web stats

Panasonic Toughbook CF-F8

La gama Toughbook de Panasonic se caracteriza por su resistencia a golpes, caídas, salpicaduras, etc., siendo el portátil que analizamos la opción más ligera de la serie y con una clara orientación al mercado corporativo. El Panasonic Toughbook CF-F8 es un equipo de 14 pulgadas diseñado para profesionales que necesitan usar su ordenador en todas partes, independientemente de las condiciones del entorno.

 

 

 

 

Panasonic ha conseguido hacerse un hueco en la industria con su gama Toughbook gracias a un gran trabajo en el proceso de diseño, fabricación y pruebas de sus equipos, que justifican su precio y se han ganado la confianza de los profesionales más exigentes. Estos equipos son muy apreciados en entorno militar, industria pesada, plataformas petrolíferas, barcos… y en general cualquier escenario donde un portátil convencional no duraría demasiado.

Para pertenecer a la serie Business Ruggedized (la más básica dentro de los Toughbook), ordenadores como el que analizamos tienen que ser capaces de soportar caídas desde una altura de 76 cm, derrames de hasta 200 ml de líquido o presiones de 0,98 kN en diferentes partes de su chasis.

 

 

Con un peso de sólo 1,66 kilos y hasta seis horas de batería, el Panasonic Toughbook CF-F8 está pensado para usuarios que priorizan la movilidad y resistencia de su ordenador sobre otros factores. Evidentemente no es un portátil para todos los públicos, sino que va dirigido a un nicho de mercado muy específico.

 

En el embalaje encontraremos, además del ordenador, la batería recargable con su cargador, la documentación, un CD con drivers y dos DVD con Windows Vista Business y Windows XP Profesional. De esta forma podemos elegir qué sistema operativo instalaremos (la presencia de XP en la empresa es todavía muy importante y ,de hecho, viene preinstalado en el equipo).

El diseño es algo tosco, con formas angulosas y poca atención por la apariencia exterior pero no podemos poner ningúna objeción a la elección de materiales (excepcional y uno de los detonantes del elevado precio de la máquina) o al ensamblaje, sin puntos débiles y con refuerzos donde son necesarios. Los componentes más sensibles de la máquina están aislados y protegidos de tal forma que incluso con un golpe importante seguiremos teniendo nuestros datos a salvo. En este caso queda plenamente justificada la “dejadez” estética en pos de lograr la máxima durabilidad.

El chasis está íntegramente realizado con una aleación de magnesio, un material idóneo por su resistencia y ligereza. Elementos como la placa base, la unidad óptica o el disco duro están montados sobre un sistema de amortiguación, de tal forma que pueden absorber los golpes y caídas sin problemas.

 

El teclado, de color gris claro, tiene un tacto duro, preciso (recuerda al tacto mecánico de los equipos de hace años) y está protegido por una membrana interior que recoge los líquidos en caso de derrame accidental hacia un canal de expulsión situado al fondo. En esta zona veremos un trackpad circular (permite un curioso control tipo iPod pensado para movernos rápidamente entre listas largas, hojas de cálculo, etc.) y la unidad de discos ópticos.

 

 

 

 

La curiosa ubicación de la regrabadora está pensada para proteger el lector y evitar los mecanismos de arrastre que dejan a la vista todo el grupo óptico al sacar un disco. Se abre con un botón físico dedicado que encontraremos en el frontal y permite grabar CD o DVD.

En apartado de conectividad está muy bien resuelto. En el lateral izquierdo encontraremos la toma de alimentación, salida y entrada de audio y una ranura para tarjetas PC Card. En el izquierdo veremos 3 tomas USB 2.0, la salida de video VGA, un puerto Ethernet y un puerto modem RJ-11.

 

De forma opcional podemos comprar una base de ampliación que ofrece cuatro puertos USB adicionales, puerto para monitos externo y toma de red así como un módulo para conectarnos a redes de HDSPA (algo que, dado el precio del equipo, debería estar incorporado de serie).

 

 

 

El corazón del sistema está basado en el plataforma Intel Centrino 2 con tecnología vPro. El procesador es un eficiciente Intel Core 2 Duo SP9300 basado en la arquitectura Penryn y con una frecuencia de reloj de 2,26 GHz, caché de segundo nivel de 6 Mbytes y un bus frontal a 1.066 MHz.

 

El prefijo S advierte que se trata de una versión modificada del conocido P9300, al que se ha reducido su tamaño y consumo, convirtiendose en una de las mejores elecciones posibles para un equipo de esta naturaleza.

 

 

La placa base está diseñada en exclusiva para este equipo y está gobernada por un chipset Intel GS45. Completan la configuración 3 Gbytes de RAM DDR2 (1 soldado y el resto en un módulo), una gráfica integrada Intel GMA 4500HD y un disco duro de 160 Gbytes a 5.400 rpm y con 8 Mbytes de caché  fabricado por Fujitsu.

Con estos mimbres conseguimos un rendimiento notable con el sistema operativo y cualquier aplicación sin problemas sobre todo si elegimos XP como sistema operativo principal (en cualquier caso la gráfica no tiene problemas para mover Aero con fluidez). En este tipo de sistemas la estabilidad es tanto o más importante que el rendimiento bruto y Panasonic ha optado por una configuración de hardware de conocida solvencia que evita cualquier problema de compatibilidad.

 

 

 

La pantalla de 14,1 pulgadas tiene un nivel de brillo y contraste espectacular aunque su resolución es sólo correcta (1.280 x 800 puntos). Está especialmente diseñada para trabajar en exteriores sin problemas de reflejos y su marco también está realizado en aleación de magnesio siendo resistente a golpes, torsión, presión, etc.

La batería incluida ofrece unas 6 horas de autonomía según el fabricante. Nosotros en condiciones normales (brillo medio, WiFi encendido) obtuvimos un rendimiento de entre 4 y 4 horas y media, un resultado más que aceptable teniendo en cuenta las características del equipo.

 

 

 

 

 

Conclusiones

 

El Panasonic es una elección idónea para usuarios que necesitan un portatil versátil, ligero y sobre todo extremadamente resistente. Una dotación de hardaware correcta, una calidad de construccion excepcional y toda la experiencia de Panasonic con los Toughbook hace del equipo la mejor alternativa dentro de su exclusivo mercado.

 

En el lado negativo algunos usuarios echarán de menos un lector de huellas digitales (está planeado incluirlo en un futor modelo), el módulo HDSPA (disponible de forma opcional) o una webcam integrada.

 

El elevado precio (2.390 euros) está en consonancia con los materiales utilizados en su construcción y el complicado desarrollo que lleva consigo diseñar un equipo informático tan resistente y ligero al mismo tiempo. Un equipo especializado que consigue llevar la informática allí donde es necesaria, sin importar las circunstancias.

 

Categorías: Análisis, Laboratorio