MOD Xbox: 10 años de prisión

MOD Xbox: 10 años de prisión
6 de agosto, 2009

Un estudiante ha sido arrestado y se enfrenta en Estados Unidos a penas de 10 años de prisión por modificar consolas de videojuegos para obtener un pequeño beneficio económico. Matthew Lloyd Crippen no es un fabricante ni distribuidor de modchips y fue arrestado tras un registro en su domicilio en el que se encontró 12 consolas de videojuegos modificadas. Ahora es acusado de violar la normativa Digital Millennium Copyright Act (DCMA), por lo que se enfrenta a cargos con penas de cárcel. 

 

Crippen, al igual que millones de usuarios en todo el mundo, practicaba el “arte” del modding en consolas con la instalación de modchips o modificaciones del firmware para carga de copias de seguridad de videojuegos o aplicaciones o emuladores no oficiales (homebrew). Por lo que cuentan las crónicas este estudiante de Cal State, modificaba las consolas y cobraba por hacerlo una pequeña cantidad.

 

 

No se han detallado sus niveles de ingresos o de “negocio” pero parece que eran escasos, encontrándose 12 consolas “pirateadas” en su domicilio en un registro efectuado tras la policía al tener información de sus “actividades”.

 

Sin embargo, la normativa estadounidense en este sentido no está para bromas o para juegos como declaró el agente a cargo de la investigación y que no mostró especial simpatía hacia el encausado: “Jugar con los juegos de esta manera no es un juego, es ilegal y está penado. La piratería, la falsificación y otras violaciones a los derechos de propiedad intelectual tienen un coste millonario en ingresos para las compañías y también en el empleo y también pueden plantear importantes riesgos de salud y seguridad a los consumidores”, indicó.

 

 

Ahora, Matthew Lloyd Crippen, se enfrenta a penas de 10 años de prisión bajo la acusación de dos violaciones de las leyes derivadas de la Digital Millennium Copyright Act (DCMA). Dejando atrá el “negocio” de esta actividad o la piratería de videojuegos que puede conllevar, los cargos son más que cuestionables atendiendo únicamente al hecho de modificar un hardware adquirido legalmente y que no necesariamente se utiliza para infringir los derechos de autor. Además, no son pocos los que piensan que las compañías permiten este tipo de modificaciones con el fin de vender más consolas.

 

  • Share This