HANNspree Hanns Note 10

HANNspree Hanns Note 10

En nuestro Laboratorio hemos probado uno de los más recientes netbooks que pueden comprarse en España, el HANNspree Hanns Note 10, que es un portátil de bajo coste (299 euros), pequeño tamaño (260 × 180 × 45,8 mm con batería) y peso comedido (1,17 kilos), disponible en dos colores (blanco perla y negro) y con una pantalla de 10 pulgadas. Su configuración no aporta nada nuevo al mercado de los netbooks y creemos que hay algunos detalles que cuando se mejoren harán de este Hanns Note 10 un producto más redondo.

 

HANNspree Hanns Note 10

 

El Hanns Note 10 de HANNspree es un netbook de diseño muy agradable (nosotros hemos probado el modelo Pearl White, blanco perla, aunque hay otro llamado Pearl Black para los que prefieran el color negro, más sobrio y también con una estética muy lograda) que se situaría en la gama media de este tipo de equipos por su configuración y tamaño de pantalla (10 pulgadas).

 

HANNspree Hans Note 10

 

Es increíble que todavía no hayan encontrado una solución a los adaptadores de corriente tan grandes, ya que junto con el cable que va al enchufe ocupan casi tanto como el netbook. Si se busca movilidad, no tiene sentido cargar con todo esto.

 

Lo primero que hay que dejar claro es que un netbook no es un portátil apto para las necesidades de todos los públicos. Su procesador Intel Atom (en este caso el modelo N270 a 1,6 GHz), su memoria de 1 Gbyte con tecnología DDR2, la gráfica integrada Intel GMA 950 y el disco duro serial ATA de 160 Gbytes de capacidad son perfectos para navegar por la Red, escribir textos, consultar fotografías, escuchar música y, en definitiva, convertirse en el compañero ideal de tu vida digital.

 

Sin embargo, olvídate de reproducir contenidos HD (en el caso de que los pasaras a tu equipo vía descarga, a través de su lector de tarjetas SD/MMC/MS o mediante una llave USB), de editar imágenes muy “pesadas” o de divertirte con juegos de última hornada. Hasta aquí todo bien, ya que el hecho de llevar Windows XP Home Edition no carga de manera innecesaria a la configuración hardware mencionada y además todo el mundo entiende que los netbooks no son sustitutos de los PCs de sobremesa ni de cierto tipo de portátiles.

 

HANNspree Hanns Note 10

 

Hay muchos fabricantes de netbooks que están equivocándose al incluir teclados completos. Más valdría prescindir de algunas teclas (que por supuesto pudieran obtenerse en combinación de otras), que tener todo tan junto como en el caso del Hanns Note 10.

 

El mayor problema que le vemos al Hanns Note 10 tiene que ver con lo de convertirse en el compañero ideal de tu vida digital. Por algún motivo, la gente de HANNspree ha elegido meter un teclado completo en el pequeño tamaño de este netbook, y eso se nota a la hora de escribir, que no es nada fácil, sobre todo si estás acostumbrado a posicionar los dedos índice sobre las letras “F” y “J” y teclear mirando a la pantalla. A nosotros, que vivimos de escribir, nos resulta un error garrafal que los fabricantes se empeñen en tener teclados completos en equipos tan pequeños; más valdría buscar que ciertas teclas se obtuvieran con la combinación de otras (ya se hace, por supuesto, pero pedimos más) para que las importantes tuvieran un tamaño mayor.

 

HANNspree Hans Note 10

 

El Hanns Note 10 tiene en su parte lateral derecha un puerto USB 2.0, el lector de tarjetas SD/MMC/MS, la entrada de micrófono y la salida de auriculares, el conector VGA y la toma de red.

 

 

Pero aquí no acaban los problemas del Hanns Note 10, su touchpad no es que sea minúsculo, que lo es, lo malo es que no es preciso y cuando lo estás utilizando el puntero del ratón se mueve por la pantalla de manera desbocada. Nosotros al final optamos por conectar un ratón por puerto USB, con lo que ganamos mucha libertad de movimiento.

 

HANNspree Hanns Note 10

 

En su lateral izquierdo encontramos una ranura tipo Kensington, la conexión a la red, dos puertos  USB 2.0 y cinco rejillas para que el aire corra por su interior y no se caliente demasiado.

 

Para finalizar con la parte negativa del Hanns Note 10, no podemos dejar de mencionar su pantalla LCD matriz activa con retroiluminación LED con 1.024 x 600 píxeles de resolución (lo habitual en equipos similares). A simple vista, con todos esos “apellidos” (matriz activa, retroiluminación, LED) debería haber sido de mejor calidad, pero nosotros la encontramos muy mejorable.

 

Conclusiones

 

Si habéis llegado hasta aquí, seguro que pensaréis que el Hanns Note 10 no nos ha gustado mucho. Estáis en lo cierto, ya que le damos mucha importancia a la pantalla, a la comodidad del teclado y a la precisión del touchpad, pero no podemos olvidar que se trata de un equipo de 299 euros. No obstante, no todo ha sido negativo, ni mucho menos. nos ha gustado mucho su batería de 6 celdas, que aunque hace que el netbook pese un poco más y sobresalga por la parte de abajo, nos proporciona unas 4 horas y media de autonomía en condiciones normales, lo que está muy bien. Además, también nos ha gustado las rejillas que tiene en su lateral izquierdo y en la parte de abajo pensadas para que el aire caliente circule y el equipo no sea como un “trozo de carbón incandescente”. Que un netbook, al que muchas veces apoyamos en nuestras rodillas, no genere demasiado calor es fundamental.

 

Por último, también nos gustaría recordar a los fabricantes que ya es hora de que se generalice el módulo para tarjetas 3G. Si lo que se busca es movilidad, otra vez volvemos a no comprender por qué hay que cargar con un módem USB cuando la tarjeta 3G podría ir perfectamente ubicada en su compartimento.

 

  • Share This