Apple MacBook 2,26 GHz

Apple MacBook 2,26 GHz

Tras la unificación de todos los portátiles de Apple con carcasa de aluminio y diseño unibody bajo la denominación MacBook Pro, el único representante que queda de la familia MacBook es el modelo de policarbonato blanco. Aunque se trate de una evolución más que una revolución, lo cierto es que Apple ha introducido suficientes novedades en el MacBook de 2,26 GHz como para hablar largo y tendido de ellas. Su diseño unibody, la pantalla brillante y con retroiluminación LED, el trackpad Multi-Touch de vidrio y la batería integrada que promete una autonomía de hasta 7 horas (aquí, como siempre, sería bajo circunstancias óptimas) acercan al único representante de la gama MacBook a sus hermanos mayores, los MacBook Pro.

 

MacBook 2,26 GHz

Cuando se hace un análisis de un equipo como el Apple MacBook 2,26 GHz hay muchas formas de empezar con él. La primera y más lógica sería, como dicen los americanos, el llamado “out of the box” (vamos, cómo está empaquetado). Aquí no queremos extendernos, ya que en esto Apple es el Rey (sí, con mayúsculas) y la experiencia de abrir un producto suyo es muy emocionante. Sin embargo, sí queremos comentar que los de Cupertino han hecho un esfuerzo en pro del medio ambiente y el embalaje del MacBook es un 53% más pequeño que el del MacBook original y un 20% menos que el del modelo anterior. Así, al producir cajas más pequeñas, se pueden transportar más unidades en cada avión o barco y se reducen las emisiones de CO2. Dicho esto, pasemos “al grano” del MacBook, que nosotros consideramos está en su nuevo diseño.

 

Un MacBook con carcasa unibody

 

Al igual que la familia MacBook Pro, cuya carcasa, en este caso de aluminio, es un único molde, el MacBook de 2,26 GHz y policarbonato (un tipo de plástico) blanco también respeta el diseño unibody. Así, todo está hecho de una pieza (evitando de esta manera los desperfectos sufridos por anteriores generaciones de este portátil, que se rompían fácilmente por el borde donde se apoyan las muñecas al escribir) y la sensación (en este caso realidad) es de mayor robustez. Además, la base del equipo está realizada en goma y es antideslizante.

 

MacBook con carcasa unibody

 

El MacBook 2,26 GHz con carcasa unibody al descubierto. Observamos lo fácil que es acceder a los  módulos de memoria o cambiar el disco duro, aunque en el caso de la batería Apple no la vende por separado.

 

El nuevo MacBook, aunque debido a sus bordes redondeados da la sensación de ser más delgado que la generación anterior, mantiene sus dimensiones (2,74 cm de grosor es quizás el dato más relevante), pero sí que ha “adelgazado” ligeramente (pesa 2,13 kilos frente a los 2,27 kilos del modelo que sustituye). Además, como sus “hermanos mayores” los MacBook Pro, tiene un cierre magnético que no cuenta con piezas móviles y por lo tanto no puede atascarse o romperse.

 

MacBook con carcasa unibody

 

Como vemos, una vez retirada la base del MacBook, cambiar la memoria es cuestión de un segundo.

 

El “precio a pagar” por la carcasa unibody es que la batería ya no es algo que puedan cambiar los usuarios facilmente; de hecho, Apple te la sustituye por 139 euros e incluye instalación y reciclado de la antigua batería, aunque no es posible comprarla por separado para hacer de manitas tú mismo. Sin embargo, se ha ganado en facilidad de acceso a cualquiera de los componentes internos del equipo (cambiar la memoria es cuestión de un segundo, por ejemplo), ya que sólo es necesario quitar los ocho tornillos de su base para descubrir las “interioridades” del MacBook. La nueva batería de polímeros de litio está estratégicamente integrada y ofrece una autonomía de hasta 7 horas (datos de Apple y en condiciones óptimas).

 

MacBook con carcasa unibody

La base del MacBook está hecha de goma antideslizante.

 

Más novedades en el diseño del MacBook las encontramos en su adaptador de corriente MagSafe, que además de incorporar un pequeño LED que te indica cuándo está cargada la batería al pasar de ámbar a verde, ahora el recorrido del cable va totalmente paralelo al conector y evita que se debilite el cable que está unido al conector. También es interesante el gran ángulo de apertura de su pantalla brillante, que nos ayudará a huir de los reflejos al buscar la posición óptima. Y por terminar con la carcasa del nuevo MacBook unibody, decir que su acabado brillante le confiere un aspecto espectacular, aunque esta superficie se raya con bastante facilidad. Una pena.

 

MacBook con carcasa unibody

 

Las  líneas del nuevo MacBook son más redondeadas.

