Microsoft ajusta sus márgenes

Microsoft ajusta sus márgenes

La estrategia de Microsoft para tiempos de crisis ha sido trazada por su CEOP Steve Ballmer: reducir los precios de ciertos productos estratégicos para alcanzar unas cuotas de mercado más altas. Parece paradójico para una empresa que vende el sistema operativo que instalan el 90% de los ordenadores personales del mundo, pero las vacas flacas han hecho reflexionar a los estrategas de Redmond y las rebajas de precios se han convertido en la palabra clave.

 

Se viven tiempos de crisis pero también de oportunidades en el mercado tecnológico. Ahora que parece que los resultados de grandes empresas como Intel o IBM parecen apuntar a una recuperación, los pesos pesados del mercado empiezan a tomar posiciones para coger la rampa de subida con fuerza, y una de las más activas parece Microsoft.

 

 

Con el lanzamiento de Windows 7 estratégicamente emplazado a la vuelta de verano y justo antes de la campaña navideña, Microsoft pretende ser muy agresivo para estar mejor colocado que sus competidores. Las instrucciones que ha dado Steve Ballmer y que pudimos escuchar en la reciente conferencia de partners de la compañía en Nueva Orleans son la reducción de precios y el aumento de la cuota de mercado.

 

 

Microsoft busca un trozo de la tarta mayor, algo sorprendente para una compañía que fabrica el sistema operativo que instalan el 90% de los ordenadores personales de todo el mundo. Sin embargo se trata de una toma de posiciones en un escenario en el que la recuperación no va a ser inmediata, pero que presenta ocasiones para ocupar más oportunidades de mercado.

 

 

La empresa ya sorprendía en la propia conferencia con el anuncio de un producto gratuito, una versión de Office on-line, que se une al anuncio anterior de la distrbución de la beta de otro producto gratuito: el Microsoft Security Essentials que ha recibido buenas críticas. En lo que respecta a su suite de ofimática y la política de precios hay más novedades. En países emergentes la versión off-line de Office se venderá a precios muy reducidos para combatir la piratería. En China, un mercado que parece que va a resurgir con mayor fuerza que los occidentales, el precio de la suite será de 29 dólares.

 

 

Según Microsoft, desde que se han realizado pruebas piloto con este nuevo precio el septiembre pasado, las ventas de la suite aumentaron un 800% alcanzando las 80.000 copias, pero en este país el techo está mucho más alto, y Microsoft pretende alcanzarlo manteniendo el precio cuando se lance la nueva versión de la suite. En el resto de países la rebaja media de la suite será de un 33%.

 

 

Microsoft además está afrontando la amenaza del software libre mercado a mercado. En Brasil o India, por ejemplo, las rebajas de la suite son más sustanciosas y se ha conseguido un aumento en ventas del 425% en la segunda mitad del año, según datos de BusinessWeek.

 

En lo que respecta a su caballo de batalla, Windows, Microsoft no quiere ninguna sorpresa. Además de la agresiva política de versiones preliminares, que en la práctica ha puesto en las manos de cualquier usuario un Windows 7 gratuito durante un año, Microsoft no solo ha mantenido los precios de Vista sino que ha rebajado los de algunas versiones del nuevo Windows 7.

 

 

En algunos países ha emprendido además campañas de pre-reserva a precios reducidos del nuevo sistema que han sido un rotundo éxito, agotando en pocos días las unidades previstas. Microsoft no quiere sorpresas cuando el mercado se recupere y parece estar dispuesto a sacrificar sus márgenes para que estas posiciones sean sólidas.

 

  • Share This