Disquetera: próxima extinción

Disquetera: próxima extinción
14 de septiembre, 2009

Sony, una de las pocas compañías que seguían produciendo disqueteras, ha comunicado el cese de la fabricación este mismo mes ante la debilidad de la demanda, lo que significará la retirada definitiva de un medio de almacenamiento extraible de datos muy popular en décadas pasadas, hoy en día con tecnología obsoleta tras la comercialización masiva de todo tipo de unidades y soportes con tecnología óptica o unidades de memoria basadas en Flash, con más capacidad, rendimiento y durabilidad.

Aunque en 2008 Sony vendió 16,87 millones de disqueteras, únicamente representó un 10 por ciento de las unidades entregadas en sus mejores épocas. La venta mundial de disquetes también ha decaído un 90 por ciento hasta las 400 millones de unidades. Es por ello que la compañía japonesa cancela su producción este mismo mes y negocia con los fabricantes de computadoras y otros clientes cómo reducir las entregas de disqueteras de forma paulatina en lo que resta del año.

Usada todavía por determinados departamentos (especialmente en ambientes corporativos), a nivel de consumo la disquetera hace tiempo que desapareció totalmente del mercado ante la implantación masiva de otros medios de almacenamiento extraíble de más capacidad y rendimiento. Algunos fabricantes de ordenadores la montan únicamente bajo pedido en equipos nuevos y otros ni siquiera eso, ya que la mayoría de las placas base que están llegando al mercado no cuentan ya con soporte para la famosa disquetera.

Un medio extraíble inventado por un equipo de IBM y que llegó al PC en 1976 en el formato estándar de 5¼ pulgadas. El IBM PC original sólo contaba con unidades de 160 Kbytes, capacidad aumentada hasta los 360 KB en el PC XT con unidades de doble cara y superando por primera vez el “mega”, en el modelo AT, con la unidad de alta densidad (HD) y 1,2 Mbytes. El formato de 3½ pulgadas no llegó hasta los modelos PS/2 de IBM con 720 Kbytes de capacidad y posteriormente los soportes de alta densidad de 1,44 Mbytes. En este mismo formato surgió un nuevo modelo de 2,88 Mbytes que nunca llegó a utilizarse masivamente.

La disquetera fue un soporte muy popular en las décadas de los ochenta y noventa para transferencia de datos entre ordenadores, copias de seguridad o distribución de aplicaciones y videojuegos, pero como a cualquier tecnología parece que le ha llegado definitivamente la hora de jubilarse, más tras la decisión de Sony.

  • Share This