¿Virtualización o emulación?

¿Virtualización o emulación?
17 de agosto, 2009

Durante años la emulación de otras plataformas supuso una potente opción de poder acceder a software que de otro modo era imposible ejecutar, pero las modernas aplicaciones de virtualización han hecho olvidar esos orígenes. De hecho, muchos usuarios se dan cuenta de que para la mayoría de las situaciones la virtualización es una solución más eficiente y potente, además de ser más versátil a la hora de ejecutar distintos sistemas operativos en el mismo PC o portátil. ¿Adiós a la emulación?

Los emuladores han sido una valiosa herramienta para miles de usuarios durante muchos años: la posibilidad de emular otras arquitecturas en un sistema operativo como MS-DOS o Windows ofrecía la capacidad de poder ejecutar aplicaciones antiguas o software para otra clase de hardware que también se emulaba vía esos emuladores.

Sin embargo, la aparición de los primeros desarrollos de virtualización cambió el panorama, y hoy en día el papel de los emuladores es mucho más reducido. Siguen usándose en ámbitos académicos, de investigación e incluso en el apartado lúdico (MAME es una referencia clásica), pero la mayoría de usuarios han sabido sacarle partido a las máquinas virtuales, mucho más versátiles y potentes.

Entre otras cosas, los propios fabricantes de procesadores han tenido muy en cuenta a las aplicaciones de virtualización, y tanto Intel como AMD han integrado sus propias extensiones hardware para acelerar esos procesos. Hoy en día existen varios desarrollos (VMware, Parallels, por citar dos ejemplos claros para el usuario final) que permiten mezclar el sistema operativo anfitrión (host) con el invitado (guest) de forma que las aplicaciones de uno y otro se ejecutan como si ambos corrieran de forma nativa.

Y esa versatilidad y potencia -en muchos casos las diferencias de rendimiento entre una aplicación nativa y una virtualizada son casi inapreciables– han hecho de la virtualización un claro dominador en este tipo de escenarios.

En TechRepublic han realizado una encuesta al respecto y parece claro que la virtualización es la filosofía preferida para la mayoría de los usuarios, con un 75% de los votos, mientras que el 16% respondía que la respuesta depende de las necesidades. Eso parece confirmar que la emulación es cada vez más un nicho de mercado muy especializado y que aunque sigue siendo útil para ciertas tareas es claramente inferior a la virtualización en la mayoría de los casos.

Y vosotros, ¿qué opináis?

Podéis consultar los resultados de esta encuesta aquí.

  • Share This