Monopoly, el videojuego

Monopoly, el videojuego
20 de noviembre, 2009

¿Quién no ha pasado una tarde divertida jugando al Monopoly? El nuevo título de Electronics Arts pretende llevar toda la emoción del famoso juego de tablero a la pantalla del televisor de una forma fiel y conservando el espíritu origlnal. Nada mejor que la consola social por excelencia para lanzar una versión de Monopoly que pretende gustar pequeños y grandes con una fórmula basada en reglas sencillas y con todo el sabor de un clásico de los juegos de mesa.

En su modalidad más clásica la mecánica de Monopoly para Wii es idéntica a la del original: el objetivo es ser el más rico del juego, llevando a la bancarrota al resto de jugadores o comprando todas las propiedades. Usaremos el WiiMote a modo de cubilete de dados, agitándolo y pulsando el botón A para lanzarlos sobre el tablero virtual. En las opciones podemos modificar algunas reglas y grabar la partida para continuarla posteriormente, algo fundamental dada la larga duración que pueden alcanzar.

 

EA no ha descuidado el apartado gráfico.

Electronics Arts ha incorporado un nuevo modo de juego llamado “El Más Rico”, más ágil que el original que constituye la mejor opción para partidas rápidas con amigos (además podemos seleccionar la duración de la partida antes de comenzar, de 30 minutos a una hora). En este caso ganará el jugador que consiga comprar más propiedades en un determinado número de rondas; se tiran cuatro “dados” y cada participante participa en un minijuego que determinará cuantas fichas caen sobre el tablero.

Los minijuegos son sencillos pero muy divertidos.

Estas fichas producen distintos efectos dependiendo de cada casilla: si la calle no tiene dueño será nuestra de manera automática y si lo tiene nos tocará pagar con alguna de nuestras propiedades haciendo las partidas fréneticas gracias al componente aleatorio y al protagonismo de los minijuegos. En cualquier caso los que prefieran no desvirtuar el original siempre pueden jugar en modo clásico que, como hemos comentado, reproduce al milímetro las reglas del juego de mesa.

 

Los videojuegos de este tipo no suelen destacar por su apartado gráfico y sonoro (tampoco debe ser su punto fuerte) aunque tenemos que reconocer que Monopoly para Wii sorprende. El tablero tridimensional se muestra con vivos colores y multitud de animaciones y efectos ayudan a hacer más ameno el desarrollo. A pesar de que, inevitablemente, resultan repetitivas en partidas largas hay que reconocer el gran esfuerzo de EA en este punto.

 

El sonido está compuesto por las típicas melodías animadas y un correctos comentarios en español, todo un detalle que muchos usuarios agradecerán.

En definitiva una más que correcta adaptación del juego de tablero que mantiene total fidelidad con el original y además añade un nuevo modo de juego muy divertido. Los aficionados al Monopoly encontrarán una pulida versión virtual que les permitirá organizar una partida en unos minutos de la forma más sencilla.

  • Share This