ADSL: ¿10 años perdidos?

ADSL: ¿10 años perdidos?
16 de septiembre, 2009

Se cumplen diez años desde que Telefónica anunciara en nota de prensa la comercialización de la primera oferta de ADSL en España. 10 años donde millones de españoles han accedido a Internet pero sin la universalidad del acceso, con un ADSL rural inexistente, sin rebaja de precios, con una velocidad de bajada francamente mejorable, con una discreta velocidad de subida y con nula asimetría. Con estos mimbres sufrimos uno de los peores y más caros servicios de Europa. ¿Hemos perdido 10 años?

El 15 de septiembre de 1999, Telefónica lanzó las primeras ofertas comerciales de ADSL en modalidades de de 256 Kbps, 512 Kbps y 2 Mbps de velocidad de bajada con 256 Kbps de velocidad de subida.

A pesar que los países más avanzados comenzaban una gran inversión en redes de fibra óptica que hoy en día están dando sus frutos, Telefónica optó por utilizar el versátil cableado de par cobre existente. Medida empresarial lógica ya que la red era suya, “¿para qué gastarse millonadas si tenían una alternativa en casa?” cuando por otro lado tras el monopolio no existía compañía que pudiera competir con ella.

Esta decisión seguramente marcó el futuro y aunque los que veníamos de accesos anteriores nos pareció un nuevo mundo por precio y velocidad, en estos diez años no hemos avanzado lo que todos esperábamos, encontrándonos con una situación de la banda ancha hoy en España francamente mejorable, entre las más lentas y caras de los países europeos.

Ilustrando la historia de estos 10 años de ADSL en España, en banda ancha.eu han confeccionado unos gráficos que explican gráficamente de un vistazo los pocos avances realizados.

Empezando por los precios (tercero más caro de Europa de media) que continúan prácticamente inalterables en estos diez años cuando cualquier artículo tecnológico ha ido rebajando su coste, y continuando con la velocidad de subida (96 puesto mundial), sin modificar en los primeros cinco años y a todas luces insuficientes en los niveles actuales.

La velocidad de bajada (43 puesto mundial), a pesar de los avances, es insuficiente para los grandes requerimientos de algunos de los servicios actuales y la multiplicidad de equipos conectados a la misma línea. De la asimetría mejor no acordarse, en estos diez años hemos pasado de 2 a 1, al 19 a 1 actual, o del ADSL rural, simplemente inexistente porque no da beneficios a las operadoras.

Así las cosas, en los últimos meses, y bajo los nubarrones, comienzan a salir unos tímidos rayos de sol. Mejoras en precios y velocidad que llegan cuando, curiosamente, la primera promotora comercial de este tinglado, Telefónica, pierde clientes hasta alcanzar la cuota de mercado más baja de estos diez años. Las nuevas redes de fibra óptica deberían traer mejoras en la velocidad y la calidad de los servicios.

¿Mejoraremos en los próximos diez años? Sí, si llega la competencia, la inversión (no sólo de Telefónica) y una actuación decidida del gobierno español y de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones para revertir la situación actual.

  • Share This