Packard Bell imax mini

Packard Bell imax mini
11 de octubre, 2009

Un ordenador de sobremesa, basado en la popular plataforma ION de NVIDIA, diseñado para conectarse al televisor y disfrutar de Internet, juegos o películas en la pantalla grande y al precio, casi, de un reproductor multimedia. La propuesta de Packard Bell parece un calco de la ofertada por su casa matriz, Acer. El software y los complementos como el mando giroscópico o el teclado y ratón minimalista son el factor diferencial de este mini PC que se esconde perfectamente en la trasera de la televisión.

El Packard Bell imax mini en su configuración lujo, con el mando CyWee. Una propuesta desde 199 euros para disfrutar de contenidos multimedia en cualquier televisor o monitor.

Si hace unos meses nos sorprendía en nuestro Laboratorio la llegada del Acer Revo por lo revolucionario de su propuesta, no podemos decir lo mismo del Packard Bell imax mini. Y es que este modelo comparte chasis y plataforma con el Revo. No en vano Packard Bell fue comprada el año pasado por Acer y la base de desarrollo es la misma. Casi sólo se diferencia por algún detalle externo y sobre todo por los complementos. Pero el uso al que debe estar destinado es muy similar: enchufarse a un buen televisor o monitor de tamaño aceptable y disfrutar de los contenidos digitales en alta definición. Para ello es clave el uso del conector HDMI.

Por supuesto, también puede operar como un nettop normal conectado a un monitor antiguo vía VGA y dedicarse a tareas ofimáticas. Es una alternativa que no distorsiona por precio pero se desaprovecharían muchas de las funcionalidades multimedia que aporta la plataforma ION de NVIDIA. Y es que a pesar de su tamaño compacto y su precio reducido, el Packard Bell imax mini rebosa potencia y aporta un silencio desconocido en la mayoría de los sobremesa que conocemos. Todo por poco más de 200 euros dependiendo de la versión elegida.

El Packard Bell imax mini se encastra perfectamente en la trasera de cualquier monitor o televisor que cumpla el estándar VESA.

Nos gustaría puntualizar que el siguiente análisis está realizado sobre una muestra para medios especializados y aunque no es probable, puede que alguna característica difiera del modelo que finalmente se comercialice. Eso sí, la unidad de prueba cuenta con todos los complementos como un teclado de gran calidad minimalista blanco, un ratón óptico a juego y un mando giroscópico que recuerda al de la Wii y que nos permite movernos perfectamente por la pantalla tumbados en la butaca del salón.

Diseño vanguardista a precio de netbook

Packard Bell ha apostado por una original forma romboide para su imáx mini. La calidad de los materiales es bastante consistente y, aunque diseñado para estar fijo detrás del monitor o a su lado inserto en el soporte que se suministra con el equipo, permite un transporte cómodo y en cuestión de segundos. Sus dimensiones (180 x 180 x 30) y un peso que ronda un kilo permiten llevarlo sin problemas.

La gran baza de este equipo es la incorporación de NVIDIA ION, una plataforma capaz de reproducir vídeo en alta definición sin problemas de fluidez, ejecutar juegos bajo Directx 10 y usar el software de conversión de vídeo Badabom. Esto soluciona lo que, hasta ahora, era una laguna importante en la hoja de especificaciones de estos dispositivos que no disponian de la potencia necesaria para ofrecer el componente multimedia a la calidad que los usuarios demandan hoy día.

Packard Bell suministra una mini peana para mantener el imax mini en posición vertical.

Los perfiles del equipo son toda una muestra de sus posibilidades de conexión. Dispone de nada menos que cinco puertos USB 2.0, un eSATA, una toma Ethernet Gigabit y salidas de vídeo VGA y HDMI. Y por supuesto WiFi. También tenemos a nuestras disposición una salida de audio y entrada para micrófono junto a un práctico lector de tarjetas. Vamos de todo… menos una toma de antena. Y es que un equipo diseñado para dotar de contenidos multimedia al televisor, con un buen disco duro, debe sustituir a los demás componentes que pueblan la encimera del salón, entre ellos el grabador de vídeo. Claro que siempre podemos adaptar alguna de los decodificadores TDT externos que abundan en el mercado y grabar los contenidos de la tele gastando uno de los conectores de USB. Es lo que nosotros hemos hecho con excelentes resultados.

Los conectores incluidos son suficientes para enchufar todo tipo de dispositivos.

Tampoco cuenta con unidad óptica, así que para reproducir contenidos debemos grabarlos previamente en su disco duro, conectar una unidad externa como un lector de Blu-ray o un disco duro externo o usar algún sistema de streaming. Esto permite reducir su tamaño y su peso. Como hemos dicho, el equipo se puede colocar detras de cualquier monitor que cumpla es estándar VESA, de forma que queda oculto y obtenemos un sistema integrado por un precio razonable. También se puede situar en posición vertical usando una peana que se suministra, sin cables ni tornillos.

