Dell Latitude Z, fantástico

Dell Latitude Z, fantástico
29 de septiembre, 2009

El nuevo portátil de Dell es algo caro, pero su precio responde a sus prestaciones, ya que entre otras cosas es uno de los primeros dispositivos capaces de recargarse sin cables y, además de ello, integra un SO de arranque instantáneo, el llamado Latitude ON que se asemeja en prestaciones a Splashtop o HyperSpace. La configuración hardware de este modelo es notable, y en ella también destaca la posibilidad de adquirir un dock inalámbrico que permita conectar todos los periféricos a dicha base.

 

Para empezar, nos encontramos con una pantalla de 16 pulgadas y una resolución de 1.600 x 900 píxeles que sin duda lo sitúa como un portátil de dimensiones respetables, pero que curiosamente tiene un peso bastante reducido de 2,04 kg, con un espesor de tan solo 1,44 centímetros.

 

 

Sin embargo lo que más destaca de este nuevo Latitude Z 600 de Dell es el hecho de que se puede recargar inalámbricamente. Para ello dispone, como el Palm Pre, de unos contactos metálicos en su parte inferior. Una vez colocamos el portátil sobre la base de carga (que eso sí, cuesta 200 dólares adicionales) se aplicará la tecnología de carga por inducción. Teóricamente el tiempo de recarga es idéntico al que ofrece el método de carga tradicional.

 

Ese amor por lo inalámbrico no termina ahí, porque el dock o base inalámbrica permite que (por otros 200 dólares) podamos conectar ratón, teclado, impresora y todo tipo de dispositivos a la base para interactuar con ellos de forma inalámbrica desde el Latitude Z 600, que se comunica con esa base por medio de la tecnología Ultra Wide Band que por el momento solo hemos visto aplicada en otro ingenio: el Leyio, un pequeño producto que no parece haber acabado de cuajar.

 

 

Otra de las prestaciones claramente notables de este portátil es que como en otros modelos anteriores de la serie Latitude, el Z 600 también integra el sistema operativo de arranque instantáneo llamado Latitude ON, y que permite que en apenas unos segundos dispongamos de un entorno de trabajo que nos da acceso a cosas como el correo o la navegación web.

 

Ese sistema funciona conjuntamente con el sistema operativo real -por ejemplo, Windows 7- que tengamos instalado, y simplemente está orientado a ayudar al usuario a tener un sistema funcionando lo antes posible cuando este usuario lo necesite.  

 

 

Lo curioso es que este portátil integra un procesador Intel ULV, pero además también incluye un procesador ARM precisamente para dar servicio a Latitude ON y ahorrar recursos, además de alargar la autonomía de la batería. El precio de este sorprendente portátil supera los 2.000 dólares según la configuración, pero seguro que para muchos valdrá la pena.

 

 

  • Share This