MSI NetOn 1900 AP

MSI NetOn 1900 AP
21 de octubre, 2009

Este NetOn de MSI reune todas las ventajas e inconvenientes de este tipo de ordenadores en un ordenador de diseño discreto y funcional con múltiples posibilidades tanto para su uso en el hogar como en empresas. El ordenador, basado en Intel Atom, dispone de todo lo que le podemos pedir a un PC de sobremesa (grabadora DVD, pantalla de 18,5 pulgadas, 2 Gbytes de RAM). En el apartado de prestaciones no se puede esperar más de lo que rinde un netbook, pero sus posibilidades son interesantes.

Una de las consecuencias del éxito de los netbooks basados en Atom son los llamados todo en uno, ordenadores que integran una pantalla LCD y los componentes habituales en un netbook. El resultado es un ordenador que ocupa un espacio poco mayor que el de una pantalla normal, versátil, asequible y fácil de transportar e incluso de instalar en una pared.

Una de las propuestas de MSI al respecto (tiene más en el horno, algunas espectaculares) es este NetOn 1900 AP, un equipo basado en una generosa pantalla LCD de 18,5 pulgadas de relación de aspecto 16:9 y en la plataforma que podemos encontrar habitualmente en sus netbook de la serie Wind: un Intel Atom a 1,6 GHz con chipset de Intel.

Diseño y versatilidad

Como siempre, la primera impresión cuenta, y en este caso aún más. En el diseño de este equipo en MSI se han esmerado para que no rompa con la filosofía de los todo en uno, y han ajustado su tamaño al máximo. Solamente 35 milímetros de profundidad, y el resto de las dimensiones apenas sobrepasan la de una pantalla LCD de 19 pulgadas. El peso también es contenido, lo que facilita el transporte del PC a otros lugares de la casa.

El aspecto del AP 1900 es muy sobrio y elegante, con un solo botón de encendido en la parte frontal. Con el monitor apagado muestra una superficie casi totalmente negra con una pequeña banda plateada en la parte inferior que se integra bien desde el punto de vista estético con la decoración. Los materiales de la carcasa, a pesar de ser plástico, tienen buen aspecto, aunque el acabado negro brillante tiene siempre el inconveniente del polvo y de las huellas (aunque este último es un problema menor al no tratarse de un PC portátil).

El montaje del pie del equipo es sencillo, simplemente a presión, y se desmonta pulsando un botón y tirando. Una vez montado podemos modificar la inclinación de la pantalla unos 15 grados, aunque no es posible variar la altura de la misma. En la parte derecha encontramos oculta la undidad óptica (regrabadora de DVD), dos puertos USB y el lector de tarjetas de memoria.

En la parte trasera encontramos otros dos puertos USB, conexiones de entrada y salida de vídeo, conexiones PS/2 para teclado y ratón y la conexión de área local por cable. Se echa en falta quizás una conexión para aprovechar la pantalla con otros dispositivos. Sobre las conexiones hay que tener en cuenta que el equipo se proporciona con teclado y ratón USB, por lo que solamente tendremos dos conectores libres.

Volviendo sobre el teclado y el ratón, su calidad no es demasiado alta, aunque cumplen su función. Dado el atractivo diseño del equipo, recomendamos adquirir modelos inalámbricos (ahora son bastante asequibles) para limpiar la mesa de cables. Ya que nos ahorramos el del monitor y el de la conexión a la red o a Internet gracias al WiFi incorporado, es una pena que tengamos esos cables por medio.

Una pantalla de buena calidad

MSI ha incorporado a este equipo un monitor con sorprendente calidad. La resolución es de 1.366 x 768, suficiente para ver contenidos 720p en formato 16:9 sin problemas. La calidad de imagen es muy buena y mantiene la calidad en distintos ángulos. Buena velocidad de respuesta (5 milisegundos) y buena calidad en la representación de negros además de un excelente contraste, con una relación de 1.000:1.

Un punto negativo es que no existe la posibilidad de regular el brillo y el contraste desde el propio monitor, aunque lo cierto es que durante las pruebas no tuvimos necesidad de hacerlo. Hemos probado distintas aplicaciones y tenemos que decir que la respuesta del monitor ha sido más que aceptable y ha dejado una buena impresión.

Las prestaciones no son su fuerte, pero sí el ahorro

A la hora de someter al AP 1900 a nuestro banco de pruebas no nos hacíamos ilusiones. Un Atom a 1,6 MHz, con gráfica integrada y un disco duro justito no son especificaciones como para hacer sombra a los equipos con i7. Comparado con un netbook de similares características, las puntuaciones obtenidas fueron prácticamente iguales, menos en el caso del disco duro que fueron algo superiores, aunque por debajo de las de los equipos medios de sobremesa.

En lo que respecta a la tarjeta gráfica, como es de esperar no se trata de una máquina con la que podamos jugar a los últimos títulos en 3D, pero desde luego es más que suficiente para el trabajo con programas de ofimática e incluso para reproducir sin problemas contenido en vídeo de definición 720p. Las prestaciones una vez más son muy parecidas a las que podemos obtener con un netbook.

Donde el AP 1900 ha sobresalido es en el consumo: solamente 65 vatios para un ordenador de sobremesa es realmente muy poco y puede ser uno de los factores de compra para empresas que quieran contener el gasto en electricidad. También en el apartado del ruido el resultado es positivo, los ventiladores nunca han llegado a molestar durante las pruebas, ni siquiera en las más exigentes con el procesador. El calor disipado tampoco llegó a ser un problema.

Conclusiones

Para que quede claro, el MSI AP 1900 ha gustado en el laboratorio. Lo primero por su aspecto, un ordenador por menos de 400 euros que luce sin complejos en cualquier ambiente con un diseño sobrio y un elegante color negro que dejó una excelente impresión. Por otro lado, tanto en funcionamiento como en reposo, es tan silencioso que apenas da la impresión que está encendido. Y en la factura de la luz tampoco nos dolerá aunque lo tengamos horas en funcionamiento.

Las prestaciones no son nada del otro mundo, es cierto, y tras comprobar el buen diseño y la calidad del monitor, uno no puede dejar de pensar que el mismo ordenador con plataforma NVIDIA ION hubiera unido mejores prestaciones al resto de cualidades, pero en realidad para un uso normal de navegación por Internet, herramientas de ofimática, juegos sin pretensiones 3D y reproducción multimedia no tendremos problemas. Al igual que con netbooks de características parecidas, recomendamos la ampliación a 2 Gbytes de la memoria RAM.

  • Share This