Mandriva Linux 2010

Mandriva Linux 2010
4 de noviembre, 2009

La nueva versión de Mandriva llega con numerosas mejoras, pero sobre todo demuestra la madurez del entorno de escritorio KDE, sin descuidar a los usuarios de GNOME y de otros entornos como Xfce e incluso Moblin, toda una sorpresa. Desde la instalación al soporte de nuevos chipsets WiFi o al uso de Plymouth como gestor de arranque, en Mandriva han sabido conjugar la estabilidad con el uso de algunos paquetes y tecnologías realmente novedosos.

En nuestras pruebas hicimos uso de Mandriva 2010 Free, que está disponible en formato DVD tanto en descarga directa como a través de BitTorrent y que tiene como peculiaridad la ausencia de paquetes que no pertenezcan a la categoría de software libre.

Como sabéis, existen otras ediciones disponibles de Mandriva que os podéis descargar y que pueden ajustarse más a las necesidades de cada usuarios. Como ya comentábamos recientemente, esas ediciones son las siguientes:

– Free: DVD instalable (no Live) que incluye la distribución completa Mandriva Linux. Está disponible en arquitecturas de 32 y 64 bits y no trae soft propietario. Si dispones de conexión a la red en tiempo de instalación, es posible configurar hard que necesite drivers privativos durante la misma. Si no, a posteriori puede hacerse con los repos configurados a tal efecto.

– ONE: CD-live con dos sabores, ONE y KDE4. Incluye un instalador y drivers propietarios, para tratar de funcionar a la primera y del tirón en la mayoría de las máquinas con un mínimo de 512 megas

– Dual-Arch: Es un CD instalable (no live) que incluye una instalación mínima de Mandriva Linux en 32 y otra en 64 bits. No es ni de lejos tan completa como la Free-DVD ni trae drivers privativos como las ONE o las PwP. Trae un escritorio ligero (LXDE) y "lo mínimo" para tener un sistema Mandriva Linux funcional. Una vez configurados los repos, puedes completar la instalación con los programas que gustes.

– PowerPack / Flash: Las ediciones comerciales de Mandriva. Pueden obtenerse a traves de la tienda. PwP viene en 32 y 64 bits. Ambas contienen además de los drivers privativos de las ONE, software comercial cerrado o no.

Instalación instantánea

El asistente de instalación no ha variado sustancialmente, y utiliza la curiosa imagen de fondo de escritorio por defecto de la distribución. Sin embargo, hay algunos cambios importantes: ext4 se utiliza como sistema de ficheros por defecto para las particiones que creemos, pero es que además el asistente de creación de particiones ha variado en su diseño.

El nuevo diseño presenta una representación gráfica de las particiones de disco, lo que hace más sencilla la elección de la mejor elección a la hora de instalar la distribución. Este particionador es capaz -como en otras opciones- de "hacer sitio" para que Mandriva se instale de forma combinada con una partición de Windows que aún tiene espacio disponible para ser aprovechado por Mandriva.

Aparte de eso durante la instalación se ofrece una ayuda visual para el momento en el que elegimos contraseña, de modo que se indica si esta es más o menos compleja. La cuenta de invitado también puede activarse o desactivarse durante esa creación de la primera cuenta de usuario en el botón "Avanzadas", que dará acceso a la desactivación de la cuenta de Invitado que está habilitada por defecto.

Mejoras internas importantes

Entre los cambios que se han implementado en esta versión destaca la elección de Plymouth como gestionar el arranque del sistema, un desarrollo que entre otras cosas es mucho más configurable que el anterior sistema, Splashy, y que además soporta Kernel Mode Setting.

Ese cambio mejora el aspecto visual de la secuencia de arranque del sistema, tras lo cual nos encontraremos con un sistema de ventanas que está basado en X.Org 7.4 / X Server 1.6.5, con mejoras en el soporte de chipsets gráficos de Intel, y también de los nuevos Poulsbo.

El kernel incluido en la distribución es el 2.6.31, la opción evidente para todas las distribuciones de última hornada ya que lleva unos meses disponible y en él se incluyen numerosas mejoras, sobre todo en áreas como el soporte de diversos chipsets Wi-Fi.

