W7 vs S. Leopard en PCs antiguos

W7 vs S. Leopard en PCs antiguos

Ante el lanzamiento de nuevos sistemas operativos y sobre todo en el escenario económico actual, los usuarios se preguntan si su ordenador podrá funcionar con ellos. En este sentido Windows 7 y Snow Leopard son muy distintos. Tal y como plantean en un artículo de PC Word, Windows 7 ofrece buenas prestaciones incluso con hardware antiguo mientras que el nuevo Leopard no permite su instalación en equipos que no tengan procesador Intel.

 

Cuando salen al mercado nuevos sistemas operativos, los propietarios de ordenadores antiguos se suelen preguntar si sus equipos podrán aprovechar las novedades que tanto se afanan en promocionar las empresas que los han desarrollado. Con la llegada del nuevo Snow Leopard en septiembre y la inminente puesta en el mercado del Windows 7, muchos se preguntan qué va a ser de su antiguo ordenador. La respuesta es desigual.

 

 

 

Como apuntan en un artículo de PC Word, los usuarios de Mac de hace cuatro años o más, con procesador Power PC, no están de suerte. El nuevo Snow Leopard abandona definitivamente esa configuración y sólo funciona sobre ordenadores basados en procesadores Intel. Lo curioso es que en Apple incluso venden esta circunstancia como un adelanto, pues el sistema operativo ocupa menos espacio, justo el requerido para el código de compatibilidad con PowerPC.

 

El caso de Windows 7 es bien distinto. En las especificaciones mínimas oficiales que publica Microsoft, Windows 7 puede instalarse en ordenadores con procesador de 1 GHz y memoria RAM de 1 Gbyte que dispongan de 16 Gbytes de espacio en disco duro. Especificaciones que nos llevan atrás en el tiempo no ya cuatro años, sino nueve ya que el procesador de 1 GHz empezó a estar disponible en el año 2000.

 

 

 

Pero como han demostrado en el mencionado artículo de PC Word, en realidad es posible instalar el sistema en un equipo bastante menos potente que el señalado por Microsoft. En PC World emprendieron la instalación en un Intel Pentium 3 de 933 MHz y 768 Mbytes de RAM. La instalación presentó pocos problemas y el sistema mostró ciertas incompatibilidades, pero funcionó sin mayores obstáculos permitiendo el uso de los programas más habituales con algo de lentitud pero de forma usable.

 

Sin embargo, no es ni mucho menos el récord de instalación en lo que se refiere a hacer funcionar Windows 7 en equipos de especificaciones bajas. En un foro de UMPC mostraban cómo era posible hacer funcionar un sistema UMPC con 600 MHz y 512 Mbytes de RAM.

 

 

En YouTube se puede incluso encontrar un vídeo en el que se ve funcionando un Pentium II a 266 MHz y 256 Mbytes de RAM con Windows 7.

 

 

En el caso de Windows 7 podemos descargar una versión preliminar de Windows 7 para probar si funciona en nuestro hardware antiguo. En el caso de que queramos emprender la aventura, es recomendable comprobar si existen controladores para Windows 7 o Windows Vista para los componentes del PC. En este enlace podemos ver consejos para instalar Windows 7 en configuraciones de 256 y hasta 128 Mbytes de RAM.

 

  • Share This