Mozilla sigue sin fiarse de W7

Mozilla sigue sin fiarse de W7
24 de agosto, 2009

Como ya apuntamos, Microsoft ha cambiado de estrategia con Windows 7 en Europa y ha propuesto ofrecer la posibilidad de instalar cualquier navegador en el nuevo sistema, solución que sigue sin convencer a Mozilla. A pesar de que la propuesta partía de la propia Comisión Europea de la competencia y que otros fabricantes han visto con buenos ojos la propuesta, directivos de Mozilla han expresado sus recelos sobre la solución presentada por Microsoft.

 

En Europa los prolegómenos del lanzamiento de Windows 7 han sido accidentados. La denuncia de Opera a la Comisión de la Competencia hacía temer una multa millonaria a Microsoft por seguir incorporando en el nuevo Windows al Internet Explorer como navegador por defecto. La empresa de Redmond ha intentado evitarlo por todos los medios, primero anunciando la eliminación total del navegador y luego retirando esta posibilidad y ofreciendo un sistema para que el usuario pudiera elegir qué navegador instalar en el sistema.

 

 

 

Se trata de una propuesta que era del agrado de la Comisión y que en un primer momento rechazaba la propia Microsoft. Sin embargo al final la famosa “ballot screen” en la que el usuario pueda elegir qué navegador instalar ha sido la solución elegida y que está siendo estudiada por la Comisión. La propia Comisión y algunos representantes de las empresas que desarrollan navegadores rivales se han mostrado satisfechas con el cambio de rumbo, pero Mozilla al parecer quiere más.

 

 

 

La empresa que desarrolla el navegador Firefox ha expresado en boca de algunos de sus directivos su escepticismo ante la solución que podría ser adoptada. Mitchel Baker de la Mozilla Foundation ha expresado una serie de objeciones en su blog afirmando que aunque se implementara de la mejor manera esa pantalla de instalación, Internet Explorer seguiría estando privilegiado en Windows.

 

 

 

Según Baker la presencia del icono de IE en la barra de tareas de Windows 7 favorece al navegador de Microsoft aunque no se haya instalado. Es decir, que si se instala otro navegador que no sea Internet Explorer éste no pasa a ocupar el lugar correspondiente al IE en el entorno ni en el funcionamiento del sistema operativo. Tampoco le convence a Baker la descarga e instalación de los navegadores alternativos.

 

 

 

Según ella no es lo mismo tener un software instalado (IE) que tener que descargarlo, instalarlo y configurarlo como navegador por defecto. La propuesta le parece insuficiente porque solamente guía en el proceso de descarga. También muestra objeciones con respecto al proceso de actualización automática del IE (que hace que el navegador vuelva a preguntar cada vez que se actualiza si el usuario quiere que sea el navegador por defecto).

 

 

 

Según informa Mary Jo Foley, el vicepresidente de Mozilla Harvey Anderson ofrecía en otro blog objeciones similares a la propuesta de Microsoft. Sea como sea, el tiempo para aplicar esta solución o soluciones alternativas se agota. La Comisión tendrá que ofrecer su versión en breve o iniciar un proceso contra Microsoft que puede desembocar en una nueva multa millonaria.

 

Según las fuentes que hemos podido recoger, lo más probable es que se llegue a un acuerdo, a pesar de las objeciones  que están surgiendo. Y desde luego se trata del paso más importante que ha dado nunca Microsoft para acatar las objeciones sobre prácticas monopolísticas de los organismos europeos con respecto a Windows.

  

  • Share This