Otra de las áreas de interés es la de la seguridad: mientras que hasta la fecha AppArmor era la plataforma elegida por Mandriva para gestionar este tipo de tareas, ahora es Tomoyo la solución elegida para controlar aspectos como la restricción de servicios SSH, operaciones del administrador, establecimiento de firewalls o el control de posibles vulnerabilidades de desbordamiento de búfer.

¿KDE al poder?

La última de las edicionesde Mandriva llega con un buen número de novedades y con una especial atención al entorno de escritorio KDE. De hecho, incluye KDE 4.3.2 como opción por defecto -aunque durante la instalación de Mandriva 2010 Free se dan otras opciones como GNOME- y el escritorio está muy pulido para este entorno.

Tanto es así que la apuesta por KDE 4 es completa: en Mandriva 2010 ya no se incluye la opción de instalar KDE 3, y como indican en el documento oficial de las notas de la versión, incluso sus librerías se han abandonado, lo que puede implicar que algunas aplicaciones antiguas no funcionen correctamente porque aún no hayan sido trasladadas a KDE 4.

Lo cierto es que la estabilidad de KDE 4.x es a estas alturas notable, y aunque personalmente prefiero GNOME como entorno de escritorio hay que reconocer que el trabajo de los desarrolladores de KDE es excelente. No hemos encontrado ningún error ni conflicto durante nuestras pruebas, y la gestión de la interfaz y la potencia de Plasma y sus plasmoides -muchos y muy variados- se hace evidente tras los primeros minutos con la sesión.

El concurso de fondos de escritorio resultó todo un éxito, y los 11 ganadores ya pueden estar orgullosos: sus imágenes están en el catálogo de los fondos de escritorio disponibles en Mandriva 2010.

En Mandriva 2010 Free se sigue optando por el tradicional menú de inicio, pero es posible instalar otras alternativas como el alabado/odiado (a partes iguales) Kickoff de openSUSE. Es evidente que para los usuarios más acostumbrados a sistemas Windows (hay que ir convenciendo a esos usuarios, y esta es la mejor forma) el menú por defecto de Mandriva será especialmente útil.

Otra de las sorpresas en esta versión de KDE 4 es la inclusión de Nepomuk, el motor semántico que se empieza a aprovechar en aplicaciones como Akonadi/Strigi y que permite añadir ciertas etiquetas y metadatos a cada uno de los archivos que manejamos para una mejor clasificación y organización. Por el momento se trata de una característica algo compleja de usar en la práctica, pero es un paso interesantísimo hacia el terreno de los escritorios y tecnologías semánticas por parte de Mandriva.

¿Que no te gusta KDE? Lo tienes fácil

Si por algo se caracteriza la nueva versión de Mandriva es por la gran cantidad de opciones que da a los que utilizan distintos entornos gráficos. Aparte de KDE 4.3.2 Mandriva ofrece la opción de preinstalar -en la edición Free existe dicha opción- GNOME 2.28 en lugar de KDE, pero es que además al aprovechar dicha opción es posible instalar el paquete gnome-shell, que luego permitirá acceder a este componente, base de lo que será en el futuro GNOME 3.0.

Aunque aún se trate de una versión preliminar, la posibilidad de ir "jugueteando" con GNOME Shell es muy atractiva, y demuestra la vocación de Mandriva, que ha pasado de ser una distribución menos "arriesgada" a tener en esta ocasión cierto equilibrio entre la madurez de ciertas propuestas y las capacidades punteras de algunos paquetes como el citado.

Además de contar con GNOME 2.28 los usuarios de Mandriva dispondrán de otras alternativas igualmente llamativas. XFCE es la tercera de las grandes alternativas que se barajan como opción -aunque no aparezca directamente en el asistente de instalación-, y resulta una opción igualmente válida sobre todo para aquellos con equipos algo menos potentes, aunque en los últimos tiempos hay que reconocer que XFCE es cada vez menos ligero para tratar de adoptar las ventajas de los grandes entornos de escritorio.

Especial atención merece Moblin, el gestor de ventanas del proyecto del mismo nombre que está especialmente dirigido a los usuarios de netbooks y portátiles y que sintetiza todas las opciones del escritorio en una interfaz sorprendente.

Curiosamente la instalación de Moblin obliga a la desinstalación de GNOME Shell por una librería (mutter) de la que depende la puesta en escena de estos gestores de ventanas. En nuestras pruebas, tras la instalación de los repositorios del indispensable Easy Urpmi nos limitamos a instalar los diferentes entornos con la orden task-nombredel entorno.

