Windows 7, sin Internet Explorer

Windows 7, sin Internet Explorer
11 de junio, 2009

Microsoft está preparando una edición especial de su sistema operativo Windows 7 que no incluirá de serie ningún navegador, ni siquiera Internet Explorer, con la idea de evitar así posibles sanciones por parte de la Comisión Europea. Se habían considerado otras alternativas como la que incluiría a otros navegadores de serie en Windows 7 además de IE, pero parece que Microsoft prefiere vender su SO sin ningún navegador.

"Para asegurarnos de que Microsoft cumple las leyes Europeas, Microsoft publicará una versión separada de Windows 7 para su distribución en Europa que no incluirá Windows Internet Explorer", indicaba un memo de la empresa de Redmond que citan en CNET.

"Microsoft ofrecerá Internet Explorer 8 de forma gratuita y separada y facilitará a los fabricantes de PCs preinstalar IE 8 en máquinas con Windows 7 si así lo deciden. Los fabricantes de PCs podrán instalar un navegador alternativo en lugar de IE 8, y como siempre ha podido ofrecerse, también podrán instalar múltiples navegadores si así lo desean".

El documento interno ha sido confirmado por responsables de Microsoft como auténtico, pero no ha habido más comentarios al respecto. Esta medida es una importante noticia que marcará de forma clara el futuro de los navegadores y de su cuota de mercado. Hace meses que Firefox -y otros en menor medida como Safari y Chrome- están ganándole gradualmente terreno a Internet Explorer en sus distintas versiones, y esta decisión de Microsoft acelerará esa tendencia.

Las versiones de Windows 7 sin navegador tendrán un ligero cambio de nombre y se llamarán "Windows 7 E", distribuyéndose en todos los países miembros de la CEE y también en Croacia y Suiza. Además Microsoft también eliminará la presencia del navegador de las versiones "Windows 7 N" que tampoco incluyen el reproductor multimedia, y que es otra de las medidas que las autoridades antimonopolio europeas obligaron a tomar a los de Redmond.

Sin embargo, eso no impedirá que Microsoft ofrezca un "pack IE 8" gratuito que permita a los fabricantes volver a preinstalar el navegador si así lo desean, algo que exime de responsabilidad a Microsoft y que en cierta medida es una "puerta trasera" para que al final los equipos se acaben vendiendo con IE a pesar de la regulación. Probablemente la influencia de Microsoft entre los fabricantes provoque este tipo de comportamientos, lo que minimizará el efecto de la decisión de Redmond, que se verá así libre de posibles cargos.

  • Share This