Nokia 5230, táctil y equilibrado

Nokia 5230, táctil y equilibrado
10 de noviembre, 2009

Nokia 5230

El Nokia 5230 es un móvil que ha sido diseñado para que, por un precio bastante atractivo (ronda los 180 euros liberado, pero seguro que se podrá conseguir más barato a través de las operadoras de telefonía móvil, aunque en el momento de publicar este análisis todavía el fabricante finlandés no había anunciado su disponibilidad, si bien es cuestión de días) el usuario pueda disfrutar de un terminal táctil muy equilibrado que permite escuchar música, ver vídeos e inclusos navegar por Internet (con algún plan de datos porque no incluye WiFi).

Ficha técnica

El nuevo Nokia 5230 es un terminal móvil con un diseño muy en la línea de lo que últimamente está haciendo Nokia en dispositivos táctiles (externamente es bastante parecido al Nokia N97 mini, salvo que carece de teclado deslizante, e idéntico al Nokia 5800 XpressMusic), aunque en esta ocasión el fabricante finlandés da la opción al usuario de elegir entre tres carcasas intercambiables de colores (rosa fuerte, amarillo, azul y gris metalizado; este último es el modelo que nosotros analizamos).

Nokia 5230

Gracias al acelerómetro con rotación incorporada, cuando giramos el Nokia 5230 la pantalla se nos adapta al modo apaisado.

Como ya hemos comentado, la intención de Nokia es muy clara: que todos los usuarios, por un precio bastante atractivo, puedan disfrutar de la experiencia de un smartphone con pantalla táctil de 3,2 pulgadas (640 x 360 píxeles y formato 16:9) gobernado por el sistema operativo S60 en su 5ª Edición y con detalles muy interesantes como su conectividad HSDPA (velocidad 3,6 Mbps), el acceso directo a la Ovi Store desde la pantalla de inicio o el soporte A-GPS y la aplicación Ovi Mapas 3.0 (con información detallada, incluidas imágenes aéreas y paisajes en 3D, para navegación en coche o andando de más de 200 ciudades).

Nokia 5230

Aunque se puede manejar con los dedos, para una mayor precisión Nokia incluye la púa que te mostramos en la imagen.

Las dimensiones y peso del Nokia 5230 (111 x 51,7 y 14,5/15,5 mm; 113 gramos sin el stylus y 115 gramos con él) lo hacen un smartphone muy llevadero y nada “mamotreto”, que aprovecha casi todo su frontal para su pantalla táctil de 3,2 pulgadas, que puede manejarse perfectamente con las yemas de los dedos o también usando el stylus (púa lo llaman) que podremos sujetar al terminal para tenerlo a mano en todo momento. Dos detalles interesantes del Nokia 5230 son su acelerómetro para giro automático, con lo que podremos navegar por sus aplicaciones (acceso a Internet incluido) en modo apaisado y el sensor de proximidad situado en la parte superior que evita que al acercar el terminal a la oreja para hablar la pantalla táctil reaccione frente a un toque involuntario.

Nokia 5230

 

En la zona superior tenemos el auricular y justo al lado el sensor de proximidad. Un poco más abajo está la tecla multimedia, que da acceso a la música, galería de imágenes y vídeos, el compartir en línea, el centro de vídeos y la navegación en la Web.

Nokia 5230

La parte de abajo tiene las típicas teclas de llamar a la izquierda, el menú en el centro y la de colgar a la derecha.

Aunque el almacenamiento interno del Nokia 5230 es muy escaso (sólo 70 Mbytes), de serie viene con una tarjeta microSD de 1 Gbyte de capacidad, pero si se nos queda corta siempre podremos ampliarla con una tarjeta de hasta 16 Gbytes, más que suficiente para tener una buena discoteca de canciones MP3 y algunos vídeos. Además, también tiene radio FM con RDS.

 

Nokia 5230


La cámara del Nokia 5230 es de 2 megapíxeles (1.600 x 1.200), tiene un zoom digital de tres aumentos, carece de flash y graba vídeo en calidad VGA a 30 fotogramas por segundo.

 

La batería del Nokia 5230 de 1.320 miliamperios le otorga una autonomía en conversación (bajo red 2G ) de hasta 7 horas y de 4,18 horas en 3G, sin olvidar que puede permanecer hasta 33 horas reproduciendo música y tres horas de vídeo. Además, el tiempo de espera es de 438 horas. Como vemos, una autonomía más que suficiente para evitar tener que recargar el móvil todas las noches, salvo que hayamos tenido una jornada de mucho uso de la conexión 3G.

 

Nokia 5230

 

Aquí vemos el botón de encendido, el acceso al conector microUSB, el conector AV de Nokia de 3,5 mm y la entrada para el cargador.

Nokia 5230

En el lateral derecho tenemos la tecla de zoom y volumen (más y menos), el interruptor de bloqueo y la tecla de captura de fotos. Por su parte, en el lateral izquierdo se sitúa la ranura para tarjetas SIM y de memoria (admite hasta 16 Gbytes) y el orificio para enganchar el stylus.

Nokia 5230 vs Nokia N97 mini

 

El Nokia 5230 junto al Nokia N97 mini. Ambos comparten algunas características, pero el N97 mini no se puede comparar porque en precio y características es muy superior.

 

Conclusiones

La llegada masiva de pantallas táctiles a los smartphones es una tendencia imparable que se ve respaldada por la aceptación de los usuarios, sobre todo entre los más jóvenes, que encuentran en este tipo de interfaz una forma muy natural de manejar el terminal. En el caso del Nokia 5230, la respuesta (incluso usando los dedos) de su pantalla táctil está muy lograda y no se le puede poner ninguna pega. Donde sí tenemos que hacer una pequeña crítica es que a veces la rotación (modo vertical o apaisado) de la pantalla gracias al acelerómetro no se produce de manera instantánea y hay que volver a girar el móvil para que funcione. No es algo que suceda todo el tiempo, pero sí podrá mejorarse en el futuro.

Respecto al resto de características del terminal, el adjetivo que mejor lo define es “equilibrado” ya que hay que agradecer a Nokia que por un precio que no supera los 190 euros (liberado), haya sido capaz de ofrecer un móvil que hace tantas cosas y todas ellas de manera muy correcta. Además de las imágenes que acompañan a este artículo, os dejamos con un vídeo del Nokia 5230.

 

 

  • Share This