Windows 7 aún más ahorrador

Windows 7 aún más ahorrador

Hemos visto cómo en Microsoft han diseñado su nuevo sistema operativo pensando especialmente en la autonomía de los portátiles disminuyendo el consumo. Sin embargo, este ahorro siempre se puede ajustar y mejorar, veremos cómo. En este artículo especial recogeremos trucos y consejos prácticos para obtener el máximo de autonomía de nuestro portátil con Windows 7, tanto ajustando las opciones que ofrece el propio sistema como utilizando herramientas adicionales.

En realidad Windows 7 hace un buen trabajo de forma automática para ajustar el funcionamiento del sistema para ahorrar energía. Sin embargo, en ocasiones puede ser útil ajustar la configuración o utilizar las herramientas de diagnóstico para ajustar el consumo un poco más. Vamos a ver cómo sacar hasta el último vatio de la batería y aumentar la autonomía.

Uso inteligente

Los primeros consejos son los que se podrían aplicar a cualquier sistema operativo. Si queremos que la batería dure lo suficiente, desactivaremos todos los programas que se encuentren en memoria y no necesitemos. También retiraremos los discos de la unidad óptica para que no se ponga en marcha el motor de la misma y reduciremos el brillo de la pantalla al mínimo.

Podemos obtener algo de autonomía adicional dejando libres las ranuras de ventilación haciendo que el ventilador interno no tenga que ponerse en marcha. También es conveniente no tener demasiadas ventanas abiertas y desactivar los complementos de visualización que no sean indispensables. Los efectos Aero, por ejemplo, vienen desactivados de fábrica en la versión Starter para netbooks.

Windows 7 se autoanaliza

Otra vía para obtener aún más autonomía es realizar un análisis de los posibles problemas de despilfarro de energía que tengamos en los componentes del sistema. Antes de ponernos manos a la obra lo primero que hay que hacer es comprobar que tenemos los controladores de todos los elementos del sistema actualizados tanto a través de Windows Update como de la página de los fabricantes. Esto hará que el sistema pueda conocer y ajustar mejor el ahorro de energía de ciertos componentes.

Una vez listos, haremos clic en la banderita del centro de actividades que se encuentra a la derecha de la barra de tareas. Luego haremos clic en Centro de actividades. En la ventana que aparece podemos ver un listado de posibles problemas con el ordenador. Si aparecen problemas de consumo de energía, simplemente haremos clic sobre ellos y se solucionarán de forma automática.

Para iniciar un análisis de otros posibles problemas de consumo, haremos clic en la opción Solución de problemas. En la ventana que se mostrará elegiremos el enlace Mejorar el uso de energía. El sistema operativo dará un repado a las principales fuentes de consumo de energía, examinará los componentes y ajustará de forma automática parámetros como el brillo de la pantalla o los estados de espera de ciertos periféricos.

Una vez ajustado el consumo, podremos elegir planes de energía y configurarlos para que se ajusten al uso que hacemos del ordenador. Para conseguirlo abriremos el menú de inicio, luego el Panel de control y finalmente Hardware y sonido para acceder a Opciones de energía. En esta ventana seleccionaremos el plan que más se ajuste al uso del ordenador y lo podremos ajustar haciendo clic sobre él.

Ajustes adicionales

Si aun así no estamos satisfechos con el consumo de energía del ordenador, podemos encargar al sistema que realice una auditoría del consumo más detallada y profunda. En el artículo práctico correspondiente podemos ver cómo utilizar la herramienta PowerCFG para conseguir un informe completo del sistema en lo que respecta al consumo de energía.

Además de estas precauciones, podemos utilizar programas y herramientas de terceros que nos ayuden a mejorar el consumo. Uno de los que recomendamos es el programa Battery Care, que permite controlar el consumo y cuidar el mantenimiento de la batería. En este artículo práctico podemos ver cómo sacar el máximo partido a esta herramienta.

  • Share This