-13852_FOTO_500d_grip.jpg

La empuñadura contribuye a dar más cuerpo a la EOS 500D, pero el precio de este accesorio sitúa al conjunto demasiado cerca del modelo EOS 50D, que para un uso fotográfico puro (no incluye vídeo), es una opción mucho más robusta y capaz. Con la empuñadura también hay hueco para una segunda batería.

 

La grabación de vídeo es otro atractivo añadido, aunque con limitaciones. Apenas sí hay margen para ajustes manuales, y en modo Full HD sólo se alcanzan 20 fps. En el modo 720p sí se alcanzan 30 fps, pero la calidad del audio es limitada y no hay entrada de micro como en la EOS 5D Mark II. Además, el formato de grabación es MOV, con un códec extremadamente “fino” en detalle con una tasa de bits de más de 30 Mbps que necesita una conversión previa a AVCHD o MPEG2 para poder moverlo en equipos “estándar”.

 

Podremos grabar vídeo a resolución 1080p a 20 fps, 720p a 30 fps (ambos en formato panorámico) y al 640 x 480 a 30 fps, hasta un máximo de 4 Gbytes o 29 minutos y 59 segundos. También hay que tener presente que cuando se graba vídeo la autonomía de la batería se resiente y mucho. Esperemos que la siguiente generación de réflex resuelvan mejor estos detalles.

canon eos 500d sensor int

El sistema de limpieza está integrado en el sensor, aunque no está de más comprobar de vez en cuando que no hay motas de polvo adheridas. Para ello sólo tienes que configurar una apertura tal que F22, apuntar a un cielo azul y luego examinar la imagen en buscar de motas.

 

El sistema de almacenamiento es de tipo SDHC, y para que todo vaya bien, es recomendable que sea una tarjeta de clase 6 al menos y de una capacidad suficiente para poder trabajar en modos combinados como RAW+JPEG y grabar vídeo (recomendamos, al menos 8 Gbytes). Puede que al principio se siga usando el modo JPEG como en las compactas, pero lo normal es ir adoptando nuevas costumbres y hábitos fotográficos que supongan sacar el máximo partido de todas las virtudes fotográficas de la Canon EOS 500D.

 

 

El flash integrado no se puede considerar por sí mismo con una virtud y, como suele ser habitual, su eficacia es discreta. Los flashes dedicados son la mejor opción, pero aun así el flash de la EOS 500D nos puede permitir resultados correctos si no tenemos nada mejor a mano. Canon ha presentado un modelo especifico de flash compacto, el Speedlite 270EX, con el que se conseguirán mejores resultados sin más que usar luz rebotada, por ejemplo.

canon eos 500d flash montado

 

El flash Speedlite 270EX es perfecto para la EOS 500D por tamaño y ligereza.

Conclusiones

 

Hacer fotos con esta cámara será todo un descubrimiento para los que vengan del mundo de las compactas avanzadas o incluso una réflex muy básica. La calidad y el detalle de las fotos obtenidas con la Canon EOS 500D está a años luz de estas y usar la cámara por la noche o en interiores sin flash parece magia.

 

Hasta que no se ven las fotos en una pantalla grande y se comprueba que con ISO 3.200 se obtienen fotos presentables muchos pensarán que es ciencia ficción. Pero todo lo contrario: es tecnología y de la buena. Los automatismos, modos predefinidos y facilidad de uso ayudarán a los noveles a introducirse con garantías en la fotografía réflex y disfrutar de una cámara fantástica durante años con la garantía de que no se les quedará corta.

 

Los fotógrafos profesionales en ningún caso deberían sentirse atraídos por el influjo de las especificaciones, que a pesar de ser excepcionales no reflejan las limitaciones en construcción, acabado o ergonomía. Sin ir más lejos, no hay un botón AF-ON en la EOS 500D, y sólo esa ausencia supone romper con los hábitos de buena parte de los fotógrafos acostumbrados a desdoblar el bloqueo de la exposición del bloqueo de foco. En cualquier caso, es una gran cámara réflex, y aunque su precio sea algo elevado, su calidad va a la par. Muy recomendable.

 

  • Share This