COOL-ER, lector de e-books

COOL-ER, lector de e-books
5 de octubre, 2009

Los lectores de libros electrónicos van camino de convertirse en los gadgets más buscados de las próximas navidades, aunque no en España, ya que todavía hay poco donde elegir (recordad que los dos “pesos pesados” de este sector, Kindle de Amazon y Sony Reader, no se venden en nuestro país) y las principales editoriales no han comenzado a tomarse en serio esto de publicar en formato electrónico y con precios atractivos todos los títulos que encontramos al entrar en cualquier librería. Para subsanar esta falta de lectores de libros electrónicos (conocidos como e-readers) llega COOL-ER, un dispositivo que se comercializa en 8 colores y que presume de tener un gran precio, aunque nosotros pongamos en duda esta afirmación.

 

COOL-ER

 

COOL-ER se comercializa en ocho colores diferentes: rosa fuerte, rosa pálido, plata, verde, rojo, negro, azul y violeta.

 

COOL-ER es un lector de e-books comercializado en España por Luarna Ediciones, una editorial que además de haber apostado por este e-reader, publica y comercializa libros en formato electrónico. El COOL-ER ha sido creado por la empresa inglesa Interead y hace relativamente poco tiempo que ha empezado a venderse en los Estados Unidos y Reino Unido, aunque ahora también ha dado el salto a otros países como España.

 

COOL-ER

COOL-ER

 

Podemos apreciar una de las principales ventajas de un lector de e-books como COOL-ER: su tamaño. Es más pequeño que un libro tan vendido como cualquiera de los tres tomos de la trilogía Millennium de Stieg Larsson y, cómo no, mucho más delgado.

 

COOL-ER presume de ser uno e-readers más ligeros del mercado, nada menos que hasta un 45% menos que otros modelos de la competencia dice en su publicidad, aunque en la página de Luarna Ediciones vemos una comparación con el Papyre 6.1 y su peso de 200 gramos y el Inves-book 600 y sus 174 gramos, incluso 4 gramos menos que los 178 que pesa COOL-ER.

 

COOL-ER

 

En la esquina inferior derecha está la rueda de control que usaremos para movernos por la interfaz de COOL-ER (flechas para arriba, abajo, derecha e izquierda, así como un botón central para validar). Como otros botones de COOL-ER, es muy mejorable.

 

Y ya que hablamos del peso, es buen momento para valorar los materiales con los que está construido. Todo en este lector de e-books está hecho de plástico (externamente por supuesto), una ventaja para lograr un dispositivo ligero y que no nos cause agotamiento al tenerlo mucho tiempo en nuestras manos (hablamos en plural, pero por su tamaño, 183 x 117,74 x 10,8 mm, también se sujeta perfectamente en una sola mano), aunque la sensación que dé nada más sacarlo de su envoltorio es que la gente de Interead no se han gastado mucho dinero en esta apartado. Y por qué decimos esto, pues porque COOL-ER parece frágil y lo peor de todo es que los botones con los que cuenta para movernos por su interfaz, seleccionar un libro, cambiar la orientación de la pantalla, etc. son muy mejorables. Tanto es así, que la rueda de control de su parte inferior derecha cumple su cometido, pero su tacto no nos ha gustado nada.

 

Tecnología de tinta electróníca

 

COOL-ER tiene una pantalla de 6 pulgadas con 8 niveles de grises y 170 píxeles por pulgada de resolución. Usa la tecnología de tinta electrónica que permite crear pantallas casi tan delgadas y flexibles como el papel y que emulan con bastante acierto la experiencia que podamos tener cuando leemos un libro en papel. Esta pantalla no necesita retroiluminación y dispone de un gran brillo natural, con lo que se ahorra mucha energía, una de las razones de que COOL-ER, con la batería totalmente cargada, sea capaz de servir más de 8.000 páginas antes de que tengamos que recargarlo.

 

COOL-ER

 

La legibilidad de la pantalla de COOL-ER es bastante aceptable.

