Cómo elegir bien

Cómo elegir bien
8 de julio, 2009

En este capítulo tratamos aspectos relacionados con el hardware del dispositivo como su construcción, pantalla, sistema de sujección o especificaciones técnicas. También indicamos la importancia que tiene el software, la cartografía y la interfaz.

Lo primero que llama la atención de un dispositivo tecnológico es el diseño y la construcción. Más allá de las siempre subjetivas consideraciones estéticas es importante revisar la calidad de materiales, el ensamblaje y la resistencia del dispositivo. Es importante valorar los accesorios que incluye tales como soporte, funda de transporte, batería, cargador, etc. y es preferible que vengan incluidos. Adquirirlos por separado suele ser caro y es complicado encontrar dispositivos perfectamente compatibles de terceras marcas.

El chip GPS es el encargado de posicionar de forma correcta los satélites, así que es importante valorar su rendimiento, el número de satélites que soporta, la velocidad de localización, etc., aunque son datos que no se suelen especificar. Elegir una marca reconocida siempre suele ser garantía de calidad y aunque muchos fabricantes optan por uno de la contrastada marca SiRF, no es la única alternativa.

El procesador del receptor se encarga de procesar los datos proporcionados por el chip GPS, cálculos de rutas y mover el entorno gráfico de mapas y menús, entre otras labores. Uno potente ofrecerá gráficos más fluidos, mapas vistosos (los últimos modelos incoporan edificios en 3D) y más rápidez a la hora de calcular rutas, alternativas, localizar puntos de interés, etc. Como en el caso anterior es un dato complicado de verificar aunque basta una prueba de navegación para comprobar si ofrece el rendimiento que buscamos.

La pantalla suele ser uno de los argumentos publicitarios más usados por los fabricantes a la hora de vender estos dispositivos. Una pantalla grande permitirá visualizar más facilmente las indicaciones pero también ocupa más espacio, consume más energía y hace más aparatoso al dispositivo. El formato panorámico (que ya usan la mayoría de fabricantes) es idóneo para la vista de mapas y ya es posible encontrar dispositivos de 4,3 pulgadas a buen precio.

Además del tamaño es importante probar la respuesta de la pantalla a nuestras pulsaciones (casi la totalidad son táctiles) y su nivel de brillo, fundamental para ver con claridad en todo momento. Estos dos aspectos junto con la resolución nativa suelen marcar la diferencia de precio entre dos productos con unas características aparentemente similares.

El sonido es otro punto importante y al que no suele prestarse demasiada atención. A menudo la compra por impulso incita adquirir un receptor GPS sin probar el volumen y la claridad de la locución, algo clave para guiarnos sin tener que desviar la vista a la pantalla y provocar distracciones al volante. Algunos pueden usar el sistema de audio del coche para emitir las indicaciones.

Otro factor muy importante que tampoco suele tenerse en cuenta es el sistema de sujección. Además de fijar firmemente al dispositivo (de nuevo algo importante para nuestra seguridad) debe ser fácil de desmontar (por si cambiamos de coche o no queremos dejar el soporte a la vista) y orientable para evitar reflejos. Recomendamos encarecidamente probar a montarlo nosotros mismos para verificar que podemos hacerlo sin complicaciones.

Por último debemos hacer mención de opciones adicionales que ofrecen algunos dispositivos de alta gama. Desde acuerdos con guías de viaje que ofrecen miles de puntos de interés prefijados a sistemas de manos libres Bluetooth, pasando por reproducción de contenidos multimedia o información sobre el tráfico en tiempo real. Son añadidos interesantes que, si bien encarencen el precio del equipo, convierten un simple receptor de GPS en el mejor aliado a la hora de viajar.


Software, interfaz y cartografía

Un software de mala calidad o una cartografía antigua puede convertir nuestro flamante receptor GPS en un aparato incómodo de usar que terminaremos dejando en un cajón. Por ello es muy importante prestar la máxima atención a este aspecto.

Es fundamental que la puesta en marcha sea casi inmediata. Debemos tener en cuenta que usaremos el GPS en el coche y a nadie le apetece estar cinco minutos configurando opciones antes de ponernos en marcha. Varias opciones de búsqueda, un sistema de favoritos bien implementado, que las opciones estén bien ordenadas o unas sugerencias acertadas son algunos de los aspectos importantes para agilizar el manejo del dispositivo.

La introducción de datos, siempre antes de iniciar la marcha.

La interfaz debe ser muy clara y orientada al manejo con los dedos. Los botones, pocos y de buen tamaño, dejando claras las consecuencias de cada acción para evitar dudas y dilación a la hora de seleccionar. Es interesante comprobar también cómo funciona la búsqueda de direcciones y si tiene reconocimiento de voz, para poder modificar la ruta mientras conducimos sin peligro.

Una vez en marcha es importante la visualización del mapa pero también la de las indicaciones de giro, velocidad, distancia, etc. Los avisos de sonido deben ser precisos, personalizables y sería muy interesante la posibilidad de silenciarlo con solo una pulsación.

NAVTEQ y TeleAtlas son los proveedores de mapas para los fabricantes de receptores GPS. Estos proporcionan una información en bruto que posteriormente se trata de forma más o menos elaborada dependiendo del dispositivo. Además muchas marcas incorporan información adicional en forma de puntos de interés, radares fijos, puntos de peligrosidad elevada, velocidad recomendada, etc. que debemos tener en cuenta según nuestras necesidades.

Es importante valorar el sistema de actualización de mapas y su precio (algunas marcas las ofrecen de forma gratuita durante un determinado periodo) y si podemos hacerlo con una tarjeta de memoria o necesitamos conectar el dispositivo al ordenador. En cuanto a la extensión de los mismos depende de nuestras necesidades. En todo caso siempre es interesante la posibilidad de adquirir a posteriori nuevos mapas de zonas (se suele vender Europa completa, por ejemplo).

La mayoría de receptores incluyen un modo demostración con el que podemos comprobar muchos de estos aspectos y, en todo caso, siempre es recomendable extremar la prudencia en nuestras primeras rutas con el dispositivo y familiarizarnos con su manejo en casa. Por supuesto es fundamental activar el bloqueo cuando el coche está en marcha y tener en cuenta que las distracciones al volante pueden tener consecuencias fatales. Un uso responsable del GPS nos ayudará a mejorar nuestra seguridad y hacer nuestra conducción más sosegada.

Siguiente >

  • Share This