Rainbow Carbono Desktop

Rainbow Carbono Desktop

Los conjuntos de teclado y ratón inalámbricos se han convertido en una necesidad, sobre todo como complemento para ordenadores Media Center o como complemento para portátiles o netbooks. Este conjunto inalámbrico de Rainbow ofrece una solución cómoda de utilizar con buenos detalles de diseño y una ergonomía notable al que le faltan pocos detalles y ajustes de calidad para ser un producto realmente redondo.

 

El fenómeno de la adopción masiva tanto de portátiles como netbooks está llevando a la reducción del tamaño de los teclados y la eliminación de los ratones tal y como los conocemos para sustituirlos por superficies táctiles o touchpad. Pero este fenómeno en el que menguan los periféricos que nos permiten interaccionar con el ordenador está provocando que cada vez más personas opten por un teclado y ratón complementarios, al mismo tiempo que también suelen adquirir un monitor para manejar el portátil en casa.

 

 

Una solución como la que propone Rainbow cubre a priori las necesidades básicas de cualquiera que precise este tipo de complementos: un teclado de tamaño generoso, un ratón óptico cómodo de utilizar y un sistema de conexión inalámbrica que permitirá eliminar obstáculos en la mesa de trabajo. Además su diseño en colores discretos y acabado color titanio y negro permitirán su uso en cualquier ambiente.

 

El primer paso en el proceso de prueba de este conjunto fue la instalación. Nos sorpendió mucho el mínimo tamaño del receptor inalámbrico que se coloca en el puerto USB. Una ventaja si queremos transportarlo o si queremos que pase desapercibido, que puede convertirse en inconveniente si conectamos y desconectamos el sistema a menudo pues el receptor puede extraviarse fácilmente y su color negro puede facilitar que pase desapercibido a la vista.

 

 

También nos llamó la atención la presencia de dos tipos de pilas: AA y AAA. Además lo curioso es que precisamente las baterías de mayor tamaño deben instalarse en el ratón, y no en el teclado como cabría suponer. A la larga y con el uso comprobamos el acierto con esta decisión ya que el peso de las dos pilas de mayor tamaño mejora el manejo del ratón proporcionando la presión justa sobre la mesa para que podamos manejarlo con mayor precisión.

 

El sistema incorpora pilas para ponerlo en marcha nada más abrir la caja. Para el ratón se proporcionan dos unidades, aunque puede funcionar con una sola batería. Durante los test comprobamos que el alcance con una sola pila se reducía muchísimo, por lo que no es recomendable esta situación a menos que estemos en una situación de emergencia.

 

 

Para la instalación del teclado echamos en falta unas patillas de elevación algo más largas, ya que el diseño plano del mismo (excelente por otro lado) no permite un ángulo idóneo para teclear, aunque sí suficiente para un uso normal e incluso intensivo. La inclinación es importante para facilitar que todos los dedos de la mano puedan acceder con mayor comodidad a la parte superior del teclado.

 

Otra decisión de diseño que no nos gustó demasiado fue la del reducido tamaño de las teclas de función adicionales. Además los iconos que representan las funciones también son pequeños. Además si colocamos el teclado bajo una fuente de luz como un fluorescente o un halógeno el acabado en color titanio hace que ciertos iconos no sean visibles por culpa del brillo. No ocurre lo mismo con las teclas del bloque principal, rotuladas en blanco sobre negro.

 

 

El diseño del ratón nos ha parecido cómodo. Ante la decisión de otros fabricantes de ofrecer una forma más redondeada en la que la mano envuelve al ratón casi como en una semiesfera, Rainbow opta por un diseño más plano que noa ha parecido agradable en el uso. Por lo menos en el caso de los diversos tamaños de mano de las personas que probaron el dispositivo, el acceso a las funciones del ratón era perfecto.

 

No nos gustaron las dos teclas de avance y retroceso colocadas en la parte izquierda del dispositivo, demasiado pequeñas y juntas como para que su manejo sea inmediato y sencillo. Buena idea la tecla que permite aumentar la sensibilidad del sensor para trabajos de precisión como trazos de recorte en Photoshop. Por otro lado nos ha encantado la presencia de un botón de apagado  en la parte inferior que nos ahorrará muchas pilas si tenemos la precaución de utilizarlo cuando no usamos el dispositivo durante largo tiempo.

 

 

Sometimos a un uso intensivo ambas unidades y en situaciones distintas, tanto sobre mesas de despacho como sobre rodillas o en mesas colocadas a una altura más baja. La inclinación del teclado, como hemos comentado, no es la perfecta, pero permite escribir con cierta velocidad. El tacto de las teclas es suficientemente correcto, con un recorrido mayor que el que ofrecen teclados de portátil u otros modelos de membrana de menor calidad.

 

La separación de las teclas no es la ideal y hubiéramos preferido una elevación algo mayor de las mismas. Sin embargo tras sesiones largas de escritura no notamos fatiga ni problemas de entumecimiento en los dedos. En el uso del ratón encontramos muy conveniente la tecla de aumento de resolución (500 o 1.000 puntos por pulgada), aunque algo engorrosa de utilizar ya que hay que retrasar el dedo índice por detrás de la rueda de desplazamiento para activarla.

 

 

Por otro lado la navegación por páginas web no está bien resuelta, sobre todo por el problema mencionado de las teclas de avance y retroceso y por un ligero titubeo en el la rueda de scroll debido a la configuración de la misma. En cualquier caso la prueba de estrés fue superada con buena nota por el dispositivo.

 

En definitiva un modelo en el que si tenemos en cuenta su precio podemos calificarlo como muy bueno. Con el ajuste de algunos detalles de diseño y ergonomía y quizás si se hubieran elegido materiales más “nobles” (como elementos de plástico de mayor calidad) la nota hubiera sido mucho más alta.

 

  • Share This