Acceder al interior del Packard Bell imax mini es más sencillo de lo que pudiera parecer. Sólo es necesario retirar un tornillo (protegido por una pegatina que nos advierte de la pérdida de garantía si seguimos adelante) en la parte inferior y separar la tapa. Los componentes son fácilmente accesibles y no plantea problema alguno ampliar la memoria RAM (recomendamos poner 4 Gbytes) o el disco duro, quizá demasiado corto para almacenar contenidos multimedia. En el centro nos encontraremos un procesador Intel Atom, la circuitería de la plataforma gráfica de NVIDIA y un ventilador que se encarga de conducir el flujo de aire caliente fuera del equipo por la parte superior.

El chip Intel Atom gobierna la circuitería del Packard Bell imax mini.

La configuración de nuestra unidad estaba compuesta por un procesador Intel Atom N230 a 1,6 GHz. acompañado de 2 Gbytes de RAM DDR2 (en dos módulos), una GeForce 9400M y un disco duro Seagate de 160 Gbytes (5.400 rpm). Packard Bell oferta el equipo con el sistema operativo Windows XP a 199 euros y con Windows Vista por 249 euros. Unos precios más baratos que cualquier netbook, eso sí, sin pantalla. Además, si se adquiere la versión con el mando giroscópico se entrega un pack de juegos compuesto por Sega Sonic Heroes, Sega Sonic Riders y el de carreras Sega Crazy Taxi 3.

Una alianza imbatible

Para las pruebas conectamos el Packard Bell imax mini a la espectacular televisión Samsung LED 46870, también analizada recientemente en nuestro laboratorio y los resultados fueron espectaculares. La puesta en marcha es tan simple como enchufar ambos dispositivos usando un cable HDMI y a disfrutar.

Clave para que esta experiencia de multimedia de salón sea total es el mando giróscopico denominado Cywee que ya por si sólo merecería un análisis aparte. El elegante mando giroscópico, opcional por el ajustado precio del equipo, se puede utilizar como control de videojuegos o como mando a distancia multimedia inteligente gracias a su ratón que funciona en el aire y nos permite navegar de forma muy cómoda por la pantalla.i. Elegir el modo de navegación Web o el modo de juegos es extremadamente sencillo. El Cywee se controla a través de una unidad infrarroja que se enchufa al PC en uno de los puertos USB.

Echamos en falta un teclado inalámbrico. A cambio, disponemos, opcionalmente, del mando giroscópico que nos permite interactuar de una forma muy cómoda desde la butaca del salón.

Ya adelantamos que el rendimiento en tareas ofimáticas y navegación por Internet es notable y el equipo mueve el sistema operativo (la gráfica dedicada es un importante apoyo para Aero de Vista) y las aplicaciones más habituales sin demasiados problemas. Por ello, centramos la mayor parte de pruebas en la reproducción de contenidos multimedia y videjuegos, auténtico aspecto diferencial de este ordenador respecto a la competencia.

En la puesta en marcha del equipo sorprende oír la turbina del ventilador funcionando a toda potencia, para parar transcurridos unos instantes. Es una solución que ya hemos visto en otros modelos y que consigue eliminar todo rastro de polvo o partículas de las rejillas que se pueden haber acumulado si hace tiempo que no ponemos en marcha el dispositivo. Después es francamente silencioso, algo muy de agradecer.

El rendimeinto del equipo reproduciendo vídeo es impecable y supera a muchos reproductores multimedia con los que compite en precio. Nosotros usamos el conocido software PowerDVD 9 (preinstalado en el equipo) para reproducir Blu-ray obteniendo una fluidez perfecta y un uso del procesador que no supera el 20% (una cifra todavía más impresionante teniendo en cuenta que hablamos de un mononúcleo).

El silencio, el precio y la estética son los principales argumentos de este original equipo que actualiza el concepto de los media center.

Con VLC probamos varios clips de vídeo en diversoso formatos (MKV inclusive). El sistema sigue dejando muy buenas sensaciones, el equipo no se calienta y el ventilador sólo entra en funcionamiento tras un rato "forzando la máquina" con nuestros particulares DVD de pruebas.

Otra gran ventaja de NVIDIA ION es su compatibilidad con la tecnología CUDA (analizada en profundidad en nuestro laboratorio) capaz de acelerar por hardware tareas pesadas como la codificación y la mejora de vídeo. Badaboom (el software que usa CUDA) viene de serie con el equipo y nos permite convertir vídeo aprovechando la potencia de la gráfica dedicada, sin cargar al procesador.


Conclusiones: una elección acertada por precio y prestaciones

Estamos ante un equipo que nos ha gustado mucho por diseño, acabado, prestaciones y sobre todo por precio. Su versatilidad gracias a los 5 puertos USB nos permite convertirlo en el auténtico centro multimedia de nuestro hogar. Y como ordenador básico ofimático no tiene rival con la ventaja del espacio. Echamos en falta una versión superior con mayor capacidad de disco, memoria y decodificador TDT. Entonces sería todo un cañón. Pero aun así, podemos reforzar nosotros la configuración en el aspecto de memoria, disco externo…

Pero, hasta que los señores de Packard Bell (o Acer) se decidan a sacar una versión más potente, el imax mini es un serio rival para equipos de sobremesa básicos, tanto por su elevado rendimiento multimedia como por su bajo consumo (28W, aproximadamente un 60% menos que la media, según datos del fabricante). A nosotros nos ha encantado.

  • Share This