Intel Core i9: las pruebas

Intel Core i9: las pruebas
26 de noviembre, 2009

Tras la introducción a algunas de las características técnicas de los nuevos procesadores con núcleo Gulftown de Intel pasamos a mostrar los resultados de las distintas pruebas que permiten confirmar su gran potencia.

El equipo de prueba incluía tres placas base: Gigabyte EX58-Extreme, ASUS Rampage II Gene and ASUS P6T SE, tarjeta gráfica de MSI N285GTX SuperPipe, una SSD Agility de OCZ, una fuente de alimentación Enermax Revolution de 850 vatios y memorias DDR3-2000 de GoodRAM aunque como indicamos no pudieron exprimirse en todo su potencial. El sistema operativo utilizado fue Windows Vista Ultimate 64-bit con el Service Pack 1.

En las pruebas con la suite de testeo Sandra XII 2009, el Gulftown ya muestra su potencial tanto en test sintéticos como el Dhrystone, o el whetstone FPU que otorga una medida bastante aproximada para monoprocesadores de aritmética flotante. Igulmente en los test multimedia de la suite.

En ellos, el rendimiento aumentó un 50 por ciento sobre los Core i7, lo que indica que la potencia de los Core i9 aumenta linealmente debido a sus seis núcleos frente a los cuatro de su predecesor. La prueba con el benchmark de coma flotante wPrime produjo resultados similares mostrando que un Gulftown a 2,8 GHz es un 50 por ciento más rápido que un Core i7 a la misma frecuencia (siempre referido a esta prueba en concreto).

Unos resultados totalmente contrarios fueron los ofrecidos por la suite Everest Ultimate 5.30, donde el Core i7 y el Core i5 superan al Bloomfield. Un dato anormal que se produce por el problema comentado del acceso al subsistema de memoria ante la falta de una BIOS optimizada, un aspecto que irá solucionándose a medida que se acerque el lanzamiento comercial.

Lo mismo sucedió en una prueba real con Photoshop CS4 ejecutando 15 operaciones en una imagen de 38 megapíxeles. La mayoría de filtros no se dividen en varios subprocesos y además en este test más importante que la potencia de cómputo es el ancho de banda de memoria, limitada en el Core i9 probado.

Las pruebas de rendering multi-CPU Cinebench R10, en modo multiproceso, muestra un aumento de rendimiento del 33 por ciento aunque no llegó a utilizar todos los hilos de procesamiento, hasta 12 presentes en el Core i9.

El aumento de rendimiento vuelve por encima del 50 por ciento con aplicaciones de raytracing evaluado por POV-Ray x64. Casi igual sucedió con x264 al medir la potencia de conversión de video en formato MPEG-2.

Otro de los resultados destacados vino de la prueba en Winzip 14 con un archivo con cifrado AES de 256 bits y en el que las nuevas instrucciones aún sin la optimización final muestra su potencial manejando este tipo de archivos.

En las pruebas de generación de gráficos en tres dimensiones los resultados en el 3DMark06 confirman lo que ya sabemos. En general, los dos núcleos adicionales no tienen impacto alguno en el rendimiento. En física e inteligencia artificial las puntuaciones aumentan algo pero en absoluto escalan el aumento de núcleos.

Aunque el rendimiento del Core i9 es impresionante en el 3DMark Vantage, aquí la tarjeta gráfica de última generación domina de forma absoluta como muestran los resultados y en la medida global el Gulftown apenas aumenta el rendimiento un 7 por ciento.

Los resultados en la ejecución real de videojuegos confirma lo explicado anteriormente y que hemos comentado en otras ocasiones: si usas el equipo básicamente para juegos es preferible invertir en una buena GPU y no en el procesador:

Sin embargo, con un motor de simulación de partículas donde una buena parte del código puede ser paralelizado, los doce hilos de procesamiento del Core i9 sí muestran su potencial:

En cuanto al consumo y emisión calorífica, el avance de Intel a procesos de fabricación de 32 nanómetros se notan y mucho en el Core i9, mejorando ampliamente a todos los microprocesadores de la competencia, más teniendo en cuenta los seis núcleos y la gran cantidad de memoria caché.

En las conclusiones, los chicos de PCLab resumen los Core i9 con conceptos militares como “conmoción y pavor” por el potencial de los doce hilos de procesamiento y el ancho de banda que “ofrece un espectáculo de rendimiento informático increíble”, lo más potente del mercado para ejecución de aplicaciones especialmente para ordenadores de consumo de gama alta y estaciones de trabajo. El empleo de la tecnología de fabricación de 32 nanómetros es otro punto a su favor por la reducción del consumo y emisión calorífica.

Eso sí, si destinas tu equipo principalmente a ejecución de videojuegos, olvida todo lo que has leído, ya que una buena gráfica dedicada (NVIDIA GTX285 o ATI Radeon 49xx/58xx) con un Core i5 o un Phenom II te otorgará prácticamente el mismo rendimiento que el que pueda ofrecerte un Core i9 y a un precio mucho más comedido que los próximos reyes del sector de microprocesadores para el mercado de consumo.

Índice de contenidos

1. Intel Core i9 ‘Gulftown’ a fondo

2. Intel Core i9: las pruebas

  • Share This