Sony Walkman NWZ-W202

Sony Walkman NWZ-W202
22 de junio, 2009

El nuevo integrante de la veterana gama Walkman, el Sony Walkman NWZ-W202, es un dispositivo perfecto para quienes quieren hacer deporte disfrutando de su música favorita de una forma sencilla y práctica. Ligero y cómodo, lo último de Sony constituye una apuesta diferente y original que no pasa desapercibida. Desde que asistimos a su presentación oficial hace unos meses teníamos mucho interés en hacer unas pruebas de uso real.

 

Sony incluye una peana que sirve para cargar y sincronizar el gadget.

 

La decisión de integrar reproductor y auriculares no es nueva, pero sí es la primera vez que vemos un producto que lo consigue con este nivel de perfección. Gracias a un complejo proceso de miniaturización se ha conseguido instalar la memoria, toda la electrónica y una bateria de litio en dos contenedores rectangulares con auricular incluido. El peso del conjunto es de sólo 35 gramos, pero son muy resistentes y la calidad de sonido que ofrece no tiene nada que envidiar a cualquier reproductor de gama media alta disponible hoy día.

 

En un cuidado embalaje Sony presenta el dispositivo junto a una elegante base de recarga y transferencia y tres almohadillas para los auriculares en tamaños pequeño, mediano y grande. Alternativamente también podemos usar cualquier cable mini USB a USB tanto para cargar la batería como para transferir nuevas canciones.

 

El diseño es muy atractivo y futurista, con logos de Sony, el símbolo de la serie Walkman y detalles metálicos en el frontal de los auriculares. El cable posterior está recubierto de plástico semirigido de alta calidad y resistente a la torsión. Se ha cuidado especialmente el punto de unión con los auriculares, reforzando un punto clave para prevenir deterioros con el uso continuado del dispositivo.

 

Su ligereza constituye un punto clave y diferencial de estos Sony respecto a soluciones similares de la competencia. Son realmente cómodos de usar y no se mueven en ningún momento, pero tampoco aprietan en los oídos o el cuello. Su peculiar forma consigue una sujeción perfecta sin molestar, algo fundamental para usarlos en una sesión en el gimnasio, por ejemplo.

 

 

 

Este tipo de soluciones tiene dos dificultades que Sony ha solventado con brillantez. En primer lugar, y dado que no podemos cambiar los auriculares, es fundamental que sean cómodos y ofrezcan calidad de sonido suficiente. El segundo punto clave es dotar al dispositivo de un sistema intuitivo para controlar el volumen y la reproducción. Ambas premisas son resueltas de manera excelente por este Sony Walkman NWZ-W202.

 

 

La calidad de acabados es fantástica.

 

La gama Walkman lleva tiempo ofreciendo una calidad de sonido por encima de la media y este producto no es una excepcion. Quizás los amantes de graves profundos se sientan algo decepcionados pero, en general, el producto ofrece matices suficientes para todo tipo de música y teniendo en cuenta su tamaño y peso no podemos pedir mucho más. Esperamos que en una futura revisión Sony se decida a integrar los sistemas de cancelación de ruido que hemos visto en el Sony Walkman  NWZ-X1000, por ejemplo.

 

El apartado del control está resuelto con una pequeña rueda que permite cambiar de pista y dos botones fácilmente accesibles para el volumen. Una pestaña interior activa el modo aletatorio. Para compensar la ausencia de pantalla Sony hace uso de la tecnología ZAPPIN, que reproduce los primeros segundos de la parte más reconocible para decidir rápidamente si la queremos o pasamos a la siguiente. Se activa de forma rápida dejando pulsado el botón de selección. En general, el manejo del dispositivo es intuitivo y tras unos minutos de uso nos resultará muy sencillo realizar cualquier operación.

 

 

 

 

En nuestras pruebas la autonomía estuvo muy cerca de las 12 horas que promete el fabricante. El sistema de carga rápida es fantástico si queremos utilizarlo un rato pero hemos olvidado cargarlo: basta dejarlo 3 minutos en su base para tener hora y media de música sin interrupciones.

Salta a la vista que el Sony Walkman Style no es un reproductor apto para todos los públicos. Sus 2 Gbytes de espacio pueden quedarse cortos para muchos usuarios. La ausencia de pantalla y el control peculiar son aspectos que quedan en un segundo plano cuando se trata de disfrutar de la música de la forma más práctica mientras hacemos deporte, nos dedicamos a nuestra aficción favorita o trabajamos. En ese ámbito es, sin lugar a dudas, una de las mejores opciones del mercado.

 

Conclusiones

 

Una de las mejores alternativas para deportistas y gente activa que quiera un reproductor ligero y fácil de usar. También es una alternativa estupenda como complemente de un reproductor de alta capacidad para viajes o cuando hacemos actividades “de riesgo” para un dispositivo convencional. Respecto a un rival directo como el iPod shuffle ofrece la comodidad de prescindir de cables y una calidad de sonido superior a la del dispositivo de Apple (al menos con los auriculares que incluye la compañia norteamericana de serie).

 

Por 85 euros (precio oficial) obtendremos un dispositivo de alta calidad de construcción, con una autonomía fantástica y un sonido más que correcto. Muy recomendable.

 

  • Share This