Informe sobre el uso del GPS

Informe sobre el uso del GPS
16 de diciembre, 2009

Más de 1.000 usuarios contestaron a la encuesta puesta en marcha por Mio y MuyComputer sobre el uso del GPS, un dispositivo que se ha convertido en habitual en muchos coches y es uno de los regalos más populares. Solamente un 38% de los usuarios encuestado no utiliza algún dispositivo GPS y ya empieza a popularizarse; un 15% usa el móvil para esta función. Un cuarto de los usuarios se queja de que los mapas no están al día, pero casi la mitad no realiza actualizaciones de los mismos.

El GPS sigue siendo uno de los regalos estrella y será uno de los protagonistas de estas navidades. Sin embargo, el panorama de los navegadores ha cambiado mucho en los últimos tiempos con la irrupción, entre otros, de los móviles con receptor GPS, y promete cambiar aún más con la llegada de dispositivos basados en Android con la versión gratuita del software de navegación de Google.

Los fabricantes ya se disponen a bajar los precios y a incorporar a sus dispositivos más funciones para hacer frente a un mercado en pleno movimiento. Dentro de este panorama la empresa fabricante de navegadores Mio y MuyComputer realizaron una encuesta a los usuarios de tecnología del portal sobre algunas cuestiones referentes al uso y las valoraciones sobre el funcionamiento de sus navegadores GPS.

Más de 1.000 encuestas que nos han servido para comprobar que el panorama está cambiando también por parte de los usuarios y que los fabricantes deben moverse con rapidez para adaptarse a sus necesidades. Lo que es indudable es que los navegadores han pasado a formar parte de nuestro uso cotidiano. En la encuesta un 81% de los usuarios lo ha considerado muy útil y nada menos que un 15% incluso indispensable.

Navegadores GPS: los móviles gana terreno

En primer lugar se interpeló a los encuestados sobre qué tipo de navegador GPS utilizaban. Aún un 36% de los encuestados no dispone de un navegador, muy lejos de las cifras de penetración de uso de teléfono móvil entre internautas y usuarios de tecnología que supera el 90%. Aun así se puede decir que el navegador GPS se ha convertido en una herramienta habitual.

El 38% utiliza un navegador dedicado, pero ya un sexto de los encuestados usa un móvil con función de navegación a los que hay que sumar un 3% adicional que usa un móvil con software de navegación con GPS externo. Sorprende la cifra muy baja de los usuarios que disponen de un GPS integrado en el coche, solamente un 5% y el 3% de usuarios que utilizan para calcular sus rutas un ordenador portátil con GPS externo.

El uso del GPS

Sobre el uso que se da al navegador, solamente un 3% (sobre los usuarios que usan GPS) lo usan como peatón. La mayoría (un 36%) lo utiliza para viajes en carretera y un 15% para moverse por la ciudad. Un 18% de los usuarios que sí utilizan GPS hacen uso del navegador como callejero, la segunda función más popular. Un considerable 11% usa el navegador para que avise de radares fijos, y un 10 como guía de viajes, un uso cada vez más popular gracias a la evolución de los nuevos modelos.

Sobre las zonas en las que se utiliza el GPS, España es el lugar donde más uso se le da con un 51% sobre el total de usuarios. Una cifra muy importante lo utiliza para sus viajes por Europa, un 16% mientras que solamente un 3% lo utiliza fuera de las fronteras de la Unión.

El navegador perfecto

Los problemas que han encontrado los usuarios al utilizar el GPS son sobre todo la actualización de los mapas, un 50% de los encuestados ha tenido problemas con ello, y la mala recepción de la señal del satélite, un 43% de los encuestados. Otro 25% ha sufrido inconvenientes para localizar una dirección o localidad, consecuencia del software o de los mapas. La visibilidad de la pantalla también ha provocado problemas para un 20% de los usuarios. Algo muy a tener en cuenta por parte de los fabricantes.

Los usuarios mejorarían de su navegador sobre todo la actualización de los mapas, estadística que confirma los resultados de la pregunta anterior, con un 25%. Otros consideran importante mejorar la cobertura del satélite (un 16%). Un apartado interesante y muy relacionado con la seguridad es que el 14% mejoraría la calidad de las instrucciones que proporciona el navegador. Las instrucciones poco claras hacen que el conductor se sienta tentado de mirar a la pantalla para saber exactamente qué hacer, con el consiguiente peligro para la conducción.

La facilidad de uos con un 15% y un mayor tamaño de pantalla con un 12% son dos apartados que muestran una demanda de una mayor usabilidad. Los encuestados también mostraron su predilección por los mapas en tres dimensiones, un 10% de los que contestaron la encuesta incorporarían esta función a su navegador GPS.

Sobre las funciones adicionales a incorporar a un GPS, es evidente una vez más la omnipresencia del teléfono móvil: un 48% apreciaría la incorporación de manos libres Bluetooth en su navegador. Le sigue la navegación por Internet, las generosas pantallas y la versatilidad de los nuevos navegadores hacen que el 21% vea positivo que en estos dispositivos se incorpore la posibilidad de navegar en la Red.

Las posibilidades multimedia se reparten el resto de preferencias, y sorprendentemente la función de televisor gana a la reproducción de audio y de vídeo con un 14% sobre el 11% y el 6% respectivamente que obtienen los otros dos usos. Parece que el navegador GPS no es visto por los usuarios como un potencial dispositivo de reproducción.

Los mapas, un costoso dilema

Hemos visto anteriormente que la desactualización de los mapas es una de las preocupaciones principales de los usuarios de GPS, Sin embargo, son pocos, a pesar de lo sencilla que resulta la operación, los que tienen al día los mapas de su navegador. Nada menos que un 47% nunca actualiza sus mapas y un 18% lo hace menos de una vez a año.

De los usuarios que no actualizan, un 60% no lo hace porque no conoce las posibilidades de actualización. Es un servicio que por lo visto los usuarios no conocen y por lo tanto es posible que no haya sido comunicado por parte de las marcas con la suficiente eficacia. Un significativo 38% no realiza la actualización porque considera que son demasiado caras, Un plan de actualizaciones más asequibe y mejor comunicado podría ser una solución.

No es que las actualizaciones de mapas sean muy costosas de por si, pero la bajada de precios de los navegadores ha hecho que frente al coste de éstos el de la actualización de mapas se haya convertido en una inversión demasiado alta. Es decir, el usuario prefiere cambiar de navegador.

  • Share This