GTC: supertelescopio español

GTC: supertelescopio español
26 de julio, 2009

El Gran Telescopio de Canarias (GTC), uno de los más grandes y avanzados del mundo, ha sido inaugurado para conocer los misterios del Universo. Situado en isla canaria de La Palma, cuenta con las últimas innovaciones tecnológicas y está formado por 36 segmentos que al acoplarse forman un espejo circular cuyas dimensiones alcanzan 10,4 metros de diámetro, que lo convierten en el telescopio óptico-infrarrojo más grande del mundo, lo que permite captar, por ejemplo, una vela encendida en la luna.

Dos años después de recibir su primera luz, el ‘Gran T Can’ situado en el observatorio de Roque de los Muchachos a 2.400 metros de altura en la isla canaria de La Palma ha sido finalmente inaugurado después de la fase de pruebas y ajustes, tras completar los 36 segmentos de su inmenso espejo circular.

Este proyecto científico, uno de los más ambiciosos puesto en marcha por España, ha supuesto una inversión de 104 millones de euros financiado a través de la empresa pública GRANTECAN, participada por el Ministerio de Educación y Ciencia y el Gobierno de Canarias y otros socios internacionales como la Universidad de Florida, el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica, y el Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México. Un telescopio concebido, diseñado y realizado por españoles; como también son españolas las empresas que han participado en más del setenta por ciento de su construcción, destacan sus responsables.

El GTC, el telescopio óptico-infrarrojo más grande del mundo, cuenta con un espejo circular de 10,4 metros, tiene el tamaño de una catedral, pesa 500 toneladas y es el instrumento óptico más complejo que ha diseñado el hombre para observar las estrellas, equivalente a la visión de cuatro millones de pupilas y con el que se podría captar la luz de una vela encendida en nuestro satélite.

La tecnología del GTC no sólo permite recoger más luz que ningún otro telescopio conocido, sino descomponer la luz en un foco más claro y agudo. Entre sus objetivos se encuentran captar el nacimiento de nuevas estrellas, estudiar más a fondo las características de los agujeros negros, descifrar los componentes químicos generados tras el Big Bang y hallar planetas similares al nuestro en otros sistemas estelares.

  • Share This