 

 

Trackpad Multi-Touch

 

Otra de las novedades del MacBook con carcasa unibody es la incorporación, al igual que en los MacBook Pro, de un trackpad Multi-Touch que admite una gran variedad de acciones gestuales para acceder a Exposé, desplazarnos por páginas web, rotar o ampliar imágenes, etc. Hay que advertir que el manejo del nuevo trackpad ofrece una fricción mínima (con lo que algunos usuarios deberán acostumbrarse al principio), pero que la respuesta al clic y doble clic es inmejorable, algo fundamental teniendo en cuenta que no tiene botones y que toda su superficie de vidrio es como un gran botón (vamos, que puedes hacer clic en cualquier parte).

 

 MacBook con carcasa unibody

 

Otra novedad del MacBook 2,26 GHz es su trackpad Multi-Touch de vidrio que ofrece una gran variedad de acciones gestuales.

Además del trackpad Multi-Touch, el teclado del nuevo MacBook, de tamaño estándar y con teclas curvadas para adaptarse a nuestros dedos, está perfectamente integrado con la carcasa unibody. Y qué decir de su calidad, pues que puedes pasarte muchas horas tecleando en él (nosotros lo hacemos en un MacBook Pro que tiene el mismo) a toda velocidad.

 

Pantalla con retroiluminación LED

 

Apple ha actualizado su MacBook de 13,3 pulgadas con una pantalla retroiluminada LED brillante pero con la misma resolución: 1.280 x 800 píxeles. El nuevo panel ofrece una mayor uniformidad de color y un índice de luminosidad más elevado, así como menor consumo y mayor cuidado con el medio ambiente al no contar con sustancia tóxicas como el mercurio y estar fabricada en vidrio sin arsénico. Como ya hemos dicho, la pantalla es brillante y no hay opción de elegir una mate.

 

La tarjeta gráfica es una NVIDIA GeForce 9400M con 256 Mbytes de memoria compartida que es capaz de soportar la conexión de un monitor externo de hasta 30 pulgadas con un adaptador opcional y una resolución máxima de 2.560 x 1.600 píxeles.

MacBook con carcasa unibody

¿Donde está el FireWire?
 

Hay que reconocer que el nuevo MacBook no está muy sobrado de puertos. De entrada, decimos adiós al FireWire y al receptor de infrarrojos (lo que nos impide utilizar el mando de control remoto de Apple por ejemplo para la aplicación Front Row y otras de terceros que también hacen uso de él). También se han ahorrado los de Cupertino unos cuantos euros sobre el precio final al prescindir del conector de entrada de audio, ya que ahora es la conexión minijack estéreo de los auriculares la que hace la doble función de salida de audio (por ejemplo, los mencionados auriculares o unos altavoces) y de entrada (un micrófono de línea analógica). Lo que sí tenemos es dos puertos USB 2.0, la entrada de red Gigabit Ethernet y el Mini DisplayPort. ¿Qué echamos de menos? Pues el lector de tarjetas SD de los MacBook Pro (también incorporado en los nuevos iMac de 21,5 y 27 pulgadas).

 

MacBook con carcasa unibody

 

Puertos del MacBook 2,26 GHz (de izquierda a derecha): conector MagSafe, Gigabit Ethernet, Mini DisplayPort, 2 USB 2.0, entrada y salida de audio, y ranura para cable Kensington.

Conclusiones

Las novedades que ha introducido Apple en el nuevo MacBook (pantalla retroiluminada LED, batería de mayor duración, carcasa unibody o trackpad Multi-Touch, principalmente) han traído un soplo de aire fresco al modelo de entrada de gama de los portátiles de Cupertino, que además disfruta a pleno rendimiento de Mac OS X 10.6 Snow Leopard.

 

Aunque ya hemos mencionado que la nueva batería (que dura hasta 5 años, es decir, 1.000 recargas) ofrece una autonomía que llega a las 7 horas, en nuestras pruebas (navegación WiFi por páginas web, trabajo con un procesador de textos y una película H.264 en segundo plano) hemos comprobado que esta cifra se reduce bastante al no pasar de 4 horas y 21 minutos, autonomía, por otra parte, nada despreciable.

 

Su precio de 879 euros (si le sumamos 4 Gbytes más de RAM por 90 euros la “soltura” de las aplicaciones se verá incrementada) es muy bueno para un portátil de sus características. Eso sí, no le habría costado nada a Apple dejar todavía el puerto de infrarrojos o incluir el lector de tarjetas SD, si bien estamos seguros de que este último acabará siendo una realidad en futuras versiones del MacBook de policarbonato blanco… siempre y cuando Apple no acabe retirando su portátil de entrada y se centre totalmente en la familia MacBook Pro.

 

  • Share This