Microsoft: un año sin Bill Gates

Microsoft: un año sin Bill Gates

Ha pasado ya un año desde que Bill Gates renunciara a su puesto como CEO en Microsoft. Algunos especulaban con grandes cambios de rumbo en la compañía pero ¿se han producido? ¿Cómo es Microsoft ahora? Vamos a hacer un repaso de la vida de una de las empresas de tecnología más importantes en un año en el que ha tenido que prescindir de la presencia emblemática de Gates al tiempo que enfrentaba una crisis económica que ha hecho daño en todos los sectores.

¿En qué ha cambiado Microsoft en el último año? Desde que Bill Gates se despidiera a lo grande de sus responsabilidades de la compañía, ha pasado un año agitado tanto a nivel de la economía mundial, con una importante crisis económica, como a nivel tecnológico. En este tiempo podría parecer que Microsoft no ha cambiado demasiado, pero veamos más al detalle estos cambios.

Ballmer por Gates

En primer lugar hay que examinar con lupa qué ha significado el cambio en el timón de la compañía. Es indudable que Bill Gates es un visionario de la tecnología, un Geek reconvertido a Businnesman. Sin embargo Ballmer, que hace tiempo que lleva las riendas económicas de la compañía, es un CEO más clásico, más atento a los resultados económicos y a las oscilaciones de la bolsa. Esto ha permitido a Microsoft acometer medidas de recorte dolorosas tanto de presupuesto como de personal y replantear estrategias económicas.

El resultado es que Microsoft está sobreviviendo con dignidad a la crisis. En el lado de la tecnología la presencia de Ray Ozzie como Chief Software Architect se ha dejado notar. El fuerte impulso al cloud computing con Windows Azure es uno de los aspectos en los que se ha dejado notar la presencia de Ozzie y se espera que en el futuro esta intervención se haga más patente. Eso sí, Bill Gates ya puso los cimientos de esta revolución pendiente.

La guerra en Internet

Ha sido un año en el que la guerra se ha desplazado de los escritorios de los ordenadores a Internet. Microsoft ha cambiado por un momento de enemigo natural. De enfrentarse a Linux (que sigue siendo una presencia importante en el mercado de los servidores) de la noche a la mañana se ha encontrado con un enemigo mucho más poderoso: Google.

Se trata de una pelea en la que ya no se recuerda quién dió el primer golpe. Presentación de Google Chrome (el navegador) y Android por parte de Google, Microsoft renuncia a Yahoo! e invierte miles de millones en promocionar su nuevo buscador Bing, Google contraataca con Chrome OS… Se dice que Microsoft prepara su contrataque (uno más) el próximo lunes seguramente con una versión on-line de la suite Office.

¿Ha cambiado en algo la estrategia con respecto a Internet desde que no está Gates? Lo que es seguro es que Microsoft está siendo mucho más agresivo y anticipa las maniobras de Google. Nadie duda ya que se trata de una lucha de titanes de futuro incierto con ambos contendientes dispuestos a todo.

Windows 7

El producto estrella del que va a disponer Microsoft en la era post-Gates es sin duda Windows 7. Es un sistema operativo que ha sido desarrollado con un cambio de filosofía radical. Se cambiaron las estructuras jerárquicas de los equipos de programación para que los cambios se realizaran más agilmente, se puso en marcha un servicio automatizado de recogida de datos en los sistemas de los usuarios, se lanzó un programa de versiones preliminares sin precedentes…

El cambio radical es que en Microsoft ya no se creen que saben qué es lo que necesitan los usuarios, sino que han decidido preguntarles. Detrás de la revolución de Windows 7 está otro hombre, Steven Sinofsky, que recientemente ha sido nombrado presidente de la división de Windows, una de las emblemáticas dentro de la compañía. El cambio es significativo, y el ascenso también (como ya hemos señalado).

Productos abandonados y productos gratuitos

Con Ray Ozzie también se ha racionalizado la cartera de productos software de Microsoft. Se han abandonado programas como Microsoft Money o One Care para potenciar otros con más oportunidades de ser rentabilizados. En el caso de la seguridad se ha tomado la importante decisión de desarrollar un producto gratuito como Microsoft Security Essentials.

El lanzamiento de este software sin coste supone otro cambio de filosofía importante. Si finalmente Microsoft lanza Office Online sin cargo, se confirmará que la empresa de Redmond está explorando otras formas de rentabilizar el software y que intenta adaptar sus estructuras a un nuevo modelo de hacer negocio. Otra forma de mirarse en el espejo de Google. El reflejo de este lento movimiento en otras áreas podría provocar toda una revolución.

Microsoft sin Gates

El caso es que con Gates o sin Gates, Microsoft no se ha quedado sin ideas, sino que ha tomado caminos muy interesantes que habrá que seguir en el futuro. Actualmente Gates sigue dando conferencias y apareciendo en público. Recientemente aparecía con Eric Schmidt, CEO de Google, y le preguntaron sobre qué opinión le merecía el lanzamiento de Chrome OS. Gates, como buen CEO retirado dijo "Sin comentarios" a lo que Schmidt apostilló: "No deberías haber hecho ese comentario".

  • Share This