Samsung S1 Mini

Samsung S1 Mini
10 de junio, 2009

Samsung apuesta por el diseño y la portabilidad en su nueva serie S1 Mini de discos externos. Analizamos a fondo una solución de almacenamiento perfecta para usuarios que, además de espacio, quieren un producto diferente y con estilo. Los nuevos discos duros externos S1 Mini sólo pesan 91 gramos, son más pequeños que un teléfono movil y están disponibles en capacidades de 80, 120 y 160 gigabytes.

El producto viene en un embalaje que deja ver el espectacular acabado del disco sin abrir la caja. Samsung incluye, además del disco duro, una funda de símil piel negra, dos cables de conexión miniUSB a USB (uno de ellos corto y rígido) y un escueto manual de instrucciones con versión en castellano.

El cable corto y rígido es práctico y cabe en cualquier parte.

El dispositvo está realizado en plástico de alta calidad. La parte posterior tiene un tacto rugoso que facilita el agarre y el frontal tiene un acabado negro brillante con motivos circulares muy elegante. Todos los perfiles son redondeados y tienen aspecto metálico mejorando la apariencia del conjunto. Un pequeño LED azul se ilumina dentro de la carcasa cuando lo conectamos al ordenador indicando que está listo para funcionar.

En nuestras pruebas, el Samsung S1 Mini tuvo un comportamiento muy similar al de otros discos externos portátiles que han pasado por nuestro laboratorio. La velocidad de transferencia (siempre limitada por el estándar USB 2.0) alcanza los 33,5 MB/s de máximo, con una media de 25,6 MB/s. El tiempo de acceso aleatorio (21 ms.) es sensiblemente superior al de otros dispositivos testeados pero en la práctica será inapreciable, dado que hablamos de milisegundos de diferencia.

Para comprobar el rendimiento del disco en uso real copiamos una carpeta con 1 gigabyte de archivos de todo tipo, una imagen ISO de 4,7 gigabytes y una partición completa de 20 gigabytes, y lo comparamos con un WD MyPassport Elite ya analizado en nuestro laboratorio técnico.

Aunque en el manual no se nos ofrece ningún detalle al respecto, el Samsung S1 Mini incluye de fábrica una aplicación para realizar copias de seguridad de forma automática y otra que permite crear volúmenes ocultos y cifrar nuestros datos con un nombre de usuario y contraseña. Al poner el marcha el disco en un PC con Windows (no es compatible ni con Mac ni con GNU/Linux) nos ofrece la posibilidad de instalar y configurar el software.

Uno de nuestros temores antes de probar de forma intensiva este dispositivo es la temperatura, dado que esta construido íntegramente en plástico. Tras un par de horas el disco se calienta, pero en ningún momento resulta excesivo ni molesto. Eso sí, al no tener un material que disipe tarda más tiempo en enfriarse por completo. El ruido generado es prácticamente imperceptible.

Conclusiones

El Samsung S1 Mini es un dispositivo muy práctico, perfecto para trasladar de un lugar a otro una cantindad considerable de datos o como complemento de viaje para un netbook con poca capacidad de almacenamiento.

Destacamos su cuidado diseño, rendimiento correcto y las aplicaciones incluidas que permiten aprovechar al máximo la unidad sin tener que recurrir a soluciones de terceros. El precio por gigabyte (0,90 euros) es superior al de soluciones parecidas aunque teniendo en cuenta todo lo expuesto anteriormente nos parece una alternativa muy recomendable.

  • Share This