Memup Mediadisk SX Series

Memup Mediadisk SX Series
24 de mayo, 2009

Uno de los primeros discos multimedia en formato 2,5 pulgadas. Un híbrido entre disco externo y player de vídeo para usuarios muy viajeros. Sólo se le echa en falta un conector HDMI para salida en alta resolución. Además incluye un lector de tarjetas y un puerto miniUSB para conexión de otros dispositivos o para enchufarlo a un ordenador. El complemento ideal del viajero por su economía, capacidad y facilidad de uso.

Este player multimedia de Memup -uno de los fabricantes con mayor variedad de estos dispositivos que cada vez ganan, por derecho propio, un sitio en el salón de casa- destaca, ante todo, por su portabilidad. Se trata de un disco de 2,5 pulgadas de Samsung embutido en una minicarcasa que lo convierte en todo un sistema multimedia. De hecho, cuenta hasta con minúsculos botones para controlar el dispositivo en ausencia del mando a distancia, por supuesto incluido. Eso sí, los botones, hasta que uno se habitúa, no son fáciles de manejar.

Por nuestro laboratorio han pasado diversas soluciones de este fabricante. Así, recientemente probamos un player personal con pantalla de 4,3 pulgadas, el Memup M430 TR, y nos gustó bastante. Esta vez esta firma nos ha prestado el Memup Mediadisk SX Series, un curioso disco portátil que se reivindica por sus prestaciones. La solución está diseñada para todos aquellos que busquen un player portátil compatible con todo tipo de televisores y que se instale en cuestión de segundos. Enchufar a la conexión eléctrica, a la pantalla por un simple cable y a disfrutar de nuestros contenidos.

Como ya hemos dicho, el Memup Mediadisk SX Series sirve también como disco portátil USB de alta velocidad y con capacidad de 500 Gbytes. De hecho, su precio es un poquito más alto que un disco de estas características, por encima de los 200 euros; en cambio, el tamaño es similar pero ofrece mucho más.

Al abrir la caja sorprende el pequeño tamaño del disco. De hecho parece un adaptador multimedia como los que están de boga hoy día. Además del disco, encontramos todos los cables necesarios para conectarlo a la pantalla, el software, sistema de alimentación y el mando a distancia.

La solución de Memup consiste en un disco de 2,5 pulgadas fabricado por Samsung e integrado en una carcasa negra metalizada que le dota de prestaciones multimedia. La interfaz de conexión con el ordenador es USB 2.0

La trasera del player es muy simple: encontramos las dos alternativas de vídeo (vídeo compuesto y YUV), el miniUSV, la toma de corriente y la conexión óptica de audio.

Como hemos avanzado, Memup busca la simpleza en un dispositivo en donde el único pero es la falta de una conexión HDMI. Eso sí, cuenta con salidas óptica, YUV, vídeo compuesto RCA (para televisores con euroconector) y ofrece una resolución de hasta 720 puntos. Este dispositivo reproduce todo lo habitual: : MPEG1, AVI, DVD, xDIV… También entiende los archivos de subtítulos .SRT tan de moda estos tiempos. Eso sí, en este caso es clave que el nombre del fichero de la película y los subtítulos sea el mismo.

En el frontal encontramos todos los botones para controlar este dispositivo como un reproductor mulitimedia. Además tenemos el botón de encendido y un lector de tarjetas de diversos formatos.

En la parte delantera es donde descubrimos que estamos ante todo un reproductor multimedia. Así, enchufado a la televisión (en este caso requiere alimentación eléctrica, cosa no imprescindible cuando actúa como disco duro) podremos encenderlo, elegir contenidos del menú, configurar el setup, etc. Obviamente, todas estas tareas son más fáciles e interactivas usando el mando a distancia incluido pero esta bien disponer de esta opción por si no lo tenemos a mano.

Como curiosidad, incluye en este frontal un lector de tarjetas (XD, SD, Multimedia Card..). Obviamente, podremos reproducir directamente en la televisión contenidos almacenados en estos formatos. También podemos, utilizando la función OTB, hacer un backup de los contenidos de la tarjeta en el disco duro.

La configuración del player es muy elemental. Podemos elegir el idioma, la salida de televisión y a navegar por los menús. Detecta los contenidos de audio, vídeo y fotografía, aunque también permite una navegación tradicional vía ficheros.

En definitiva, estamos ante una curiosa solución a caballo entre un disco portátil tan de moda hoy día por su utilidad y un reproductor multimedia de bolsillo. Seguro que estas soluciones cuajan entre ese perfil de usuarios que no quiere más complicaciones que cargar los contenidos en el player y disfrutar. con el valor añadido de la portabilidad. Eso sí, si se busca mayor calidad de reproducción o prestaciones más sofisticadas como acceso a la red, WiFi, etc., en el mercado hay otras soluciones más acordes. Por otro lado, el precio empieza a ser un lastre en estos dispositivos multimedia.. y es que por un poquito más de los doscientos euros que cuesta podemos encontrar ya nettops con muchas más prestaciones para convertir nuestra tele en un centro de ocio.

  • Share This