 

 

Nuestra experiencia leyendo textos en COOL-ER no ha estado mal, pero creemos que la tecnología de tinta electrónica todavía debe avanzar mucho más. Lo primero que hay que decir es que cada vez que “pasas página”, como se vuelve a cargar todo el contenido de ésta, hay un molesto parpadeo. Recomendamos que cuando se esté cargando el contenido de otra página desviemos nuestra mirada a un punto que no sea la pantalla, pues al cabo de un rato de muchos de estos refrescos la vista se cansa bastante.

 

En el lado positivo, hay que decir que la pantalla de COOL-ER deja leer los textos bastante bien en condiciones de poca luz (nunca en total oscuridad, obviamente) o incluso en la calle a plena luz del sol. Además, si no quieres leer en formato vertical, el segundo de los botones de su parte izquierda sirve para cambiar el formato de la pantalla a horizontal, una opción interesante.

 

Qué formatos soporta

 

COOL-ER es compatible con varios formatos de archivos (PDF, ePub, FB2, RTF, TXT, HTML, PRC, JPG y MP3). Empezando por el último, el MP3, COOL-ER se comporta como un reproductor de música que podremos almacenar en su Gbyte de memoria interna (no olvidemos que dispone de ranura para tarjetas SD de hasta 4 gigas de capacidad) traspasándola desde nuestro PC (ya sea con Mac OS X o Windows) como si se tratara de la típica llave de memoria USB. Para escuchar la música necesitamos auriculares (no incluidos) que conectaremos al jack de 2,5 mm de su parte inferior, aunque en este caso la gente de Interead incluye un adaptador para auriculares de 3,5 mm.

 

COOL-ER

 

Justo al lado de la conexión USB encontramos el minijack para auriculares de 2,5 mm, si bien COOL-ER viene con un adaptador para auriculares de 3,5 mm.

 

El siguiente de los formatos sobre el que nos queremos detener un momento es el PDF, fundamental para un dispositivo de este tipo porque es el más universal de todos y nos abre grandes posibilidades a la hora de encontrar contenidos en la Red que podremos descargarnos. Aunque son conocidas las limitaciones de los archivos PDF por el problema del escalado de fuentes, por lo que nosotros hemos probado, la reducción de PDF desde tamaños mayores a las 6 pulgadas de la pantalla de COOL-ER es muy correcta.

 

Conclusiones

 

Los días que hemos estado leyendo libros y escuchando música con COOL-ER nos han dejado una sensación agridulce. Este lector de libros electrónicos tiene cosas buenas (peso y tamaño reducido, pantalla con buena legibilidad), pero hay otras que le hacen perder muchos enteros: materiales utilizados, respuesta de sus botones, interfaz de uso… y precio. Respecto al precio, seguro que más de uno estará sorprendido de que lo pongamos como algo negativo cuando COOL-ER tiene como principal mensaje de marketing que es uno de los e-readers más baratos del mercado. Nos explicamos.

 

En España lo vende Luarna Ediciones por 259 euros (IVA incluido), aunque en www.coolreaders.eu/readers.asp vemos que si lo compramos vía web su precio es de 225 euros más 15 euros de gastos de envío. En fin, que si lo adquirimos vía el fabricante nos saldrá por 240 euros, 19 menos que la oferta de Luarna Ediciones. Pero aquí no está nuestra queja, ya que por sólo 19 euros más recomendamos adquirirlo directamente a su distribuidor, sobre todo porque Interead anuncia en su página que tiene problemas de stock.

 

El problema del precio viene de un producto que está fabricado en plástico, que su pantalla es de 6 pulgadas (el tamaño no lo criticamos, ya que nos parece oportuno, ahora estamos hablando en términos de coste) y no es sensible al tacto, que sólo tiene 1 Gbyte de capacidad de almacenamiento, que no es 3G ni soporta conectividad WiFi… y que por no incluir, no te da ni los auriculares. No sé que pensáis vosotros, pero 259 euros es demasiado caro. El día que se comercialice un COOL-ER (o modelo similar) por 150 euros, seguro que podremos hablar del “iPod de los e-books”. Mientras tanto, no auguramos demasiado éxito a esta fórmula.

 

  • Share This