MSI X340, ligero y asequible

MSI X340, ligero y asequible

Una de las características más valoradas en un portátil destinado a ser transportado es la ligereza. Sin embargo un ultraligero incrementa el presupuesto considerablemente. El X340 de MSI es asequible y ligero, pero con algunos peros. Conseguir la marca de los 1,3 kilos de peso y un espesor de menos de 2 centímetros sin superar la barrera de los 800 euros no es sencillo. Veamos dónde se ha pagado peaje.

 

En el mundo de los productos tecnológicos hay factores que van más allá de las meras prestaciones y uno de ellos es la ligereza. Un factor que está especialmente valorado en el caso de los ordenadores portátiles y que se ha unido con la delgadez para convertirse en un sello de exclusividad. Tanto que se ha convertido en una verdadera carrera de diseño y tecnología que ha traído a las tiendas productos tan exclusivos y sobresalientes como el codiciado MacBook Air y que ha supuesto una competición de prestigio para las principales marcas.

 

 

Pero ante tanta codicia de ligereza el usuario se encuentra que para adquirir un ordenador portátil ligero y delgado sólo tiene dos opciones. Elegir un ordenador exclusivo y de buenas prestaciones como el mencionado MacBook Air u otras alternativas como el Thinkpad X200, con un precio que refleja claramente su exclusividad, o conformarse con un netbook de pantalla y prestaciones reducidas por un precio que es una fracción del de los productos mencionados en primer lugar.

 

 

 

Pero ¿qué pasa si necesitamos ligereza y delgadez en nuestro portátil pero no queremos renunciar a tamaño de pantalla y prestaciones y a la vez no queremos elevar nuestro presupuesto? Este es precisamente el nicho que parece haber localizado MSI y para el que propone su serie X-Slim, a la que pertenece el X340 que hemos probado: un ordenador ligeo y delgado con prestaciones suficientes y con un precio que no supera los 800 euros.

 

Toma de contacto

 

Tal y como solemos hacer en nuestras pruebas de ordenadores portátiles, la primera impresión es visual y táctil. A la vista el X340 tiene un diseño excelente, su extrema delgadez (menos de 2 centimetros) hace que llame poderosamente la atención. El acabado ofrece un aspecto de plástico que no desagrada, pero le da una apariencia más de juguete que de ordenador “serio”.

 

 

Una vez en las manos sentimos esa sensación de incredulidad que experimentamos la primera vez que sujetamos un MacBook Air: ¿Es posible que esto que tenemos entre las manos de poco más de un kilo sea un ordenador? Realmente la ligereza y la extrema delgadez del ordenador son una carta de presentación impresionante.

 

En la parte posterior de la pantalla encontramos un logo de MSI que se ilumina, un claro guiño al MacBook Air. Al tacto los materiales parecen sólidos y el portátil tiene un buen ensamblaje de las partes, tanto en lo que respecta a la siempre peliaguda zona donde pivota la pantalla como las uniones entre piezas de la parte superior. La pantalla, de 13,4 pulgadas, está rodeada de una zona de plástico (en este caso blanca).

 


El teclado es el primer escollo con el que tropezamos. MSI ha optado por un modelo de membrana en el que, para respetar el diseño extraplano, las teclas tienen muy poca altura y separación y su recorrido es muy corto. En superficie el tamaño es bastante generoso (bastante más amplio que el de un netbook) pero el tacto es peor que el de algunos modelos de ordenadores compactos. Tras un tiempo de adaptación es posible teclear con más comodidad, pero desde luego es de lejos el detalle que menos nos ha gustado del portátil.

 

El touchpad es otra asignatura pendiente, pero ésta compartida por la grandísima mayoría de portátiles y entre ellos modelos de más prestigio y mayor precio. No creemos que hasta la fecha se haya resuelto de forma satisfactoria, y el X340 no es una excepción. Aporta un sistema por el que la membrana es continua, es decir, no muestra zonas diferenciadas. Sin embargo, pulsando en la parte derecha y desplazando el dedo arriba y abajo mientras mantenemos la presión obtendremos un efecto de scroll.

 


En la parte inferior encontramos los altavoces que localizamos gracias a unas rejillas que se pueden ver en los laterales cerca del borde. Durante las pruebas mostraron una aceptable respuesta, más convincente que la que ofrecen los altavoces de los netbook, más limitados por el tamaño. La batería se puede retirar y se incorpora un modelo de 4 celdas. Al parecer en un futuro se podrá adquirir otra de 8 que no ocupará (en teoría) más espacio pero sí aumentará el peso. Como veremos más adelante en las pruebas de rendimiento, la opción de una batería más capaz puede ser necesaria.

 

Prestaciones

 

Llega el momento del encendido. La puesta en marcha del sistema Vista preinstalado no se hace demorar demasiado (aproximadamente un minuto), a la altura de otros netbooks y en línea por ejemplo con el propio modelo Wind de la marca. La pantalla se muesta con una calidad correcta, aunque con algunos reflejos molestos en caso de uso al aire libre. En cuanto a brillo y contraste los niveles son más que aceptables, gracias a su tecnología LED,  incluso con su configuración de bajo consumo en el que el brillo se mantiene al mínimo.