Así, para GNOME simplemente indicamos el comando task-gnome, y para moblin, task-moblin. Sin embargo, al tratar de instalar el paquete gnome-shell (‘urpmi gnomeshell‘ desde consola) se nos indicaba que uno de los paquetes entraba en conflicto, y ese era precisamente

La última opción destacada es Sugar, el entorno ideado para el proyecto OLPC (One Laptop Per Child) que está destinado a entornos educativos y que puede ser una alternativa muy válida para niños, aunque sus opciones para usuarios finales de informática sean mucho más limitadas.

Todo un mundo de software

Una de las ventajas de probar una distribución en DVD es el hecho de que por defecto uno se encuentra con una oferta software que no es posible igualar en un CD de instalación. La versión Free puede no contener paquetes propietarios -como los controladores propietarios de NVIDIA o ATI, por ejemplo- pero sí incluye todo tipo de soluciones Open Source.

Así, la versión de Firefox incluida, la 3.5.3, funciona a la perfección, pero curiosamente utiliza Ask.com como motor de búsqueda predeterminado, aunque es posible cambiar fácilmente a otros motores de búsqueda incluidos también entre las opciones. Otra curiosidad: el contenido Flash está disponible desde el primer momento, algo que no ocurre en otras distros, donde hay que instalar Flash a posteriori.

OpenOffice.org es otro de los clásicos de las distribuciones Linux, y en Mandriva esto no es una excepción. La suite ofimática OpenOffice.org 3.1.1 incluida en Mandriva está basada en la rama Go-OO, y de hecho se incluyen extensiones muy populares para OpenOffice.org como Presenter, Wiki Publisher o la importación de PDFs.

En el tour visual de la distribución tambien resaltan la importancia de otros paquetes software como Moovida -antes llamado Elisa Media Center-, un proyecto decente para la gestión de contenidos multimedia que no obstante es inferior -al menos en nuestra opinión- a otros proyectos como XBMC. Más curiosa es la inclusión por defecto del Phoronix Test Suite, una herramienta para evaluar el comportamiento de nuestra distribución y que cada vez está ganando más adeptos.

La virtualización está igualmente contemplada en esta versión con la integración de VirtualBox para usuarios finales, que se une a otras alternativas más orientadas a implantaciones en entornos servidor, como Xen y KVM (a través del paquete qemu-kvm).

Usando Mandriva

La oferta de Mandriva 2010 es destacable, pero ¿cómo se comporta finalmente? Seguro que los usuarios tradicionales de Mandriva no se sentirán defraudados: Mandriva 2010 supone una evolución muy bien llevada de las anteriores versiones en las que se integran algunas tecnologías y desarrollos singulares como GNOME Shell o Moblin, y que sigue sin descuidar los avales de la distribución.

Así, los asistentes gráficos para configurar todo tipo de parámetros son una de las garantías para aquellos que quieran dar el salto a Linux y tengan cierto miedo a la consola. Aunque otras distribuciones hacen un esfuerzo en este apartado, probablemente Mandriva sea la que más fácil se lo ponga al usuario novel.

Para empezar, la herramienta Centro de Control (drakconf) permite controlar la mayor parte de los aspectos relevantes de la distribución. En realidad este centro de control es un metaportal a las distintas utilidades de gestión del sistema, y por ejemplo desde ella podemos instalar o desinstalar software con rpmdrake y su asistente gráfico o cambiar los drivers de nuestra tarjeta gráfica y probar a usar los controladores Open Source, como de hecho ocurre con el proyecto Nouveau, incluido en Mandriva 2010.

Esas ayudas son muy de agradecer para los profanos, y aunque usuarios de otras distribuciones puedan preferir otros métodos más "puristas", los asistentes jamás vienen mal, y para los citados fans de la consola, se mantiene toda la potencia del intérprete de comandos si uno lo prefiere.

Así pues, nos encontramos con una distribución que vuelve a demostrar que es una de las mejores alternativas para aprovechar las ventajas del mundo Open Source. Mandriva 2010 convence. Y cómo no, os animamos a que os paséis por la página oficial de la distribución, consultéis las notas de la versión o el tour guiado, y, por supuesto, os la descarguéis para probarla cuando queráis.

  • Share This