Luz de la muerte en la PS3

Luz de la muerte en la PS3
19 de septiembre, 2009

Al igual que en su día la Xbox 360 comenzó a fallar sin previo aviso mostrando los famosos “anillos rojos de la muerte”, a algunos modelos de PS3 les está ocurriendo algo similar, una luz amarilla intermitente que indica la "muerte" de la consola. Una avería que deja inservible la máquina y que parece ir en aumento principalmente con el modelo de 60 Gbytes a partir de los 18 meses de vida. Aunque la incidencia de fallos de la PS3 es muy inferior al de la 360, el asunto preocupa según explica un reportaje de la web de consumo de la BBC.

Ciertamente no hay comparación posible en los dos casos (al menos de momento), ya que la incidencia en la Xbox360 ha sido infinitamente superior y algunos la estiman en un 68% de unidades. Un problema muy grave de fiabilidad, que afectaba a los primeros modelos, pero al que Microsoft respondió "dando la cara" con la actualización de componentes en la placa base del modelo y especialmente con un programa de ampliación de garantías ante el cariz que estaba tomando la situación: algunos usuarios cambiaron la consola hasta cuatro veces, eso sí, reparadas gratuitamente por el servicio técnico.

Quizá por el fiasco de las primeras Xbox360, la luz amarilla de las PS3 está comenzando a preocupar en el Reino Unido aunque de momento la incidencia afecta a 12.500 consolas sobre 2,5 millones de unidades. Una cifra oficial de Sony, que de no ser realmente superior o no aumentar en el futuro, podríamos considerar como “admisible” en este tipo de producto.

La compañía indica sobre esta avería que "no hay ningún fallo inherente o algún defecto de diseño en PlayStation 3” y la luz amarilla de la muerte (un término que no gusta nada en Sony) “puede desencadenarse por varios motivos”. Este argumento es la línea fundamental que separa no tener que cambiarlas masivamente o ampliar los periodos de garantía como en las Xbox360, donde sí se demostró que era un problema interno y crónico de las consolas.

Garantía, que es donde radica el principal problema ya que Sony sustituye las consolas averiadas por este fallo (del que la compañía no ha publicado el motivo concreto) en los primeros 12 meses. El problema llega en los meses posteriores cuando la incidencia de la avería es superior, y donde Sony factura 145 libras por la sustitución o reparación del modelo. Esperemos que este tipo de incidencias no aumenten ya que la situación cambiaría si se demuestra que el fallo es problema de diseño o componentes internos, un caso que a Microsoft, dicen, le costó la friolera de 1.000 millones de dólares por la extensión del programa de garantía.

  • Share This