 

La definición de la pantalla es suficiente para disfrutar de vídeos a resoluciones de 720p con buena calidad. Las pruebas en condiciones de trabajo con documentos en los que variamos el tamaño de las fuentes al mínimo no presentó tampoco problemas. En definitiva una pantalla competente que no está a la altura, por ejemplo, de la del MacBook Air. Una referencia con la que tropezamos inevitablemente y que en ocasiones no es justa sobre todo por el precio de uno y otro.


 

 

Durante las pruebas el procesador Core Solo de voltaje ultra bajo, una de las grandes novedades propuestas por MSI con este portátil, se comprotó dignamente. Las prestaciones mostraron unos índices por encima de los indicados por los netbook más potentes. En todo momento el manejo del ordenador se realizó con fluidez incluso a la hora de reproducir vídeo en formato 720p.

 

La tarjeta gráfica es otro talón de Aquiles que el X340 comparte con los netbooks. Se trata de un dipositivo integrado de memoria compartida de Intel para el que no podemos pedir que nos ofrezca grandes prestaciones en 3D. Sin embargo mostró una soltura más que suficiente reproduciendo vídeo. En el apartado del disco duro disponemos de un tamaño suficiente, 320 Gbytes, y que en las pruebas se mostró muy rápido para su categoría, bastante más que los modelos instalados en los netbook. En la parte negativa el que en ocasiones el disco era algo ruidoso.

 

 

 

En definitiva y en lo que respecta a las prestaciones el rendimiento del X340 se puede definir como notable. Corre Windows Vista sin ningún problema, gracias también a sus 2 Gbytes de memoria y está a la altura de las prestaciones de otros ultraportátiles de mucho más glamour que montan incluso procesadores más potentes.

 

Autonomía y consumo

 

En el apartado de la autonomía y el consumo partimos con cierto escepticismo al comprobar que montaba una batería de 4 celdas. Sin embargo, las pruebas nos desmintieron con una duración en condiciones normales (con conexión a la red activa) que superó las tres horas. La visualización continua de vídeo comprimido nos permitió ver sin apuros una película de dos horas y media restando un 15% de batería.


 

 

Hay tres culpables principalmente de este buen comportamiento en cuanto al consumo. Por un lado el procesador, que limita su consumo a un máximo de 5,5 vatios. Por el otro la tecnología LED de la pantalla y finalmente el diseño energético en general realizado por MSI. El ordenador incluso dispone de un botón de modo Eco para ahorrar aún más batería. En cualquier caso la verdad es que la opción de la batería de ocho celdas es como para pensárselo, sobre todo si no añade demasiado peso al conjunto. Con una duración de batería que rondara las seis horas el X340 se convertiría en todo un road warrior.

 

En el apartado de la conectividad el X340 vuelve a marcar un tanto importante. Encontramos dos puertos USB, todo un lujo que nos permitirá utilizar teclado y ratón externos además de un sistema de almacenamiento (recordemos que no dispone de unidad óptica incorporada) sin necesidad de un hub, conexión HDMI, una posibilidad muy bienvenida, además de las conexiones VGA, ethernet e incluso se permite el lujo de disponer de ranura para insertar tarjeta SD.

 

 

Desde luego es toda una obra de ingeniería haber podido integrar tantos conectores en un espesor tan reducido. En lo que respecta a las conexiones inalámbricas dispone de Wi-Fi 802.11 n y como opción la posibilidad de incorporar Bluetooth. No hemos podido confirmar la posibilidad de incorporar un módem interno 3G, opción que sería interesante en un portátil con una vocación tan viajera. Sabemos que los chicos de MSI recogeran la sugerencia y que llegará donde corresponda…

 

Conclusiones

 

Siempre es difícil valorar un producto innovador, y el X340 de MSI lo es. Es cierto que por el mismo precio hay portátiles más potentes y con mejores teclados pero ¿cuánto pesan, qué espesor tienen, cuánto les dura la batería? Es cierto que un MacBook Air es más glamuroso pero ¿a qué precio? También es cierto que hay netbooks por la mitad de precio pero ¿con qué prestaciones, con qué teclado, con qué pantalla?


 

 

Al X340 le faltan algunos retoques para ser perfecto: sobre todo el teclado (una verdadera lástima) y en cierta medida el ruido y la pantalla, pero en detalles importantes marca tantos decisivos, como en las prestaciones (siempre en términos relativos a productos con su mismo peso) autonomía y conectividad. Pero para alguien que busque un portátil extremadamente ligero y delgado, con prestaciones suficientes, pantalla y teclado de tamaño suficiente y un precio razonable no podemos más que recomendarlo. Y por eso precisamente… lo recomendamos.

 

NOTA: Nos comunican en MSI España que este modelo equipará el disco duro de 500 Gbytes en vez del de 320 que montaba la unidad probada.

 

  • Share This