Moby: La RIAA debe ser disuelta

Moby: La RIAA debe ser disuelta
22 de junio, 2009

Es la propuesta del músico estadounidense Moby que al igual que una buena parte de artistas como la banda británica Radiohead, dicen sentir vergüenza de la imagen que ha dado la industria de la música en el caso de Jammie Thomas, condenada al pago de dos millones de dólares por descargar 24 canciones. Una sanción que ha dado la vuelta al mundo y que le puede salir cara a la Asociación de Discográficas en términos de imagen, con una buena parte de los músicos en contra de la condena pidiendo la disolución de la RIAA.

 

Como sabéis, la pasada semana Jammie Thomas fue encontrada culpable de compartir 24 canciones usando Kazaa y condenada a pagar 80.000 dólares por canción descargada. Multa de casi dos millones de dólares que está convirtiendo a esta mujer en toda una mártir. Los ejecutivos de la RIAA y de las discográficas se han mostrado satisfechos alegando que “se ha hecho justicia”. “Argumentos que sólo comparten ellos con muchos artistas a los que estos ejecutivos les deben su sueldo disgustados por la resolución del caso y por la caza de brujas a sus fans”, dicen en TorrentFreak.

 

 

Uno de estos artistas es Moby, que ha compartido con los medios su decepción por la desproporción de la condena con el “delito” cometido, apostando directamente por la disolución de la organización que lleva a término la defensa de las discográficas con unas tácticas cuestionables. Una RIAA que ha demandado y forzado acuerdos con 30.000 usuarios tras los oportunos avisos (amenazas), obteniendo 10 millones de dólares sin necesidad de acudir a los tribunales.

 

“No sé, pero el dicho de que es mejor ser temido que respetado no parece sostenible en un modelo de negocio en el que dependes del consumidor”, dice Moby, que apuesta por un nuevo modelo de negocio en el que se produzcan buenos discos a precios razonables. El músico estadounidense se une así a una coalición de artistas que encabeza Radiohead que se han pronunciado en contra de las acciones de la industria criminalizando a los aficionados acusando a las discográficas de abusar de los derechos de autor en su propio beneficio.

 

  • Share This